Connect with us
  • Listas

    Cómo sobrevivir al encierro con David Lynch

    David Lynch pareciera jamás tener una única respuesta cuando nos referimos a la representación de sus imágenes, y es justamente aquello lo que pretende. No existe una única respuesta, pero quizás hoy la encontremos con Lynch. Hoy Lynch y todas sus escapadas artísticas son la respuesta para sobrevivir el encierro; un encierro que nos ha tenido con nuestra salud mental atrapada entre cuatro paredes, y mientras esas paredes se hacen cada vez más pesadas, no existe mejor remedio que el escapismo cinematográfico. Lo que presento  continuación, es una selección personal, no de lo mejor, sino de las propuestas que podemos aprovechar del artista en tiempos en los que las pantallas, libros y música parecieran ser nuestro mejor refugio. A continuación les presentamos 18 obras que reflejan la diversidad, voracidad y sensibilidad de este pintor hecho director, 18 obras para refugiarse en David Lynch.

    What did Jack do? (2017)

    “What did Jack do?” se titula el penúltimo cortometraje del retirado director de cine, el cual dejó la pantalla grande en 2006 justamente para dedicarse a la música, pintura y films en formato corto. Este acontecimiento dura sólo 16 minutos, mientras el eje es la conversación entre David Lynch como el detective y Jack Cruz, un mono capuchino que es acusado de haber asesinado a una gallina llamada Tutatabon. Este corto es una gema visual que acontece en un blanco y negro crucial, en donde un misterio entre animales se torna efervescente e infinitamente enigmático.

    Twin Peaks (1990 – 1991 / 2017)

    Con el asesinato de Laura Palmer, el pueblo de Twin Peaks abre sus puertas al Agente Especial Dale Cooper y a su intuitiva forma de investigar un crimen que apunta a una naturaleza sobrenatural. White Lodge, Black Lodge, Bob, the Arm, the one armed man, son tan sólo algunos de los códigos dispuestos a quebrar en esta serie atemporal. Tanto en sus dos primeras temporadas co-escritas con Mark Frost, como la tercera titulada “Twin Peaks: The Return” lanzada justamente 25 años después que la segunda, pretenden ser un refugio para la violencia consumible a la que recurre la televisión. Este es quizás la serie definitiva, una que no sólo definió la generación del 90, sino que lo continúa haciendo a 30 años de su estreno.

    Twin Peaks: Fire Walk With Me (1992)

    Existen dos films realizados entre la segunda y tercera temporada de “Twin Peaks” -“Fire Walk With Me” y “Missing Pieces“- que pretenden ahondar en algunos cabos sueltos respecto de la vida de Laura Palmer antes de sus asesinato, y además proporcionar más especulaciones sobre este universo visual. En “Fire Walk With Me” acompañamos a Laura Palmer mientras resuelve sus conflictos respecto de la fuerza sobrenatural que la asecha, además de ver exactamente cómo fue que su vida culminó. Cooper, Gordon y la especial aparición de David Bowie como Phillip Jeffries continúan la línea argumental de proyecto Blue Rose, mientras el Agente Desmond investiga el primer asesinato ligado al de Laura. Esta película debe ser vista luego de la segunda temporada, ya que justamente la pregunta ¿quién mató a Laura Palmer? ya está resuelta. Para seguir ahondando en este universo, “Missing Pieces” proporciona todas las escenas eliminadas y extendidas del primer film, continuando así la gran interrogante del universo TP: ¿quién era Laura Palmer?

    Blue Velvet (1986)

    Tony Vinton y su versión de “Blue Velvet” son el hilo conductor de esta narrativa que pretende ser incómoda y voyerista, mientras Lynch nos muestra cómo Jeffrey Braumont (Kyle MacLachlan) intenta resolver un enigma fuera de su alcance. Con Laura Dern como Sandy Williams e Isabella Rossellini como Dorothy Vallens, Lynch construye un culto desde una perspectiva preponderante y sensible. El balance entre luz y oscuridad que nos presenta el director juegan como detonantes de esta narrativa neo-noir, que pone la sensualidad y el misterio como identidades complementarias.

    Thought Gang – Homónimo (2018)

    La colaboración David Lynch/Angelo Badalamenti es una que evoca familiaridad desde la aparición de “Blue Velvet” y sólo se ha hecho más fuerte durante décadas de colaboración. Thought Gang es entonces, tanto el nombre del proyecto, como el título de álbum lanzado tan sólo el 2018 bajo el sello Sacred Bones Records. Estas composiciones habrían sido grabadas a principios de los 90, siendo también acompañada de un vídeo grabado en 8 mm titulado “A Real Indication”, que evoca en detalle la sensibilidad e este proyecto. Bajo el free jazz experimental, ambos artistas indagan en un formato aún vigente para probar la atemporalidad de otra de sus obras maestras. Puedes escuchar el álbum a través de este link.

