Conciertos

Seu Jorge: Las estrellas se ven muy diferentes hoy

El escepticismo se deshizo cuando Seu apenas esbozó los primeros acordes, presentando una narrativa que contiene las humildes palabras de un sabio cantautor. Un tributo al fallecido maestro de maestros David Bowie que queda lejos de ser solo un mero homenaje, se presenta como un encuentro con las mismas raíces de Seu, una reinterpretación de Bowie como nunca antes la habíamos saboreado.  

Foto: Isidora González Kukulis

Ciertamente entre el espectro que ofrecía este año Fauna Primavera Seu Jorge era una de las sorpresas más inesperadas. Aún así, que su llegada a Chile fuera bajo un show que rendía homenaje al maestro camaleón, que recientemente deshizo su presencia en la Tierra para volver a Marte, se insertaba como un acontecimiento imperdible. Seu Jorge no despierta a David Bowie en Chile, sino que logra que su memoria nazca nuevamente, floreciendo en él raíces Latinoamericanas que empapan un escenario de nostalgia y escalofríos. 

The Life Aquatic with Steve Zissou” es un film del año 2004 dirigido por Wes Anderson, instancia que precisamente permite un show como el que vivimos con el brasileño. Aquel film saturado de colores complementarios se armaba de un cast que incluía a Bill Murray, Owen Wilson, Cate Blanchet y a Seu Jorge como actor y músico principal del score de este largometraje. El elemento que añade Seu -a petición exclusiva de Wes Anderson- es presentar 14 temas, 13 de los cuales tenían que ser covers de David Bowie y que el director eligió cautelosamente.  

Todo esto se contrae para sumar el tercero de nueve larga duraciones que posee hasta la fecha SJ, contemplando así “The Life Aquatic Studio Sessions” con los 14 temas para el señor Anderson. Lo intrínsecamente interesante de esta sesión y concepto en general no es solo el hecho de “maestro tributa a maestro”, sino que aquella compilación de covers estaban cantadas en portugués y saboreadas por el brasileño solo con una guitarra acústica.  

Aquellas eran las premisas de lo que nos iba a presentar Seu Jorge a sus más fieles y nostálgicos asistentes de Fauna. Con extrema puntualidad y humildad es que se presenta al House Of Vans Stage, completamente en personaje: vestuario celeste, zapatillas blancas con amarillo y el icónico gorro rojo carmín. Té en mano y con el escenario adornado a lo “Life Aquatic” es que toma su guitarra y saluda con extrema modestia a sus espectadores, quienes tenían aquellos gorros carmesí que se lanzaron gratis por los aires hacia la izquierda del escenario.  

Con el primer aliento musical esboza nuestros primeros indicios de lágrimas con “Ziggy Stardust“. Entre la primera fila podíamos escuchar las voces de dos fans brasileñas que esperaron desde el término de Whitney, y que atravesaban cada línea en portugués con fiel admiración. Seu Jorge con su rasposa voz pasional nos protegía, mientras resonaba por ahí en “Ziggy played guitar“, única frase que mantenía en el idioma original. 

Luego de esta apertura Seu nos cuenta la historia de cómo llegó a presentarnos un tributo a David Bowie, historia que cuenta con un Seu Jorge en su hogar jugando Fifa y un Wes Anderson al teléfono. Aquella narrativa se ve seguida de “Changes” en una cálida lengua portuguesa, a la que nada más voz y guitarra destellaban. Podíamos notar cómo el cantautor no establecía contacto visual al cantar, sino que sus ojos permanecían entrecerrados, dejando ver un espacio blanco como si entrara en una especie de trance al adoptar el alma musical del duque blanco. 

Ya hacia el quinto tema aparece el himno inter espacial “Starman“, la cual se ve enfrentada a una composición llamada “O Astronauta de Mármore”. El mismo Jorge nos admitió que esta era la canción favorita de Wes Anderson inevitablemente, a lo que el público elevó sus voces y corazones para cantar –en el idioma que fuese- “Starman”. Escalofríos cálidos nos presentaba aquella voz en su penetrante calidad. 

Otros esbozos de penetrante nostalgia pasional fueron tres temas particulares, que convenientemente fueron los tres últimos de los 12 que completó. “Space Oddity” siendo la primera, nos bridó aquel polvo de estrellas que Bowie sabía entregar con firmeza, tema encarna a un Major Tom perdido en el espacio, un espacio que ayer conformó cada uno de los espectadores de Seu.  

Years” y “Life On Mars?” sucedieron, temas que ahondaron las lágrimas de un par de generaciones y que además fueron acompañadas de más historias de tal personaje del gorro carmesí. Entre aquellas palabras se sumaba la segunda razón de este homenaje: en Enero de 2016no solo fallece David Bowie para Seu, sino que su padre -su verdadero padre. Ambos temas se sumergen el recuerdo, se sumergen con suavidad y elevan nuestras sensibilidades al ser partícipes de este encuentro entre maestros.  

El escepticismo se deshizo cuando Seu apenas esbozó los primeros acordes, presentando una narrativa que contiene las humildes palabras de un sabio cantautor. Un tributo al fallecido maestro de maestros David Bowie que queda lejos de ser solo un mero homenaje, se presenta como un encuentro con las mismas raíces de Seu, una reinterpretación de Bowie como nunca antes la habíamos saboreado.  

En portugués las composiciones adquieres otro sentido, uno con el cual nos sentimos hasta más cercanos a Bowie. La fuerza de expresión de la que nos habla SJ adopta un sentido rico en colores, aquella expresión que el camaleón nos traspasa como legado.  Así es como el portugués de Brasil se acerca más aún a nosotros, un Chile que se acerca a Brasil, a Seu y al duque.

La brecha generacional que poseían los espectadores de la presentación en Fauna, con Bowie y Seu Jorge es inexistente. Somos todos parte de este homenaje al hoy habitante de Marte, somos todos parte de su legado, uno que Seu Jorge supo elevar hacia nosotros. Ser capaz de traernos un show que se resumen a covers es una jugada audaz que adquiere una dirección diferente. Un show de intimidad extrema eleva las sensibilidades de Seu, nos entrega una reinterpretación de Bowie de un hombre que proviene de una favela en los 70. 

Nostalgia en su más pura expresión nos denotan los pasajes homenaje, dulces baladas de introspección. Un acontecimiento que nos cobija y nos devuelve el legado de David Bowie, uno que por cierto sobrepasa su paso terrenal. Seu Jorge logró a nuestros ojos destellar aquella pasión que alimentó nuestras almas en aquella inolvidable velada. 

“…the stars look very different today”  

– David Bowie. 

 

 

Setlist: 

  1. Ziggy Stardust 
  1. Changes 
  1. Oh! You Pretty Things 
  1. Rebel Rebel 
  1. O Astronauta de Mármore – Starman 
  1. Lady Stardust 
  1. Rock ‘n’ Roll Suicide 
  1. Suffragette City 
  1. Quicksand 
  1. Space Oddity 
  1. 5 Years 
  1. Life On Mars? 
Share Button
Seu Jorge: Las estrellas se ven muy diferentes hoy
Al inicio