Reviews

King Gizzard and the Lizard Wizard – “Murder of the Universe” (2017)

“Los seres humanos son criaturas visuales, la visión es nuestro instinto primario, y éste es un álbum muy visual, descriptivo y desolado. Mientras el tono es definitivamente apocalíptico no es necesariamente un puro reflejo del actual estado de la humanidad, es acerca de nuevas narrativas no lineales.”

Tres meses luego de lanzar el hipnótico “Flying Microtonal Banana”, cabezas derretidas que se aventuraron en pasajes microtonales ya estaban sumergidas nuevamente en un apresurado adelanto de lo que sería el segundo LP del año para los australianos King Gizzard and the Lizard Wizard. Aquel adelanto titulado “Han-Tyumiand the Murder of the Universe” sabemos hoy es parte del tercer capítulo del nuevo y el aún más derrite cerebros “Murder of the Unviverse”, el segundo de los 5 álbumes que prometen para este año 2017, un álbum en su mayoría narrado y que nos abre las puertas hacia el apocalipsis cyborg.

Décimo álbum de estudio para la frenética formación de Melbourne, en donde los colores una vez más colapsan en las esperadas pre-órdenes de vinilos, cds y versiones especiales, los cuales no podemos dejar de mencionar. El primer y más codiciado lanzamiento es por supuesto el vinilo en su edición especial, el cual sólo está a la venta anticipada a través de Fighteless como es usual para la banda; “Altered Beast Edition LP” entonces incluye un vinilo de cera “altered beast” tricolor, junto con un story book ilustrado de 30 apocalípticas páginas además de una etiqueta en el vinilo que al ser reproducido devela una animación. La segunda edición entonces es una versión exclusivamente norteamericana en formatos vinilo, CD y digital, en la que la cera del vinilo la podemos encontrar en una ácidomaniaca edición “Vomit Splatter”.

Ligados directamente a todo lo visual que puede evocar su proyecto King Gizzy se enmarca ésta vez en un “concepto” capaz de terminar con todos los conceptos. Como se mencionó en el previo repaso de “Flying Microtonal Banana” desde el 2014 nos habían aventurado en cuatro álbumes conceptuales comenzando con “I’m In Your Mind Fuzz”, siendo entonces la banana voladora microtonal el quinto. Ésta vez nos hacen penetrar en lo más profundo de la muerte de nuestra especie y el universo haciendo aparecer la inteligencia artificial y cómo en manos de ésta estamos propensos a la destrucción absoluta; como se describe en Fightless “un álbum conceptual para acabar con todos los conceptos, Murder of the Universe es un asalto musical capaz de derretir rostros con la caída del hombre y la muerte del planeta”.

En las palabras de Stu Mackenzie, multi-instrumentalista y voz principal de KG:

“Los seres humanos son criaturas visuales, la visión es nuestro instinto primario, y éste es un álbum muy visual, descriptivo y desolado. Mientras el tono es definitivamente apocalíptico no es necesariamente un puro reflejo del actual estado de la humanidad, es acerca de nuevas narrativas no lineales.”

Aquí nos encontramos con elementos que nos destellas importantísimas aproximaciones hacia lo que se propone con MOTU– Murder of the Unviverse- un fin del universo, una narración que no se encasilla en lo lineal, sino que propone su propia estructura que podemos encontrar en otras dimensiones quizás. Éste acercamiento se divide en 3 capítulos, 3 narrativas separadas y que poseen la continuidad sonora esperada con un giro que se proyecta hacia el espacio exterior esquizoide.

El primer capítulo se titula “The Tale Of The Altered Beast” el cual intercala la dulce voz de una narradora del caos Leah Senior, la cual nos proyecta la historia de un curioso personaje cuya mente se ve corrompida por una Bestia Alterada, la cual finalmente genera la transformación de este personaje para convertirse de igual manera en una bestia que se encuentra especialmente sediento de sangre. La densidad y potencia que adquiere la narradora aumenta aquella sensación de inestabilidad mental, logreando así una consistente atmósfera que navega entre “Altered Me” y “Altered Beast”.

