Conciertos

La rabia contenida de Prophets of Rage

Las guerras, los conflictos territoriales, la globalización y el abuso al pueblo fueron temas que caracterizaron las líricas de RATM en los noventa, pero que, a dos décadas, siguen siendo contingentes en el mundo actual. Bill Clinton y George W. Bush dejaron el poder, sin embargo, la amenaza ahora recae en manos de Donald Trump, objetivo claro en esta nueva etapa que conforma Prophets of Rage, y que sigue utilizando a la música como un arma en búsqueda de la justicia social.

Foto: Miguel Fuentes

La historia se encargaba de prever una jornada agresiva. La inolvidable “Battle of Santiago”, ocurrida en 2010 en el Estadio Bicentenario de La Florida, es uno de los conciertos de rock que quedó para siempre en la memoria colectiva nacional y, también, de los mismos protagonistas: los miembros de Rage Against the Machine.

Ya seis años han pasado de aquel show y el tiempo ha pesado con creces. Zack de la Rocha, voz insigne del conjunto norteamericano, dejó la banda para seguir su carrera en solitario; mientras que Tom Morello, Tim Commerford y Brad Wilk se unieron a B-Real de Cypress Hill y a Chuck D y Dj Lord de Public Enemy para conformar el súper grupo Prophets of Rage, proyecto que, a pesar de llevar poco tiempo en marcha, realizó ayer su debut en Chile.

Estados Unidos sigue siendo el dueño del mundo, y ahora, en manos de Donald Trump, la amenaza de una guerra mundial está más latente que nunca. Es por eso que las canciones de RATM continúan contingentes dentro de la escena musical contestataria, hecho que los tres cuartos de sus integrantes saben y utilizan a su favor a la hora de derrochar la rabia contra el sistema, y de paso, recorrer el mundo difundiendo el mensaje.

Hechos que quedaron demostrados con creces la noche del miércoles en el Movistar Arena. Mezclando canciones propias pertenecientes al EP “The Party’s Over” (2016) y un tema exclusivo de su próxima producción que espera ser lanzada a finales de este año, el set en sí apeló en su gran mayoría a la nostalgia del conjunto madre y que da la base instrumental de la banda. Clásicos como “Testify”, “Take the Power Back” y “Guerrilla Radio”, dieron inicio a una jornada que se apegó demasiado al repertorio de RATM, y que sólo en algunos pasajes entregó atisbos de Cypress Hill y Public Enemy.

El espíritu revolucionario traspasó desde el escenario a cada asistente en todo momento. Canción tras canción se transformaba en un grito de respuesta propio a cada injusticia que vivían los presentes, y que se adecuaba a la perfección al espectáculo que montaban los profetas de la rabia. Es por eso que cuando Anita Tijoux subió al escenario para interpretar  “Seven Nation Army”, todo calzaba en el mismo lugar: todos por la misma lucha.

Atisbos que siguieron minutos más tarde con un Tom Morello tomando el micrófono para hablar sobre Víctor Jara, uno de los músicos que mayor inspiración le ha dado, y que en cada ocasión que puede, aprovecha de realizar un llamado de justicia en torno a su muerte.

“Chile fue el mejor show de Rage Against the Machine, y debo decirles que ustedes están continuando con esa tradición. Este es el mejor concierto que hemos dado como Prophets of Rage”, declara Morello antes de finalizar su presentación con Killing in the Name, recordando aquella batalla épica que sigue latente en la memoria, y que posicionó a Chile dentro de la gloriosa lista de los mejores públicos del mundo.

Share Button
La rabia contenida de Prophets of Rage
Al inicio