Connect with us
  • Opinión

    Carta a la fama: métanse sus covers de Imagine por la raja

    La fama pareciera ser incongruente: nos cantan Imagine desde la comodidad de sus privilegios.

    Ph Yoko Ono

    Este mundo es una mierda, Chile es una mierda, los cuicos y los pobres también lo somos, los primeros en mayor medida y con mayor desconsideración porque tuvieron la oportunidad y el privilegio de no serlo. Algunas figuras públicas a lo ancho de este globo, que hoy respira gracias a nuestro sufrimiento, se levantan con mensajes de unión y solidaridad. Y ahí está el periodista criollo dándolo todo por replicar la noticia. Una mierda.

    Unos cuantos artistas famosos de esa esfera privilegiada que llaman Hollywood hacen un llamado a cantar Imagine de John Lennon, porque “estamos todos juntos en esto” y debemos “superar esto juntos”. Y es que ahora, los poderosos utilizan la imagen de Lennon como símbolo de paz y unión social… ah, claro, pero antes del virus o cuando este pase, el segundo álbum de la asesinada voz de los Beatles quedará regalado al polvo hasta un nuevo aviso de catástrofe y lo esconderán cada vez que su presidente levante más cuerpo militar para asesinar personas en el medio oriente, pero no hablemos de eso, porque ahora el influencer es el Covid-19.

     

    View this post on Instagram

     

    A post shared by Gal Gadot (@gal_gadot) on

    El hacer todo un espectáculo emocionante (y a la vez insensible, porque nos nubla de lo que realmente importa) es la piedra fundamental de Estados Unidos y todos los países capitalistas y sobre todo de aquellos que están a la subordinación del presidente de turno de la tierra prometida de los sueños.

    Yo me pregunto ¿en serio, estamos juntos en esto? El sistema de salud, no solo en Chile, sino que en numerosos países del mundo, te segrega en base al nivel de privilegios que tú o tu familia tiene, eso quiere decir que mientras más ingresos tengas, una mejor atención de salud tendrás (o simplemente tendrás atención, cosa que acá a veces ni eso se logra). Y esto se replica en Estados Unidos, en Italia, en España y en todos los países en donde el capital es lo más importante. Cuando esa actriz te invite a cantar Imagine de John Lennon primero cuestiónate qué pensaría la voz de los Beatles al respecto, luego piensa lo incronguente que esta siendo y tercero, toma en consideración que, en el peor de los casos, cuando ese círculo selecto de actores se infecte por coronavirus la asistencia que tendrán será mil veces mejor que la tuya. Y, a ellos no les importa. Porque al final del día, los beneficiarios directos de la desigualdad social son las celebridades, los millonarios, los multimillonarios, es esa conductora de televisión, es la hija de la “opinóloga” de farándula, son todas aquellas personas que dejan reposar su mano en el pecho cuando creen tener privilegios sobre el resto. En pocas palabras: la elite.

    Lo único que ha dejado entrever este nuevo coronavirus, es que la sociedad enmarcada en este sistema político, económico, social y cultural es nefasta, y a pesar de que hoy lo critiquemos, no va a cambiar, nada va a cambiar. Porque los que hacen oídos sordos son mayoría, y aunque la moda nos esté diciendo que las cosas van a cambiar, no es así, no lo será, siempre estaremos inmerso en este sistema que potencia la desigualdad. Y si el sistema lo cambiamos, nuestras características culturales llevarán años en eliminarse o transformarse en algo que considere, en primera instancia, el bien común por sobre el individual. Porque de seguro, luego de salir de esta, el mundo se volverá a contaminar, la gente volverá a su consumo sin sentido, volverá esa violenta normalidad, y volverá más fuerte que nunca. Si tú erás de los que miraba el lado bueno de la pandemia, pensando que ahora el mundo respira gracias a ella, no amiga, no amigo, baja las esperanzas porque luego de esta, el rebote va ser enorme.

    Pero entonces ¿qué hacemos? Específicamente considerando Chile y esta pandemia, lo mejor es que seamos desobedientes, sí, desobediencia civil, y curiosamente ahora podemos desobedecer con toda la anarquía pacifista detrás o como John y Yoko lo hicieron en su momento, simplemente quedándonos en casa y manteniendo un distanciamiento social. Pero ojo, siempre en la medida de lo posible, porque también considera que no todas las familias de este país tiene la capacidad de quedarse encerradas dos o incluso una semana en su casa, el Colegio Médico nos insita a una cuarentena, cosa que es necesaria pero dentro de estas posturas: de inoperancia por parte del Gobierno y en busca del bien común por parte del Colegio Médico, hay consideraciones que no se están tomando en cuenta. O ¿tú crees que las familias de las periferias de las periferias tienen el sustento para hacer la anhelada cuarentena que el país quiere y necesita? No sigamos castigando a la pobreza en tiempos de crisis.

    Sebastián Silva Valencia

    Encauzando la Cancha General.

    Most Popular

    Dua Lipa – Future Nostalgia (2020)

    Reseñas

    Gracias camarada: El mensaje socialista de Britney Spears

    Noticias

    Recomendaciones OndaMedia: Ana Tijoux, Congreso y Francisca Valenzuela

    Noticias

    Los delirios de Mañalich o cómo todo se desvanece entre indignación y rabia

    Opinión

    Advertisement
    Advertisement
    Connect