Editorial

Tom Chaplin: un reencuentro con su público

Tom Chaplin en su mejor momento musical, se reúne nuevamente con Latinoamérica, con su amado Chile, en unas intensas dos horas de éxtasis emocional.

Pablo Benítez

Con un elegante retraso de 5 minutos, con bandera chilena en mano, la cual permaneció junto a él durante todo el show, comenzó la presentación del artista británico Tom Chaplin en nuestro país, 4 años después de su última presentación en Chile con su banda Keane, en la versión de 2013 del festival Lollapalooza. Apelando a los sentimientos y emociones, el cantante junto a su banda de 4 integrantes,  repasó en su totalidad – y agregando incluso algunos bonus tracks – las canciones que componen su primer álbum solista “The Wave” lanzado en el año 2016, además de apuntar varios de los grandes éxitos de Keane, como “Crystall Ball”, “Everybody’s Changing” y “Bedshaped”, desplegando aquellos elementos sorpresa a los presentes.

Luego del show de We Are The Grand, con una calidad vocal impecable y frente a un repleto teatro La Cúpula compuesto por un público de diverso rango etario, Chaplin y compañía, en un extenso setlist de 22 canciones se extendió en casi dos horas de espectáculo. Aquellos alteraron atmósferas que pasaron por canciones que llaman a disfrutar la vida, a emocionantes tributos a su pasado y a su actual vivir, tópicos centrales que involucran la creación de su primer trabajo en solitario y al repertorio de su antigua agrupación. Acompañados por cantos al unísonos del público chileno que daban para el reconocimiento respecto a que su gran fanaticada nacional lo esperó por un largo tiempo y lo recibió con los brazos abiertos en esta nueva ocasión.

Dentro de su energética presentación de este viernes se pudo destacar por sobre todo el sincero agradecimiento y la permanente felicidad del cantante por estar presente en ese momento, dando las gracias constantemente a sus fanáticos por estar junto a él y por seguir su carrera por más de una década, en un nervioso español. Así se da a conocer a lo largo del show que en cierto punto de su vida pensó nunca más volver a ver un escenario lleno de gente que amara su música, debido a errores cometidos en el pasado, por lo que el respeto y la emoción de volver a reencontrarse con su público latinoamericano traspasaba el escenario cada vez que Chaplin se dirigía a los presentes con cada uno de sus temas y que generó un íntimo ambiente que estuvo lleno de risas, de sentimientos y éxitos.

Cerca de las 11 de la noche e interpretando finalmente el clásico de Keane “Somewhere Only We know”, el británico se retiró del escenario ante un aplauso cerrado de un recinto lleno y con una sensación de satisfacción que invadía al público presente; pareciera ser que Tom Chaplin se encuentra en uno de sus mejores momentos musicales, lo que se podía reconocer a cada minuto, y con esta impecable presentación reafirmó con hechos que el futuro de su carrera en solitario está recién comenzando y que en sus propias palabras, “nunca se sabe” si volveremos a verlo en Chile en un período menor a los 4 años de separación de esta oportunidad.

Share Button
Tom Chaplin: un reencuentro con su público
Al inicio