Editorial

Pearl Jam: una experiencia de antología

Terminaron coronando la noche, con un show de casi 3 horas, con “Yellow Ledbetter”, dejando a una multitud algo exhausta pero eufórica, y claramente feliz de tener a Pearl Jam de vuelta.

Foto: Lotus

A casi una década de su tremendo debut en nuestro país, con dos shows en el Estadio San Carlos de Apoquindo, este año pudimos ver por cuarta vez a una de las bandas más queridas en el país, no por nada Chile es el cuarto país en el mundo en escuchar a Pearl Jam según Spotify.

Y para el inicio del Latin America Tour 2015 no hubo teloneros, esto tras la fallida petición para que los nacionales Weichafe abrieran el concierto, pero si se exhibió el documental “Voces del Mar”, obra musicalizada por Ana Tijouxque se basa en acciones de los habitantes de la Isla de Pascua en torno a problemáticas ambientales, que fue vista y aplaudida por Eddie Vedder y compañía.

“Pendulum”, del “Lightning Bolt”, álbum que venían a promocionar, fue el tema que dio comienzo a una noche cargada de emociones. Le siguió el sobrecogedor “Release”, momento en el cual Vedder, con su polera de Devo y camisa leñadora, aprovechó de tomar vino, como de costumbre, y de mostrar su preocupación por la audiencia al preguntar si se encontraban bien, algo que consultó repetidamente durante el recital.

La hiperventilación arrancó con “Go”, donde todo el Nacional saltó, gritó y cantó con todas las fuerzas ese éxito del Vs de 1993. Y tanto las canciones más clásicas como “Corduroy”, “Even Flow”, “Daughter” y “Rearviewmirror” y las que llevan un par de años, ya sea “Mind your Manners” y “Sirens” causaron el mismo entusiasmo en el público.

Eddie, que siempre se muestra cercano con los fans durante los shows, y con un español bastante aceptable comentó: “Hemos estado 5 días aquí en Santiago conociendo gente muy buena onda, y anoche había muchos buenos cantantes afuera de nuestro hotel. En la tarde estaban cantando muy fuerte, y estábamos felices porque cantaban bien”. De ahí hubo espacio para seguir bebiendo alcohol, algo que para el frontman también se califica como “un manjars”, lo que generó uno de los momentos jocosos de la noche.

El día anterior al show, la banda había ensayado algunos covers que se escucharon en el recinto ñuñoíno, y en el primer encore tocaron, como previa al concierto de David Gilmour, “Mother” de Pink Floyd e “Imagine” de John Lennon, tributo que era necesario hacer porque este mes el beatle cumpliría 75 años, para lo cual Vedder pidió que levantáramos los celulares o luces en honor al músico inglés.

Y entre los rockeros “WhyGo”, “Do theEvolution” y “Porch”, Eddie envió un saludo a los campeones de la Copa América, lo que animó aún más al público dando lugar al segundo encore.

Y para la última parte, la banda originaria de Seattle alcanzaba uno de los puntos más altos del show con “BetterMan”, “Alive” y un rugiente cover de Neil Young, “Rockin’ in the Free World”. Terminaron coronando la noche, con un show de casi 3 horas, con “Yellow Ledbetter”, dejando a una multitud algo exhausta pero eufórica, y claramente feliz de tener a Pearl Jam de vuelta.

Share Button
Pearl Jam: una experiencia de antología
Al inicio