Editorial

Know your Enemy: Rage Against the Machine, Joel McIver (2014)

Son 10 capítulos donde se aborda la biografía de los músicos, sobre todo la de Morello y De La Rocha, y 4 apartados llamados “Bombtracks”, tan transversales, al tratar sobre el movimiento zapatista como también cuando Killing in the Name logró ser nro. 1 en la Navidad del 2009 en Reino Unido.

Foto: Amazon

“Creyendo todas las mentiras que ellos te dicen

Comprando todos los productos que ellos te venden

Ellos dicen que saltes y tú dices qué tan alto

Muerto cerebral

Ya tienes una puta bala en la cabeza”

Esclavitud salarial. Un tema que lamentablemente ha estado presente en muchas personas, para quienes el trabajo no significa un placer o una actividad que represente alguna satisfacción profesional y realización personal plena, sino que todo lo contrario, ya que la idea es trabajar, trabajar y trabajar hasta convertirse en seres autómatas, viviendo solamente para el fin de semana. Y esto para llegar, en el caso de Chile, a vivir con una pensión restringida y denigrante que ni siquiera alcanza para comprar los medicamentos que probablemente tenga que usar una persona mayor. Sin duda es una existencia miserable, llevada a la palestra por Rage Against the Machine en muchas de sus canciones, donde describen a este zombie ambulante, esclavo del salario medio, controlado por los medios de comunicación y desprovisto de un pensamiento independiente, como bien podría entenderse en la canción citada al principio, “Bullet in the Head”.

No hay duda de lo provechoso que puede ser leer un libro sobre un artista o grupo de nuestro agrado. Conocer anécdotas que se le pueden pasar por alto hasta al más devoto fan, o entender o tener otras perspectivas sobre las letras de las canciones que a veces repetimos sin cuestionar mucho por qué espetan eso. Si bien artistas como Kurt Cobain se cansaban de la gente que trataba de ponerle demasiado significado a sus letras, hay otros músicos que les importa y les interesa enormemente ser una especie de puente, para que a través de la música exista esta comunicación y así mantengamos la lucha y nunca perdamos el interés en la justicia social.

¿Y qué hace tan especial a este libro? Además de tener la bendición de Tom Morello, no solo es una obra que habla biográficamente sobre el cuarteto angelino, sino que también contextualiza sus vivencias con la política, la historia y lo que estaba pasando a fines de los 60’s y los 70’s en Estados Unidos. Esto con la ayuda de varias entrevistas a diversos autores, académicos, observadores culturales, antropólogos y gente tan destacada en el activismo como el gran Noam Chomsky. Una forma didáctica y amena para revisar de manera imparcial la posición de RATM en una gama amplia de temas, así como la cronología de su carrera.

El autor, Joel McIver, inicia el texto con un extracto de una entrevista para una radio de Los Angeles, en 1996. Tom Morello le pregunta al destacado lingüista y activista político estadounidense Noam Chomsky en qué sentido nuestra sociedad es democrática, y el politólogo le responde que la democracia tiene muchas dimensiones. En realidad, la verdadera pregunta, según él, es hasta qué punto las personas tienen una manera significativa de desarrollar y articular sus propias ideas y presentarlas en la arena política y controlar decisiones.

“Qué?! La “tierra de la libertad”? Quien te haya dicho eso es tu enemigo!”. Según Morello, la única libertad está en entrar a un rol subordinado en el trabajo, y una vez que uno practica este ejercicio se pierde el control sobre lo que hacemos, en relación a lo que se produce y cómo se produce, y finalmente ni siquiera nos pertenece ese producto. Morello estudió en Harvard, y generalmente una licenciatura como en ciencias políticas te lleva a dedicar tu vida a las corporaciones. Es decisión de uno escapar de eso o no.

Un tema complejo que invita a la reflexión y que no debería dejar a nadie indiferente, es lo que abre el libro y manifiesta desde el comienzo el estilo confrontacional para explorar los serios temas que son parte del mensaje político de la banda. No es para cualquier público. Se necesita cierta madurez, o al menos para entender que RATM no son ni profetas ni músicos ingenuos que reclaman por algo que no conocen realmente al vivir las comodidades del primer mundo.

Son 10 capítulos donde se aborda la biografía de los músicos, sobre todo la de Morello y De La Rocha, y 4 apartados llamados “Bombtracks”, tan transversales, al tratar sobre el levantamiento liderado por el Subcomandante Marcos en Chiapas en el 94’ como también cuando Killing in the Name logró ser nro. 1 en la Navidad del 2009 en Reino Unido y derrotó a un competidor del programa X Factor.

Y cuando McIver se refiere a las biografías de Tom Morello, quien vivió racismo desde niño, al igual que Zack de la Rocha, y a los prejuicios provocados por el activismo impulsado por sus familias, uno se da cuenta de que al crecer en familias que no son “perfectas socialmente” ayuda a ver las cosas que normalmente no se ven. Ambos músicos crecieron en lugares que eran conservadores y mayoritariamente blancos, y la segregación racial llegaba a tal punto en que la familia Morello no podía irse a vivir a Livertyville, donde trabajaba Mary, la mamá de Tom. Asimismo Zack vio las dos caras de la discriminación al vivir entre lo conservador con su madre y lo pobre en el Este de Los Angeles con su padre. Y una de las cosas que gatilló para que el frontman nunca se quedara callado frente a una injusticia, fue escuchar en el colegio la frase “espaldas mojadas”, refiriéndose a los mexicanos como inmigrantes ilegales. “Quiero hacer música que le entregue a la gente un sentido de identidad y los deje ver que los Derechos Humanos, Civiles y espirituales son parte de la misma lucha que todos enfrentamos para tomar el poder de nuevo” comenta Zack.

Como esos sucesos, son varios los acontecimientos comentados en este trabajo. No solo pasaron por esta banda. Morello también compartió grupo con el actual guitarrista de Tool, Adam Jones en Electric Sheep. Zack y Timmy formaron cuando aún estaban en el colegio, Juvenile Expression, cuando era poco común que un preadolescente estuviera tan arraigado al punk y breakdance. Después vino Inside Out con el hardcore con mucha influencia de Bad Brains y lo que tuvo mucho qué ver con la formación de Rage Against the Machine.

Una de las partes agudas de los “Bombtracks” es la que se refiere a una de las más inesperadas iniciativas masivas que han logrado tener éxito en la historia contemporánea; el movimiento zapatista. Esto fue a comienzos de los 90’s, y cuando aún existía el canal Rock and Pop, fueron varias las ocasiones en que se refirieron a los viajes que armaba Zack con distintos estudiantes, artistas y activistas del Este de Los Angeles, esto dentro del marco de las negociaciones entre el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) y el gobierno mexicano. ¿Pero por qué era un tema tan importante para RATM, especialmente Zack? La respuesta podríamos encontrarla en las tantas canciones del Evil Empire, como “People of the Sun”, donde es evidente su guiño a la revolución zapatista.

Tener como objetivos grandes y pequeñas injusticias, ya sea lo que representa la democracia de EEUU y el capitalismo con relativas causas de menor magnitud, como liberar a quienes han sido puestos tras las rejas injustamente, ya sea Leonard Peltier, como se ve en el video de “Freedom”, o Mumia Abu-Jamal se transformó en el carácter distintivo de la banda. ¿Pero qué es lo que diferencia a este grupo con otro común y corriente? Probablemente, una banda común no es lo necesariamente valiente o estúpida como para intentar cambiar el mundo.

Share Button
Know your Enemy: Rage Against the Machine, Joel McIver (2014)
Al inicio