Discos

El espejismo sonoro de Pieronte

Por ahora, puedes encontrar Pieronte Vol. 1 solo Youtube y en su página oficial de Facebook. Dentro de algunas semanas se habilitará su versión en streaming a través de Spotify.

¿Has escuchado hablar sobre la cultura andina? Bueno, al igual que muchas otras culturas, sus códigos suelen manosearse bastante seguido al servicio de la clasificación rápida y la asimilación sencilla de imaginarios. No podemos culparnos por esto, la máquina ya es demasiado grande, rápida y eficiente como para detenernos a observar y escuchar cada una de ellas. Pero a veces, es bueno bajar las revoluciones de la agitada vida de ciudad, sobre todo en lugares como Santiago.

Bajar las revoluciones significa también prestar atención, olvidarnos de la inmediatez un rato y saber escuchar. Esto último, es el ejercicio que todo buen músico debe hacer para componer: saber escuchar, saber aprehender no sólo ritmos, sonoridades y tempos, también esencias y ambientes, colores e intensidades.

Pieronte Vol. 1 es un EP de 7 canciones, compuestas y arregladas por el ariqueño, Piero Arce, un músico poco conocido en las calles y audífonos de la capital, pero cuyo trabajo empezó en su natal XV región, justamente, deteniéndose, sabiendo escuchar, viajando y absorbiendo todo lo que la cultura andina tenía que decirle antes de venir a radicarse a un lugar como este.

A diferencia de muchas otras producciones, Pieronte Vol. 1 no utiliza los ritmos del altiplano solo como una herramienta complementaria o un esfuerzo de experimentalidad, no abusa del recurso, no busca rendir tributo, ni estampar su propuesta con guiños específicos. Se trata de un trabajo cuidadoso, respetuoso y a la vez muy propio, muy personal. La apropiación cultural plasmada en la más orgánica interpretación del artista.

“Uritorco” es el pie inicial de esta placa, un corte de poco más de 6 minutos, cuya entrada ya nos empapa de lisergia. Con una línea de bajo hipnótica y sintetizadores que no ayudan a escapar de este larguísimo viaje de media hora, el track cuyo nombre en quéchua es tomado del famoso cerro de la sierra argentina, que albergó a distintas comunidades nativas del sector y que hoy por hoy, además de descendientes, reúne a fervientes creyentes de la ufología y las energías del ser, captura bastante bien toda su esencia, mezclando además un incesante bombo sintético, con melodías en kena, arreglos en charango y precisas guitarras que por alguna razón, no terminan saturando en ningún segundo.

Si has consumido sustancias alucinógenas, conoces bastante bien esa sensación de viajes que comienzan a penas otro viaje surreal acaba de abandonarte. Bueno, eso es lo que pasa cuando comienza “En el Desierto”, segundo tema de la lista que con una marcha punzante y sentenciadora de bombos y sintetizadores acompaña una melodía característica del lamento nortino.

“Aquí y Ahora” se presenta casi como un ritual, con un ritmo que te invita al trance en compañía de suaves voces y las seis cuerdas narcóticas que de vez en vez, entran con fuerza para advertirnos sobre las posibilidades en los resquicios del tiempo. Ya casi en la mitad, un lúgubre teclado en “Mi Luna” nos recuerda que esta aventura sonora viene desde el desierto, lento y abrasador, para golpearnos de pronto con la hasta ahora impecable mezcla entre lisergica sintética y ayahuasca, que el productor Jorge Lee supo sellar a la perfección equilibrando las dosis de cada herramienta sonora.

Hasta este punto faltaba mencionar la cooperación de Dannielle Günther, quien es la encargada de acompañar a Arce en los coros en más del 50% de los tracks que componen este EP, y quien vuelve a aparecer en “Cielo Alterno”, tema que apunta como single de esta producción y cuya crítica a la industria de alimentos transgénicos, no se limita solo al slogan que atrapa adeptos activistas. El mensaje en prosa, acordes y melodías sabe decodificarse no como un burdo rechazo al desarrollo tecnológico, sino como una sensata advertencia de que las bondades de la naturaleza no deben relegarse solo una simpática fantasía hippie.

Seguro de su camino, Pieronte continúa en esta apuesta heterogénea con “Al Azar”, donde las guitarras se derriten y las percusiones nos avisan que el trance aun no termina. Günther por su parte se apodera de los coros logrando tibios y brillosos fraseos, mientras Arce nos cuenta lo que es dejar tus espacios para abrazar el cemento, todo esto sobre campanosos teclados melancólicos.

El cierre lo da “Entre Flores Muertas”, un poema con melodías enigmáticas y ritmos oscuros, que se aleja y vuelve a lo largo de los casi 7 minutos en los que se extiende. Finalmente, este debut “oficial” que Pieronte nos presenta, da un giro refrescante y moderno al rock experimental local, sin quedarse en algún extremo de sus referenias y usando refinadamente los códigos colectivos de los que supo empoderarse.

Por ahora, puedes encontrar Pieronte Vol. 1 solo Youtube y en su página oficial de Facebook. Dentro de algunas semanas se habilitará su versión en streaming a través de Spotify.

 

Share Button
El espejismo sonoro de Pieronte
Al inicio