Editorial

Antofagasta Lisérgica

Lo dinámico de la música chilena se refleja en las tres bandas que presentamos hoy como parte de la autogestión de la misma región, situación que refleja al país en general. Woodstaco en sí es la viva imagen de dicho concepto y de la persistencia en proyectos lisérgicos cargados de identidad chilena: Sujam, R U Káiser y Fridacalo.

Foto: cortesía

Santiago pareciera ser el centro musical de Chile, la “escena” del país. La pasada edición 2017 de Woodstaco ha combatido el eterno prejuicio citadino y nos ha demostrado la versatilidad musical chilena de la que no somos conscientes. La infinita variedad de bandas chilenas que nos ofrece el mencionado festival destella diferentes regiones que marcaron aquel fin de semana, hoy destacamos la desértica escena de la ciudad de Antofagasta en su lisérgica muestra de space chileno.

Lo dinámico de la música chilena se refleja en las tres bandas que presentamos hoy como parte de la autogestión de la misma región, situación que refleja al país en general. Woodstaco en sí es la viva imagen de dicho concepto y de la persistencia en proyectos lisérgicos cargados de identidad chilena. Sujam hizo su debut en las ancestrales tierras de la montaña de Teno con su alucinógena propuesta que en enero bañó el Blesstaco de una alteración sensorial. Bajo ésta misma línea narcótica se presentan prematuras bandas que si bien no se han presentado en el festival no dudamos calzan a la perfección, nos referimos entonces a R U Káiser y a Fridacalo.

¿Qué tienen en común las tres agrupaciones? Aparte de la clara lisergia que detiene el tiempo y la ciudad de procedencia, son las desafiantes propuestas que divagan entre lo surreal y lo espacial, posicionándose como promesas en éste alargado país. Aquellas promesas se desenvuelven no sólo en sus composiciones sino que creando espacios en la misma ciudad para expandir tanto su música como la conexión con su mismo espacio, su público. En ésta dimensión se gestiona de parte de R U Káiser el Arena Jam, un festival que tiene como referencia al Duna Jam, se produce al aire libre y sin fines de lucro para reunir la música local en una frenética instancia de liberación musical.

Nos interesa destacar el gran desafío que imponen los  tres conjuntos en sus propuestas, como bien describió Sujam “space rock arenoso y bien café”, propuestas llenas de identidad desértica que se contraponen a las demandas comerciales para salirse del círculo habitual y entrar en una especie de dimensión espacial alternativa. Lo que intentan –e intentamos a través de esta nota- es generar es una consciencia colectiva que supera las competencias e intentan conectarse más allá de su material musical.

Es así como los dejamos con nuestra entrevista a las tres bandas lisérgicas mencionadas, en donde presentan sus propuestas y una pincelada de lo que se está desarrollando en Antofagasta, una ciudad que está generando su propio movimiento narcótico.

Primero que nada que nos cuenten acerca de los inicios de la banda.

Fridacalo: La banda la iniciamos el año 2015, cuando me junté con la guitarrista yo soy la baterista, yo venía de otra banda y pensamos por qué no hacer algo juntas, de un estilo diferente al de las bandas en las que estábamos. En un inicio éramos 3, y nuestra bajista anterior se fue, por lo que integrar a un teclado cambió la banda, le dio una atmósfera totalmente distinta.

R-U Káiser: La banda parte en el 2002 con bastantes integrantes, había chello, violín y flauta traversa algo sinfónico en un principio, y radicamos en Santiago con la idea de grabar un disco los que estábamos más metidos en el proyecto. Allá grabamos nuestro disco en 2007 que se distribuyó por distintas partes del mundo, de hecho en Holanda llegó a ser disco del mes.

Sujam: Partió como jugar a hacer música con amigos, yo (Diego) y dos hermanos y eso duró como dos año y me contacté con Cristián que lo conocía desde antes y empezamos a tocar, entre carrete y juego. De ahí se integró Claudio con teclados, y después él agarró el bajo. En el año 2014 entra Andrés Vega a la batería, que lo conocía desde el 99 y enganchamos al tiro. Andrés llega a ordenar la banda un poco, con la idea bien clara y sacar la banda adelante, nosotros no lo tomábamos tan en serio, y ahí se forma Sujam como está ahora. Oficialmente el 8 de agosto del 2015 fue nuestro debut en el municipal.