Aquel capítulo en particular se posiciona como el más técnico quizás en cuanto a instrumentación se refiere, añadiendo diferentes colores a aquella rica paleta, la cual presenta una especial atención al detalle. Aquí mencionamos un “groovy” sintetizador que nos sirve de lazo en aquel estremecedor capítulo, siendo “Altered Beast II” el punto máximo. Este entonces comienza de una forma melódica, desenvolviéndose con elementos ácidos –y por qué no funky- a medida que avanzábamos en la narrativa. Nos adentramos en una primera instancia que genera una explosión de memorias así como una explosión de melodías, que añaden a la pérdida de cordura del bestial protagonista.

“The Lord Of Lightning vs The Balrog” es entonces la segunda fase de la destrucción del universo, la cual proyecta un tipo de carnaval de dolor en dónde el enfrentamiento de tales peronajes- Lord of Lighting y Balrog- es el centro de una casi vomitiva narrativa. Lo podemos catalogar de “doom apocalyptic” y detallado en tortura en cuanto a la narración nos referimos, pero uno de los puntos de inflexión de tal capítulo es la capacidad retrospectiva que nos evoca King Gizzard.

Aquella capacidad retrospectiva es una cualidad que KG nos ha sabido demostrar en sus detalles-en el Nonagon Infinity por ejemplo para los detallados receptores- y aquí en MOTU nos arrojan pasajes que trazamos hacia álbumes anteriores que nos sirven de transición en algunos temas, volviendo así al Nonagon Infinity como una contextualización y quizás una especie de crossover argumental, así como también el I’m In Your Mind Fuzz con aquel preponderante bajo.

El tercer y capítulo final del álbum es entonces el literalmente vomitivo “Han-Tyumi and the Murder of the Universe”. Ésta última narración cambia al narrador hacia una primera persona, Han-Tyumi el último humano en ser convertido en cyborg busca su humanidad de vuelta, y para lograr ser humano DEBE vomitar y morir, para  lo que crea una máquina humanoide que emularía tales deseos. La narración desde tal personaje es espeluznante y nos evoca una cierto parentesco a un Stephen Hawking debido a su digitalización, encontrando aquí los límites digitales y el apocalipsis en un solo.

Este se posiciona como el capítulo con más peso narrativamente, en donde los temas “Digital Black” y “Vomit Coffin” son aires repulsivos que apuntan hacia lo netamente nauseabundo. Aquel culmina entonces con “Murder of the Universe”, el cierre del álbum, en donde los crescendos nos llevan por la esquizofrenia que vive el personaje concluyendo con la muerte de tal a través de vómito, así como también la muerte del universo como tal.

“Murder of The Universe” finalmente nos propone 3 narrativas separadas que apuntan hacia el denso apocalipsis, posicionándose como su trabajo más oscuro e intenso hasta la fecha. La trilogía narrativa se enmarca en lo adictivo y cohesivo, una apuesta narrada que juega en los límites conceptuales de la banda. No podemos decir que intenta tocar las fronteras instrumentales de la banda, pero sí nos aporta una rica variedad sonora, una que añade a lo espeso del material. Un álbum que hace de la muerte su tema principal, de una manera literal y visceral, extremadamente visceral, creando entonces un álbum conceptual capaz de terminar con todos los álbumes conceptuales creados por la banda.

Un álbum que posee cuatro voces: Stu Mackenzie, Joey Walker, Leah Senior y la voz digital; siendo MOTU el segundo álbum narrado luego de “Eyes Like The Sky”. Oscuro y asqueroso hasta los límites a diferencia de cualquiera con anterioridad, denso, provocador de espasmos, un álbum que se sobre contextualiza a sí mismo. Las intricadas letras suman a aquella instrumentación capaz de dar vuelta nuestras cabezas, aquellos fills en el segundo capítulo que añaden a lo dinámico e intenso de aquel, nuevamente denso por sobre los límites. Inquietante por esencia, King Gizzy se aproxima desde una autoconsciencia musical muy marcada, siendo capaces de revisitar ideas concretas de su propia discografía y desplazarlas hacia lo intranquilo y trastornado. Una vez más King Gizzard and the Lizard Wizard atacan desde lo extremadamente acertado, un asalto musical capaz de derretir rostros y lograr la adicción inquietante de aquellos sedientos de esquizofrenia musical visceral.

Share Button
King Gizzard and the Lizard Wizard – “Murder of the Universe” (2017)
Al inicio