Sucesos

El testamento de un rockstar: Keith Richards quiere ser enterrado junto a Charlie Watts

Excentricidad tras excentricidad. Luego de confesar que le gustaría que sus hijas aspiren sus cenizas, ahora Keith Richards cambió de opinión: una vez muerto, su deseo es ser enterrado lo más cerca posible de su compañero de banda Charlie Watts.

foto: carlos müller

Un video cargado a la web lo decía todo. A sólo horas de pisar una vez más el Estadio Nacional, The Rolling Stones saludaba a su fanaticada chilena mediante sus redes sociales. Todos derrochando alegría y con una marcada sonrisa, salvo por un integrante: Charlie Watts. Y es que el prolijo baterista no se destaca por ser un maestro de la expresión, o muchos menos un emblema del concepto ‘rock and roll’, es más; durante la gira de sus ‘majestades satánicas’ en 1972 por Estados Unidos, fueron correspondidos a la Mansión Playboy, y mientras sus colegas disfrutaban los atributos de las ‘conejitas’, él ocupó la sala de juegos de Hugh Heffner. “Nunca me he sentido bajo el estereotipo de rockstar”, afirmaba en una entrevista. Un tipo de personalidad diametralmente opuesta a la de sus compañeros de banda, pero que curiosamente en Keith Richards ha desarrollado una relación de largo aliento.

Polos opuestos se atraen pueden decir algunos, el punto es que Richards quiere llevar esta relación aún más allá. En una reciente entrevista afirmó que una vez muerto le gustaría ser enterrado junto al baterista.

Una petición contradictoria de cualquier forma. A principios de año confesó a Daily Mirror, su deseo que al momento de su fallecimiento, sus dos hijas Alexandra y Theodora inhalen de sus cenizas: “Les voy a dar una pajilla; es una tradición familiar”, explicó, haciendo referencia a el conocido episodio de Richards y las cenizas de su padre.

El músico de 72 años explicó con anterioridad que su admiración hacía Charlie Watts se basa en su prolijidad con la batería, y la capacidad para llevar correctamente el ritmo de la banda. A tal punto llega esto, que lo cita como referencia a la hora de seguir haciendo música.

La entrevista fue realizada a fin de promocionar El origen de las Especies, un documental bajo la dirección de Julien Temple que saldrá al aire el próximo mes como parte de la serie My Generation de la BBC , sobre la historia de la música pop. “Había una sensación a finales de los años cincuenta y  principios de los años sesenta en se presumía que llegaba   un gran cambio en la sociedad. Sin duda sentí que mi generación vivía algo nuevo. La sensación estaba en el aire”, explica Richards sobre el proyecto. Él se centrará en sus inicios como guitarrista hasta su desarrollo como tal.

Temple explica que la pieza se centrará en cómo se desarrollaron los álgidos años 60s en Reino Unido y cómo impactaron en la cultura: “Al escuchar los primeros Stones ,como un niño,  cambió todo para mí. Sentí una nueva forma de vida emergente, me ví como una nueva clase de persona haciendo posible lo que parecía imposible. Y sin duda alguna, pensé Keith Richards fue el origen de la especie de la música en Inglaterra. Esta película se propone explorar la forma en que tanto él,  como los años 60 influenciaron a  Inglaterra .El milagro se produjo”.

De momento, y tal cual explicó Ron Wood, los Stones se centran en la edición de su vigesimotercera producción. “Hemos grabado algunas canciones nuevas. Pero nos dio por una racha de blues. Registramos 11 blues en dos días. Son versiones estupendas de Howlin’ Wolf y Little Walter, entre otra gente del blues. Pero suenan realmente auténticas”, afirmó el guitarrista. “Cuando lo escuchamos de nuevo después de no hacerlo durante un par de meses, pensamos: ‘¿Qué es esto? Eres tú’. Sonaba tan auténtico”, concluyó.

Palabras que se suman a lo dicho por Keith Richards el año pasado: “Dónde o cuando, aún no lo puedo decir, pero en un futuro próximo. Por fin he conseguido que los chicos quieran entrar en el estudio. Todos quieren hacerlo al mismo tiempo. Esa es la cosa con los chicos – no los puedes arrastrar a punta de pistola- pero tengo el mensaje de que quieren hacerlo. Tengo la esperanza”.

“Sé que Mick quiere volver a grabar – dijo en una reunión `Es tiempo que volvamos y grabemos´. Y yo estaba como `Vinimos a hablar de la gira, ¿no?´ Así que eso será interesante. Fin de año”, puntualizó.

Dos lanzamientos un año

Otro material que podría llegar este año por parte de sus “majestades satánicas” es el DVD de su reciente —e histórico— Olé Tour. “La película que saldrá de estos recitales la está realizando la Productora J.A. Digital (misma que hizo ese gran concierto en Hyde Park) bajo la dirección de Paul Digdale y la producción de Simon Fisher y Sam Bridger. Están filmando en la mejor calidad: 5.1 para exhibirla en cines, con una fuerte sospecha de que podría proyectarse en pantallas gigantes (estilo IMAX)”, consignó Rock & Pop Argentina.

“El pasado 12 de febrero, un día antes de su último show en Argentina, Jagger sorprendió publicando fotos desde el mítico Cementerio de la Recoleta. Decía que estaba aprendiendo la historia de nuestro país pero nuestras fuentes confirman que estaba dando una entrevista para el DVD. El lugar fue aparentemente cerrado al público bajo la falsa excusa de una fumigación y fue elegido por el propio Mick. Dicen que el cantante googleó los lugares más icónicos de la Ciudad de Buenos Aires y le llamó la atención la tumba de Liliana Crociati de Szaszak, que muestra una escultura de una mujer con su perro, animal al que la gente le suele tocar el hocico”, agrega.

Share Button
Al inicio