Reseñas

The Decemberists – I’ll Be Your Girl (2018)

Han pasado casi exactos 16 años del genial debut de The Decemberists. El icónico álbum, llamado ‘Castaways and Cutouts’, fue el lanzamiento que catapultó a la banda proveniente de Portland, Oregon a un sitio estelar dentro de la corriente indie-folk que en esos entonces era incipiente y que llegaría a su máximo esplendor tiempo después con los primeros lanzamientos en largo de Bon Iver y Fleet Foxes.

Los liderados por Colin Meloy tuvieron una seguidilla de muy buenos discos en sus primeros años de carrera: empezando por el debut, siguieron con ‘Her Majesty the Decemberists’ (2003), ‘Picaresque’ (2005) y finalmente ‘The Crane Wife’ (2006) hicieron de The Decemberists una de las bandas más consistentes y prolíficas de su género. Sin embargo, vendría el agotamiento compositivo; los siguientes tres lanzamientos no serían igual de efectivos que los anteriores.

Entonces llega el año 2018 y la banda de diciembre lanza un nuevo álbum, titulado ‘I’ll Be Your Girl’ con cierto giro synthpop en algunas de las composiciones aquí presentes, que no generan un cambio necesariamente cualitativo. Es más, en la mayoría de los casos, pareciera que el nuevo sonido adquirido por el quinteto no cuaja de buena manera en su abanico sónico.

Claros ejemplos de aquello es el sonido sintético combinado con folk tradicional de ‘Once In My Life’, ‘Cutting Stone’ y ‘Severed’, tripleta de tracks que abren el nuevo álbum y que logran resultados regulares y hasta bajos. El grosor épico-instrumental que ‘Starwatcher’ consigue gestar llama la atención, dando luces a que el disco podría cambiar su negativo panorama. Sin embargo, los ánimos continúan igual con la balada ‘Tripping Along’, que termina dejando sabor a nada en los oídos debido a su escasa sorpresa.

La galopante ‘Your Ghost’ de alguna manera levanta el temple que el disco, aunque posea elementos un tanto empalagosos como un distorsionado teclado o los coros al final. No obstante, las cosas mejoran considerablemente con ‘Everything is Awful’ quizá la más destacada de este nuevo elepé por su pomposa instrumentación y melodías vocales.

Sin embargo, el entretenimiento auditivo comienza a ser frenado con una instantánea e ineficaz ‘Sucker’s Prayer’ y detenido de manera total con la molestosa y poco agradable ‘We All Die Young’. Pero no todo está perdido porque llega una hermosa pieza de 8 minutos que lleva por nombre ‘Rusalka, Rusalka/Wild Rushes’ que, aunque peque un tanto de monotonía, entrega momentos constantes de belleza. El fin del disco lo dicta la canción que se titula igual que el octavo álbum de The Decemberists. Finalmente, ‘I’ll Be Your Girl’ (la canción) termina siento una correcta balada acústica con aires vintage.

Después de ocho discos, pareciera que el quinteto no tiene nada más novedoso que ofrecer. Esta vez, experimentar con nuevos sonidos no resultó. ¿Y qué solución le queda a Meloy y compañía? ¿Volver a sus raíces, o arriesgarse de nuevo con otros parajes sónicos? En definitiva, ‘I’ll Be Your Girl’ representa más un experimento fallido que un buen álbum de folk.

Share Button
The Decemberists – I’ll Be Your Girl (2018)
Al inicio