Audios

Father John Misty, el sentir social

El compositor de 35 años presentó Holy Hell, una pieza dedicada a Donald Trump y el nocivo panorama que enfrenta el mundo en la actualidad. “A todos mis amigos, el mundo no acabará hasta que queramos, no hay nadie al mando, hemos de decidir nuestra propia vida”, canta propiciando la esperanza.

Foto: pooneh ghana

Frondosa barba, cabello alineado honrando la generación millennials, camisa entreabierta y vistosos lentes de sol, que emulan los que John Lennon ocupó en infinitas oportunidades mientras trazaba su camino en solitario. Descripción, que bien podría encasillar con el prototipo de artista pop que emplea exageradamente el uso de sintetizadores en su música, vendiendo la misma como ‘independiente’, pero que coquetea una y mil veces con las marcas bajo la excusa de ‘potenciar la escena underground’, pero no, en esta ocasión no estamos ante ello. Nueve álbumes desde su primera incursión en la música, y Father John Misty sigue puliendo el folk bajo una arista política, que transita por el romanticismo y existencialismo uniendo múltiples aristas en código psicodélico.

Ahora, el músico de 35 años originario de Maryland, presentó una nueva composición, una que cuenta con la particularidad de ser un cántico contra el recién electo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. “Mierda, el futuro no parece tan brillante, nunca pedí un paraíso pero 70 años estarían bien, con mis hermanos y hermanas y y yo y el sueño imposible de la humanidad, pero siempre he sido un tipo irracional. A todos mis amigos, el mundo no acabará hasta que queramos, no hay nadie al mando, hemos de decidir nuestra propia vida”, canta.

La canción se gestó luego de múltiples debates en redes sociales sobre el neoliberalismo y la superficialidad de las reflexiones políticas de la juventud privilegiada actual. Ella cuenta con un acertado piano que logra recrear una atmósfera mucho más orgánica, como si se tratara de una canción de protesta de mediados de los sesentas. Puedes escucharla en este enlace (Soundcloud).

Pero esta no ha sido su única intervención con tintes sociales en el año. Ya hace unos meses, en protesta ante una discriminatoria ordenanza que tomó efecto en Carolina del Norte que prohibía a las personas transgénero utilizar baños públicos en base al género con el que se identifican, otorgó los fondos de sus recientes presentaciones a Time Out Youth, organización LGBT.”Esa ley es obviamente una mierda”, enfatizó.

La carrera de Father John Misty propiamente tal comenzó en 2012 con el lanzamiento del álbum Fear Fun. “Es todo mi ser y a la vez nada de mí, si no puedes verlo, no lo entenderás. Como me haga llamar no importa, pero me gusta ese nombre. Es necesario tener un nombre y yo nunca pude escoger el mío”, explicó sobre su pseudónimo. Lógicamente este trabajo significó un cambio radical a sus anteriores obras bajo el sello J. Tillman.

“Me subí a la furgoneta con suficientes setas como para parar un tren y conduje por la costa sin rumbo ni destino. Pasadas unas semanas, estaba escribiendo una novela y fue entonces cuando finalmente encontré mi voz narrativa… Tuvo que pasar un tiempo hasta que esa voz se empezó a manifestar musicalmente, pero en cuanto me instalé en el nido de ratas de Laurel Canyon (Los Ángeles), donde vivo ahora, me pasé meses creando todas esas canciones raras de cojones sobre experiencias también raras de cojones que estaba viviendo y tuve uno de esos momentos de iluminación musical en el que te encuentras a ti mismo, exactamente lo que sentí cuando estaba escribiendo el libro”, agrega sobre su última edición.

Share Button
Al inicio