Sucesos

Roger Waters quiere derribar el muro

“Primero habrá que despertar contra estas políticas de extrema derecha. Las alcantarillas están hinchadas por hombres codiciosos y poderosos. La música es un lugar legítimo para expresar la protesta, los músicos tienen un derecho absoluto, un deber, de abrir la boca para hablar”, explica el bajista. Actualmente afina detalles de cara a Is This the Life We Really Want?, su nuevo álbum.

Foto: archivo

‘Gran hombre, hombre cerdo. Eres una máscara’, recitaba Roger Waters en el apogeo de los años 70’s. La canción: Pigs; la crítica: el empresariado y poderes estatales que mediante diversas tácticas, logran controlar a la población. 2017 y estas letras parecen estar más vivas que nunca, aún más con el país que a Pink Floyd le significó su éxito mundial, Estados Unidos.

Donald Trump ya cumple un mes en el máximo sillón de la Casa Blanca, con decisiones a su espalda que han impactado al mundo entero. Desde alianzas con Israel en contra de Palestina, pasando por el veto migratorio e incluso, sus palabras que daban a entender la intromisión en las decisiones judiciales por parte de su persona, el magnate se ha transformado en objeto de crítica a nivel planetario. Lógicamente Waters —siempre con un sentido social latente— no ha hecho vista gorda a este fenómeno, y desde ya planea una respuesta al mismo.

Al igual de como lo realizó en Berlín en 1990, justo entre la división de la Alemania Occidental y Oriental, el bajista planea interpretar el clásico de Pink Floyd, ‘The Wall’, en la frontera que separa a México y Estados Unidos, lugar que en los próximos meses recibirá la construcción de un dantesco muro a fin de evitar la inmigración latina. “Es muy relevante ahora con Mr Trump y toda esa charla de construir muros y crear tanta enemistad como sea posible entre razas y religiones”, reveló a AFP.

“Primero habrá que despertar contra estas políticas de extrema derecha. Las alcantarillas están hinchadas por hombres codiciosos y poderosos. La música es un lugar legítimo para expresar la protesta, los músicos tienen un derecho absoluto, un deber, de abrir la boca para hablar”, enfatiza, para luego agregar que su álbum es “sobre cómo las paredes de un edificio pueden ser perjudiciales no sólo a nivel personal, sino también a niveles más amplios”.

Un deseo que podría transportarse al plano real en cualquier momento. Ya hay una excusa más que ideal: su nuevo álbum. Él será editado en algún punto de 2017 abocándose al amor, contraponiéndolo a los conflictos sociales y el poco espacio que se da para compartir con los cercanos: “También me he enamorado, profundamente. Así que el disco es realmente sobre el amor, que es de lo que todos mis discos han tratado de hecho. Es ponderar no sólo por qué estamos matando a los niños. Es también la cuestión de cómo tomamos esos momentos de amor – si se nos concede en nuestras vidas- y permitimos que el amor brille el resto de la existencia, en los demás”, narra el bajista.

“Pero no hay restricciones ahora en los discos porque nadie te paga nada por ellos. Así que todo está fuera de la mesa. Lo siento por los músicos jóvenes, sabiendo que todo su trabajo será robado y nadie les querrá pagar. También eso significa que puedes decir todo lo que quieras. Bueno, siempre he dicho todo lo que he querido de cualquier modo”, dice el mentor del concepto ‘Dark Side of the Moon’. Un disco resumido, sin extensas pretenciones como Waters lo hacía habitualmente en sus propias obras.

“Escribí todo esto: parte paseo en alfombra mágica, parte diatriba política, parte angustia. Le toqué esto a Nigel, y me dice: ‘Oh, me gusta ese trocito’ – de unos dos minutos de duración- ‘y ese otro trozo’. Y en eso nos poníamos a trabajar”, continúa. “Tenemos algún trabajo realmente bueno en carpeta. Nigel es realmente bueno. Me dijo: ‘La gente siempre quiere hacer discos largos. ¿Cuánto tiempo duraba The Dark Side Of The Moon?’ Respondí: 38 minutos”, finaliza.

Junto con ello, se anunció que durante el presente año Waters  llevará a cabo una nueva gira mundial, la primera desde la magnífica The Wall de 2013. Us+Them Tour se enfocará en material grabado con Pink Floyd, junto a sus créditos en solitario.

Lógicamente el espectáculo visual será protagonista: “Vamos a llevar un nuevo show de gira, su contenido es muy secreto. Será una combinación de mi larga carrera, material de mis años con Pink Floyd y algunas nuevas cosas. Probablemente 75% del show será viajo material y el 25% restante será material nuevo, pero todo estará conectado por un tema en general. Será espectacular, como lo han sido todos mis espectáculos”.

Us + Them comenzará el 26 de mayo del 2017 en Kansas y terminará el 28 de octubre en Vancouver. Tras ello se espera que visite otras plazas como Sudamérica y Europa.

Share Button
Al inicio