Conciertos

El ‘pop intelectual’ aterriza en nuestro país: Sting pacta su retorno de la mano de 57th & 9th

El compositor de origen británico, cerró su paso por Chile. Él se materializará los primeros días de mayo en Movistar Arena, reducto que ya lo vio en 2015 ofreciendo un set enfocado a sus grandes éxitos en solitario y bajo el alero de The Police. En esta oportunidad llega con 57th & 9th (2016), una pieza que lo trasladó al sonido pop una vez más, criticando el ambiente social en oníricas letras.

Foto: roger ho

Rock clásico, jazz, folk, blues, e incluso música celta, son algunos de los géneros que Sting ha pulido en los últimos años bajo su faceta solista. Un recorrido extenso unido por un factor común: el hambre por adentrarse en estilos sonoros lo más profundamente posible, adquiriendo experiencias incalculables en cada uno de ellos. Pero en toda esta historia el ex The Police dejó de lado el pop, para ser más específicos Brand New Day (1999) fue su última incursión en los sonidos más comerciales y sin tanto predominio de afiladas cuerdas. Un capítulo que se cerró en su más reciente producción, y que tendrá un encuentro con nuestro país: el compositor selló su paso por Chile.

La información la confirma La Tercera, adelantando que el británico aterrizará en mayo próximo en Movistar Arena, recinto que ya lo vio pasar en 2015 bajo un set dedicado a sus grandes éxitos. “Una productora nacional cerró su show para la primera semana de mayo con el martes 2 como la fecha más posible, espectáculo que se oficializará en los próximos días”, explican.

En esta oportunidad, la mente tras Roxanne, se enfocará en su más reciente largaduración 57th & 9th. Ella fue producida por el propio mánager del inglés, Martin Kierszenbau, y trata sobre temas de contingencia en lenguaje pop; cambio climático, crisis de refugiados en Europa, y la muerte de Prince por nombrar algunos. Cuatro meses duró su gestación.

¿Principal inspiración? David Bowie, que en sus propios términos adquiere las características de ‘inmortal’: “Él se fue primero, y luego Lemmy, y después mi amigo Alan Rickman murió, y entonces Prince. Parecía que uno derribaba a otro. Fue un momento extraño porque piensas que estas personas son inmortales, pero de repente son como el resto de nosotros, mueren”.

“Me intriga que un gran éxito sea una luz brillante, pero también todas las luces brillantes crea una sombra oscura. Creo que la sabiduría sólo viene cuando se puede navegar por ambas. Me estoy poniendo filosófico”, agrega. ‘50.000’ en específico, es una de las canciones que habla sobre la muerte de estrellas del rock.

“El mayor motor de la migración será climático. Millones de personas buscarán un lugar seguro. Todavía estoy un poco deprimido sobre la salida de Gran Bretaña de la UE sin razón. Por lo menos la UE tiene un programa para luchar contra el cambio climático”, explica el músico de 64 años.

“Mi visión del mundo me puede inspirar, aunque no siempre estoy escribiendo sobre mí mismo. Me gusta meterme en los zapatos de otras personas y ver el mundo desde su perspectiva. Eso crea empatía y conexión. Para mí sería muy fácil vivir aislado en una torre de marfil y que me traigan el café por las mañanas, pero estoy conectado política, socialmente, culturalmente y espero que las canciones que escribo lo reflejen”, enfatiza al citado matutino.

“En mi cabeza nunca me he ido, por lo que no lo siento como un regreso a nada en particular. En el pasado he hecho discos que quizá eran más esotéricos y este es mucho más directo, más simple, a base de historias cortas de 3 o 4 minutos. Mi intención era sorprender a la gente, acabar con cualquier idea preconcebida que el público pudiera tener de un disco como este”, sentencia.

Además, considera la participación de Jerry Fuentes y Diego Navaira de la banda Tex-Mex, The Last Bandoleros, así como el batería Vinnie Colaiuta y el guitarrista Dominic Miller de banda en vivo de Sting.  Otro tema que uno de los bajistas de mayor renombre en la historia no quiso dejar fuera, es su intensa relación con New York: “Pienso mucho según me muevo y es una ciudad inspiradora en la que vivir. Los peatones, el tráfico, el ruido, la arquitectura… La escala de Nueva York es muy estimulante para la mente. Los paseos son una parte muy importante del proceso”, concluye en conversación con Rolling Stone tal cual consigna PYD.

Share Button
Al inicio