Editorial

Todos quieren una parte de James Brown

Existen muchos casos registrados en donde las estrellas de la música no solo tienen que lidiar con lo peligrosa y tormentosa que llega a ser la fama, sino que también con su familia, puesto que cuando su hora llega, ellos se vuelven locos por su patrimonio e imagen.

Le ha pasado a Michael Jackson, Freddie Mercury, John Lennon y Elvis Presley. La lista podría seguir y seguir. Ahora una nueva polémica como esta tiene a todos desconcertados en Londres. El chofer de confianza del mismísimo James Brown asegura que su cadáver aún no ha sido enterrado.

Tal cual. William Murrell se lo contó a The Guardian; ha dicho que a pesar de fallecer hace ya más de 8 años, el cadáver sigue en casa de una de sus hijas:

[color-box color=”yellow”]“Momificaron su cuerpo por lo que nunca podría pudrirse. Les costó 140.000 dólares hacerlo. ¿Por qué? Cuando tienes casi 20 niños y seis esposas es difícil que puedas descansar bajo suelo” [/color-box]

Y de ahí nace todo este alboroto: la familia de Brown tiene mucho que perder. James murió en 2006 a causa de una insuficiencia cardiaca congestiva y neumonía. Se casó en tres ocasiones y es padre de 9 hijos legítimos. En 2010, su hija LaRhonda Pettit afirmó que su cuerpo había sido robado de una cripta con el fin de evitar que le fuera realizada una autopsia. Tanto el director de la funeraria, como otra de las hijas de Brown, negaron sus acusaciones.

Desde que falleció, el cadáver de Brown ha sido trasladado 14 veces, y todo por disputas familiares.

Sin ir más lejos, en agosto nuevamente el cadáver del “padrino del soul” tuvo que ser mutilado para realizarle pruebas de ADN. Tomi Rae, viuda de la leyenda soul, afirma que su hijo James Jr. es también de Brown.

Tomi interpuso una demanda manifestando que ella y su hijo eran dueños de casi 80 millones de dólares que había dejado en su testamento.  Comentó que James firmó el documento 10 meses antes de fallecer, pero que luego firmó otro en donde decía que James Jr era su hijo. Según la mujer, este poder “desapareció misteriosamente”.

“No pudieron hacerle un examen normal debido a los problemas que generaron los fluidos de embalsamar, por eso tuvieron que cortarle las piernas para dar con su médula ósea”, afirmó.

Increíble pero cierto. Sea donde esté el cuerpo del cantante –las primeras suposiciones aseguran que su familia lo tiene escondido para que no se le puedan hacer dichas pruebas de ADN y así no perder todo su dinero- se encuentra mutilado por los constantes pruebas que ha recibido. Una pena. Ni una sola muestra de respeto por tan grande leyenda.

Share Button
Al inicio