Editorial

Emergiendo de las profundidades: Rubio presenta Pez

Fran Straube relata todo sobre su nuevo disco Pez, sus motivaciones, la música como terapia, su trabajo colaborativo y cómo cumplió su sueño de tocar en KEXP

Carlos Molina

Es miércoles por la tarde y mientras la mayoría de las personas van regreso a casa, Francisca Straube sigue en los cuarteles generales de JunglaMusic a los márgenes del Barrio Lastarria. Junto a su equipo, mueven los hilos laboriosamente para el hito más importante del año.

¿Y si no es ahora cuando? El calendario tiene destacado con marcador rojo el sábado 20 de octubre, fecha en que lanzará con un show para recordar su primer disco, Pez, en Espacio San Diego. Camino que se trazó con 5 EPs que fueron publicados en un tiempo de casi 2 años y una gran cantidad de shows por Chile y el mundo, Lollapalooza Chile y Primavera Sound incluidos.

R, U, B, I, O.

Los cinco EP que sirvieron como antesala para un primero trabajo completo, componen un todo cohesivo tanto en estética como en sonido. Sin embargo, para Straube no fue un proceso lineal, menos aún estoico. Cada lanzamiento sirvió como una suerte de terapia donde se ven reflejados los muchos estados anímicos y espirituales que vivió y que sirven para enriquecer el relato por el que el disco navega.

 

“Todo esto de salir y entrar en la profundidades del mar nace este Pez. Pez dorado, pez negro, pez luminoso. Quise interpretar estos peces que están en el fondo del agua. Esos peces se iluminan por sí mismos. Tienen luz propia dentro de toda esa oscuridad.“

Introspección, rabia, melancolía, desprendimiento, psicodelia, alegría, amor y agradecimiento, todos conceptos que surgen en la conversación cuando Straube intenta definir los tópicos que desarrolló en estos cinco EPS, y de donde 10 canciones se seleccionaron para el producto final. Las otras dos canciones que forman PEZ, son Fábula, aún sin estrenarse, y La Llamada, una colaboración con Gianluca que supo mezclar delicadamente los márgenes propios de la electrónica dentro del que ambos se desenvuelven. 

“El otro día sacamos que en Rubio están involucradas aproximadamente 33 personas”. Un dato no menor considerando que todo esto nace de una inquietud personal hace poco más de un par de años, que mutó en algo concreto y sincronizado que junto a la incorporación del resto del equipo se transformó en un ente que escapa de las definiciones simples. “Más que un proyecto solista, lo llamo La Célula Rubio. Se ha transformado como en un colectivo liderado por mí, pero ser un líder no es ser un dictador ni ser llevado a sus ideas. Al final es rodearse de gente que admiro y confío un montón, al final hay una nutrición colectiva de la creación”.

Compañeros de banda, Trimex (un colectivo de arte lumínico contribuye a una su particular estética), Junglamusic y colaboradores que contribuyen con su talento a una propuesta única en la escena musical chilena, y Straube se expresa agradecida de cada uno de ellos. También hay mutua admiración. Como en las dos colaboraciones principales presentes en Pez, con dos invitados de polos opuestos.

¿Qué tienen en común Carlos Cabezas (colaborados en “Luz”) y Gianluca  con Fran Straube que los lleva a hacer canciones que fluyen tan naturales? “Los tres tenemos ese sentimiento honesto de seguir con nuestro estilo. Que Gianluca haga trap igual tiene su lado artístico, Carlos Cabezas también, ha insistido años con su estética y ha sido fiel a esa, y es como ‘O me escuchan si le gusta o no me escuchan si no les gusta.” Dice verse reflejada también en Juana Molina y con su fidelidad para mantenerse experimentando siempre.

La vitrina de Seattle

Rubio se sumó hace pocas semanas al selecto grupo de artistas chilenos que hay tenido la suerte y el privilegio de tocar en vivo en KEXP, la radioemisora de culto en Seattle y que se ha vuelto un semillero de grandes propuestas musicales de todos los géneros y lugares del mundo y cuyas sesiones son publicadas en Youtube y que en algunos casos alcanza más de 5 millones de reproducciones. “Fue como un sueño para mí… cuando lo veo me da como “glup” en la garganta.”

A pesar de no haber publicado ningún larga duración aún, pero con un profesionalismo y una propuesta aguda, el discjockey Chilly González decidió invitar a Rubio personalmente a los estudios de la emisora para que pasara lo que pasó. Todo esto en el marco del Festival Fluvial en Valdivia durante el verano pasado. La oportunidad se dio en el marco de una gira por Estados Unidos que los tuvo tocando por varias ciudades y estados de ese país.

El 20 de octubre es la ceremonia donde Rubio convocará a Pez en un show en Espacio San Diego que promete ser el evento más interesante de esa noche en Santiago y que continúa con una fiesta que planea extenderse hasta quien sabe cuándo. “Habrá una instalación lumínica súper linda a cargo de Trimex. Un invitado. Vamos a tocar todos los temas del disco. Yoko, Mátame, que nunca las hemos tocado en vivo que han sido muy desafiantes y donde hay un piano metido. También se viene la fiesta de La Once 80 que están los medios DJs.  “Es como redondito. Carrete, mambo. Está redondito”.

Share Button
Emergiendo de las profundidades: Rubio presenta Pez
Al inicio