¿Cómo describen su propia propuesta?

Fridacalo: (guitarrista) Nuestro sonido lo definimos como algo para sentir, para comunicar sentimientos, que se la gente se conecte con esto, con su espacio, con la naturaleza y se pueda relajar. Lo que hacemos entonces es un rock experimental e instrumental, creemos que esa fórmula nos acomoda mucho más que tener un vocalista.

R-U Káiser: En sonido hemos evolucionado hasta lo space, progresivo y ambient. Se podría decir que lo que hacemos es como un space-prog-ambient. Siempre estamos preocupados de la parte visual, Oscar (batería) se preocupó de sacar fotografías y Pablo (guitarra) es diseñador, y generamos un concepto visual. Siempre pensando en lo visual con orientación hacia la música, siempre muy espacia como nuestra propuesta.

Sujam: Un sonido que tiene mucha identidad del norte, nosotros lo llamamos desértico, un space rock bien arenoso y café. Tenemos un estilo particular que aquí en Antofagasta no había, una banda rara (risas). Nos pasa que llegamos tanto al público alternativo como al metalero, un space rock bien desértico pero con diferentes estilos, una gran juguera que ha generado ésta línea de Sujam. No esperábamos que nuestro espectro fuera tan ampli0o, y se nos invitan a tocatas metales también.

¿Nos pueden contar sobre sus influencias y referencias? Ya sean musicales, literarias, cine, etc.

Fridacalo: (bajista) Como banda tenemos pocas influencias en común y eso hace más rica la combinación de la banda. Por ejemplo el tecladista tiene al rock psicodélico clásico y el progresivo, King Crimson, Pink Floyd, Yes; yo escucho mucho a Omar Rodríguez López el guitarrista de The Mars Volta en sus diferentes bandas con bajos muy pegados. La baterista escucha de todo, desde cumbia hasta math rock, y Nicole (guitarrista) más influencias desde el post rock, Explosions in the Sky por ejemplo.

R-U Káiser: Nuestra influencia viene desde los 70, nosotros tenemos un gusto musical en común del rock progresivo de Inglaterra y el krautrcok de Alemania, y podemos incluir la electrónica de hoy el ambient y la psicodelia, pero todo parte desde esa década.

Sujam: A nivel de banda nuestro mayor referente sería Mogwai. Y cada uno tiene sus propios tintes, en lo personal el rock psicódelico Black Sabbath, Radiohead. También tenemos como referencias a Tool, A PerfectCircle, Puscifer y el rock progresivo en general. Somos una ensalada bien entretenida. (bajista) Yo le doy sello un poco más hacia la electrónica My Chemical Brothers por ejemplo, los beats. Todo esto es Sujam, no tenemos un estilo que nos cierra a hacer cosas, trabajamos desde lo colectivo, las libertades de no encasillarse en algo.

¿Nos pueden contar un poco sobre la escena de Antofagasta, qué está pasando en cuanto música allá? ¿Creen que se está generando algún tipo de movimiento interesante?

Fridacalo: (tecladista) Personalmente creo que hay poca escena, las bandas tienden a ser más activistas, activismo musical, por lo que tenemos que unirnos entre nosotros para ir formando espacios. Nos juntamos con otras bandas para formar eventos, no hay eventos de rock, pop o reggae anuales, no existe eso acá. Nos reunimos con sonidistas, con estudiantes de producción, etcétera, esos panoramas que preguntas los tenemos que fabricar entre nosotros mismos, la materia prima.

R-U Káiser: En Antofagasta siempre ha habido escena, hay harto movimiento de bandas. Antes la municipalidad se preocupaba de generar como un evento con más de 30 bandas, pero eso desapareció después de un cambio político como hace 3 años. En éste minuto hay pocos que trabajan con proyectos al aire libre o para tener contacto con la comunidad, nosotros estamos incluyendo a bandas de la misma índole que estén haciendo algo creativo en algo que se llama Arena Jam. Esto lo hacemos nosotros, un espacio de autogestión, libre acceso y sin fines de lucro, que pensamos hacerlo en Abril. Creo que hay movimiento en la ciudad y eso es muy importante.

