Entrevistas

Damon Albarn: Política, Música y Creatividad

“Cuando comienzo a trabajar en un disco, siempre me gusta imaginar cómo será el mundo cuando salga el álbum. Así que más o menos imaginé qué podría impulsarme, ¿qué fantasía podría inspirarme de verdad? Lo que me vino a la mente fue la fantasía de la victoria de Donald Trump en las elecciones. Justo el año pasado pensaba: ¡imagínense si eso sucede!”

Ph: Monique Wuestenhagen

“En Humanz, Gorillaz se torna explícitamente político, describiendo un escenario post apocalíptico derivado de algo que nunca vieron venir. Damon Albarn se pone en el lugar de los americanos para hablar de América, postergando su postura frente a algo que lo afectaba directamente: el Brexit. Que, según señala, será otro de sus proyectos el medio para tratarlo. ‘Bienvenidos a la fiesta del fin del mundo, Gorillaz será su anfitrión’.” 

El párrafo anterior no es más que un pasaje de la reseña que le hicimos al último disco de Gorillaz, el cómo Damon Albarn hace las cosas ya es algo distintivo en la Industria Musical y es esta reconstrucción del cómo hacer la música lo que veremos en unos pocos días en el estreno de la banda virtual en Chile.

El quinto álbum de Gorillaz y el primero desde 2010, Albarn se encontró en el centro de un enigma decididamente real. Para tener un hilo unificador para un álbum con muchos colaboradores, trató de imaginar un evento apocalíptico – eligió la elección de Donald Trump – y las posibles reacciones al respecto. Luego reunió a algunos de los talentos más vibrantes del hip-hop, R&B, house, reggae y más. De esto y más, pudo conversar el medio New York Times, los siguientes son fragmentos, al pie de la letra, de la conversación que sostuvo el NYT con Damon Albarn:

En cada proyecto pos-Blur que llevas a cabo hay algún tipo de conversación intercultural. ¿Por qué?

Crecí con niños paquistaníes y jamaicanos en el Reino Unido. Así que, para mí, también estaba en mi ADN. A los diez años me separaron de todo eso y me mudé a Essex, que era exclusivamente blanco, de derecha y donde todos tenían miedo. Hoy en día sigue siendo así… votaron a favor del brexit… qué sorpresa.

¿Tu familia decidió mudarse ahí?

Así es, porque querían que sus hijos estuvieran en el campo por un tiempo. Pero volví a Londres y fui directamente al oeste de la ciudad; me pareció que sería el lugar adecuado para mí y he vivido ahí durante 30 años.

¿Te dieron la bienvenida?

Bueno, en realidad no, porque acababa de regresar y estaba en una banda indie. La experiencia y la vida en esos años cruciales me habían alejado completamente. No había nada además que un club llamado Andromeda en Colchester, donde se tocaba música soul. No había nada, no había cultura negra en Colchester, así que tuve que esperar hasta finales de los noventa para encontrar un camino de regreso.

¿Y el primer álbum de Gorillaz es una respuesta a esa situación?

Definitivamente. Creo que es el comienzo de cuando yo volvía a donde empecé emocionalmente, ¿sabes? Siempre que aterrizo en Nueva York, sintonizo la estación de radio de hip-hop, Hot 97. Desde entonces ya pensaba que quizá podría hacer música como esa, a mediados de los años noventa, cuando solía ir allá con Blur, ¿sabes? Con mi britpop.

¿Cuáles son las líneas narrativas en Humanz, sobre todo con los artistas invitados? ¿De qué hablan Vince Staples y Pusha T?

Cuando comienzo a trabajar en un disco, siempre me gusta imaginar cómo será el mundo cuando salga el álbum. Así que más o menos imaginé qué podría impulsarme, ¿qué fantasía podría inspirarme de verdad? Lo que me vino a la mente fue la fantasía de la victoria de Donald Trump en las elecciones. Justo el año pasado pensaba: ¡imagínense si eso sucede!

Pero también quería hacer un disco de fiesta. Siempre quise hacer un disco de fiesta, desde que era un niño. Así que junté eso con esta oscura fantasía de lo que iba a pasar en Estados Unidos. Era la idea de cómo puedes hacer un disco de fiesta realmente oscuro.

¿Sabías que Chicago iba a tener un papel en la música desde antes de empezar?

Quería hacer un disco con un fuerte elemento de música house. Siempre me ha gustado estar en Chicago. Conocí muy bien a Hypnotic Brass Ensemble en la última gira. He oído muchas historias sobre crecer en Chicago. No sé, hay algo al respecto con lo que conecto.

¿Qué te hizo elegir a la gente que participó en el álbum?

Es el tono de la voz; es la atmósfera que tiene el individuo. Y no sabemos si va a encajar. Nos reunimos y empezamos a trabajar a partir de allí, ¿sabes? A veces no funciona. Nunca te diré con quiénes no funcionó en este disco, pero hubo muchas personas.

Casi todos los colaboradores son estadounidenses. No hay grime, no hay rap británico, nada de eso.

Es una pregunta muy válida. ¿Por qué? Porque no funciona la combinación; lo cual ya he hecho, lo he intentado y probé con un montón de artistas británicos. Mi disco está ambientado aquí (en Estados Unidos). Mi imaginación también estaba ambientada en la noche después de la toma de posesión (de Trump). Está ambientado en el futuro, en el momento en que el mundo iba a enloquecer un poco. Y el mundo se ha vuelto un poco loco, de eso no hay duda. Aunque, extrañamente, es esperanzador; creo que ha traído una respuesta opositora, más allá de que trajo a nuestras vidas a la base de simpatizantes de Trump.

La gente está despertando…

Creo que él ha hecho lo contrario de lo que cree que hizo.

Ahora, ¿qué porcentaje de tu tiempo estás en Inglaterra?

La mayor parte.

¿Sospechaste que pasaría lo del brexit?

En cuanto sucedió, fue como si escuchara una suerte de tambor subconsciente con una resonancia muy profunda que acababa de desatarse —ten cuidado con lo que dices, Damon— y había vuelto a despertar algo. Algo se despertó de nuevo, que creo que siendo un niño que había venido de los años 80, haciendo referencia a los Specials, creo que… nunca te puedes deshacer de esa sensación por completo, pero creí que era una situación que jamás volvería porque le dimos una paliza intelectual y emocionalmente.

Entonces, crees que ahora —dado lo que ha sucedido aquí y en el Reino Unido—, ¿la estructura fundamental de lo que haces y con quien colaboras es aún más política?

Ahora es superpolítica. Y sabes que me encantaría traerlo aquí con mucha potencia y ver qué pasa cuando vaya al centro de Estados Unidos.

 

Fuente: NYT

Share Button
Damon Albarn: Política, Música y Creatividad
Al inicio