Discos

Energía y alegría traducidas en pop meloso: así fue el recorrido de Beck para su nuevo álbum

“Hay un sustrato para una gran cantidad de las canciones. Canciones dentro de otras canciones, estribillos que se convierten en puentes. No está lejos de la forma en que hice mi primer par de discos”, explica el cantautor a Rolling Stone.

foto: 3fm

Si de emblemas del rock de los últimos dieciséis años se trata, no hay lugar a duda que The Strokes ocupa un lugar privilegiado. El quinteto oriundo de New York bajo afiladas cuerdas creó un ambiente rupturista a principios de los años 2000, época dominada por el pop en su sentido más comercial y los alocados versos del hip hop. Fuerte influencia para un centenar de músicos que hoy por hoy lideran carteles de festivales tanto del viejo continente, como de Norteamérica, algo que Beck vivió en primera persona y traducirá en forma de música en su próximo álbum.

Pero no se trató de un hecho aislado, no. El camaleónico músico tardó más de tres años en producir su treceavo álbum; y es que tras alzar el Grammy a mejor disco del año, el creador de Loser entró en una crisis de identidad, una que sólo su productor Greg Kurstin (Sia, Adele), ayudó a solucionarla, y su grata experiencia en vivo junto a Julian Casablancas y compañía en el festival británico Hyde Park, donde eligió la orientación sonora de su trabajo: energía y alegría.

“Era una noche de verano y la gente tiene sus manos en alto. Fue una cosa en común, de celebración. Yo quería trasladar eso al estudio, ese tipo de energía o alegría. La cosa que hace que te despiertes un poco. Hay un sustrato para una gran cantidad de las canciones. Canciones dentro de otras canciones, estribillos que se convierten en puentes. No está lejos de la forma en que hice mi primer par de discos”, explica a Rolling Stone el músico.

Un fiel reflejo de ello es Wow y Dreams, únicos sencillos que conocemos del venidero álbum: poderío pop que nos remontan a sus trabajos de los 90s. “Es una cosa celebratoria, de comunión. Quería llevar eso al estudio, esa energía y alegría”, agrega Beck.

De momento la mente tras Sea Change se concentra en finalizar los últimos detalles de edición del tantas veces citado álbum, antes de su estreno oficial el próximo 21 de octubre. A la par, concreta algunas fechas en vivo en Asia, y a fines de año en Norteamérica, tras ello se espera incluso un retorno a Sudamérica.

Share Button
Al inicio