Sujam: Creo que hace un par de años que hay bandas de muchos estilos acá en Antofagasta, hay gente súper motivada sacando proyectos. Todo a pulso, para sacar proyectos al aire libre y gratis con otras bandas. Nosotros sentimos que la gente se motiva cuando ven que hay harto trabajo detrás, hay motivación desde la gente hasta los músicos y se está dejando de lado el prejuicio de los clanes por estilo, una escena más madura. Hay dos colectivos que se encargan de juntar a las bandas, no hay muchos espacio como de bares que estés bien equipados para armar tocatas. Hemos tocado en parques y hasta en el registro civil.

¿Cómo es la escena para bandas emergentes, cómo se expanden hacia otras ciudades, regiones?

Fridacalo: (tecladista) El panorama se ve lento, pero estamos gestionando algo con bandas amigas R-U Káiser, con respecto a este tipo de música. (guitarrista) R-U Káiser hace un tipo de música que creo que no es muy popular, todos están acostumbrados a escuchar algo con voz o más comercial, común, y es un desafío transmitir algo distinto. A la gente adulta le gusta nuestra música o gente de quince, y el desafío es llegar a todo el público con esta música instrumental diferente. Y creemos que debería existir una unión entre todas las bandas de Antofagasta.

R-U Káiser: Autogestión, nosotros tenemos que producir y gastar de nuestro dinero para generar un evento de libre acceso tanto para las bandas y la comunidad, para que la escena se mantenga, y al aire libre. Antes había una escena fija que se perdió y nosotros intentamos prevalecer la escena al aire libre, y que el rock se conecte con espacios.

Sujam: Más que nada con colectivos, hay dos Corporación de Bandas de Rock de Antofagasta con 25 bandas más o menos (CORA) y Colectivo Independiente de Músicos de Antofagasta  (CIMA) con alrededor de 50 bandas. Esos colectivos son fundamentales para las bandas emergentes, para postular a fondos. Lo principal son las tocatas auto gestionadas también en la ciudad, la escena no es muy conocida pero lo importante es que las bandas se apoyen entre ellas, y entre las bandas no hay competencia, al contrario.

¿Qué se viene para la banda éste año, en cuanto a material, giras, etc?

Fridacalo: (guitarrista) Nuestros planes además de componer es expandir nuestra música por diferentes partes del país, nos informamos bastante de los fondos para bandas emergentes. Nuestros planes serían llegar a Woodstaco el próximo año, es un ambiente perfecto para nuestra música instrumental, en naturaleza y pretendemos lanzar un EP éste año.

R-U Káiser: Estamos grabando el segundo disco, estamos en ese proceso, la banda está teniendo una renovación en cuanto a sus miembros por ende es muy probable que saquemos el disco y continúen los nuevos. Y ya con ellos han salido más temas nuevos y lo más probable es que salga un tercer disco. Tendríamos que hacer un repertorio de lanzamiento en Antofagasta y Santiago, partiendo por acá y ocupando éstos espacios. La nueva versión de Arena Jam incluimos a Sujam, Fridacalo enfocándolo a algo más hacia el space, haciéndolo lo más audiovisual posible registrando el evento.

Sujam:Lo principal es que nosotros estamos masterizando nuestro material, para sacar un EP éste 2017, queremos que esté en la red y tenerlo en físico. Con R-U Kásier y Fridacalo tenemos el Aren Jam pronto. Más proceso de creación se viene éste año, junto con tocatas en otras regiones con bandas que conocimos en Woodstaco.

Acerca de Woodstaco, ¿Encuentran ustedes, Sujam, que es un buen espacio para bandas chilenas?

Sujam: Fue una experiencia maravillosa, teníamos altas expectativas y se cumplieron todas, desde el público espectacular hasta el espacio en sí. El viaje valió la pena, una experiencia que nos da un empuje, ver a bandas como Tryo en Blesstaco. Para las bandas emergentes es una de las mejores formas de mostrarse, estar con el público perfecto, nos llevamos un sinfín de bandas buenas especialmente en Blesstaco, todas bandas excelentes. Una muy buena organización y el espacio, tocar entre árboles y al lado del río. El tipo del público del sur es muy diferente, el de allá tiene más respeto en escuchar música nueva, están más  abiertos a lo nuevo.

Share Button
Antofagasta Lisérgica
Al inicio