    Mulholland Drive (2001)

    Mulholland Drive” es el título de la penúltima película realizada por David Lynch, en donde explora una veta de Hollywood que se enlaza nuevamente con la búsqueda del balance entre la luz y la oscuridad. Mientras la realidad y los sueños parecieran estar en el mismo plano de visibilidad, esta narrativa sigue a una aspirante actriz llamada Betty (Naomi Watts), y a Rita (Laura Harring) mientras escapa de un extraño accidente. El encuentro entre ambas personajes forma el recorrido para resolver quién es realmente Rita. Dividida en dos partes claras, este film habla de los sueños y la realidad como una dualidad en busca de un balance.

    Catching the Big Fish (2006)

    Enigmático es una palabra muy utilizada para describir a David Lynch, pero “Catching the Big Fish” es un manifiesto hacia la meditación, la conciencia y la creatividad desde un punto de vista cercano y directo. Esto es Lynch en formato escrito en donde intenta navegar las aguas de su vida, contándonos sus métodos de meditación y cómo es que llegó a ella, además de ligar aquella disciplina hacia su recorrido artístico y cinematográfico. Más que una autobiografía es una serie de escritos que nos van narrando experiencias puntuales, con un foco hacia la luminosidad que irradia para el director el simple hecho de vivir y materializar sus más eclécticos proyectos. Una excelente lectura para desviar la atención de la ansiedad colectiva; para leer y releer cuanto se necesite.

    Eraserhead (1977)

    Cuando a David Lynch le preguntan sobre “Eraserhead” en una entrevista de los BAFTA’s, él reponde que aquel fil es su película más espiritual; cuando el entrevistador le pide que elabore en dicha frase, Lynch se niega a proporcionar una respuesta mientras se ríe con seguridad. Mientras el primer largometraje del director de Missoula es un manifiesto visual de sus intereses artísticos en movimiento, Lynch se aferra a la incomodidad para mostrarnos el primer destello de su recorrido con la pantalla grande. “Eraserhead” es una experiencia necesaria para dibujar el recorrido hacia la espiritualidad con un tono aparentemente frenético.

    Rabbits (2002)

    Rabbits” es una de sus jugadas más audaces cuando a cortos nos referimos, ya que no sólo Lynch se ha referido a ella como una sitcom, sino que además fue grabada en el jardín trasero de la casa del director. Esta es una miniserie limitada de 9 episodios, que puede ser vista como un film de 42 minutos y ha sido catalogada como una serie de short horror web films o simplemente una sitcom bajoel lente de Lynch. Esta obra recorre a tres conejos (Naomi Watts, Laura Harring y Scott Coffey) y sus rutinas en una misma sala que pareciera ser su hogar. La consigna de la serie es la siguiente: “In a nameless city deluged by a continuous rain … three rabbits live with a fearful mystery“. Puedes ver la serie completa a través de este link.

    The Alphabet (1968)

    The Alphabet” se titula el segundo corto creado por David Lynch mientras todavía estudiaba pintura en la Pennsylvania Academy of Fine Arts, siendo este un proyecto financiado por alguno de sus compañeros. Casi una obra fallida, Lynch crea este corto luego de escuchar una pesadilla de una sobrina de su primera esposa, Peggy Lynch, quién además es la actriz principal en este corto junto con Jack Nance (que habrán visto en “Eraserhead“). Este corto se siente como una pesadilla: es una frenética muestra del terror que puede crear Lynch de forma casera y con temas aparentemente triviales. Entre escenas reales y animaciones vemos cómo sus estudios de pintura fueron increíblemente importantes para el desarrollo de su lenguaje, así como transgredir tanto la misma pintura como la cinematografía. Puedes ver el corto a través de este link.

    Ant Head (2018)

    Este corto fue lanzado originalmente el 2018 en el Festival of Disruption, siendo además parte del proyecto de Thought Gang, ya que utiliza los temas “Frank 2000” y “Woodcutters From Fiery Ships“. Como el álbum, goza de la monotonía y la repetición para crear ambientes densos y atrapantes, los cuales se mezclan con la imagen de esta escultura modelada que -cómo podrán adivinar- la confeccionó el propio Lynch. En 13 minutos, mientras las hormigas atraviesan esta cabeza, nos veremos absortos en una realidad casi imposible de escapar. Puedes revisar “Ant Head” a través del siguiente link

    Inland Empire (2016)

    La última película de Lynch se lanzó el 2006, y desde aquel punto en adelante el director de ya 74 años, nos ha seguido entregando un sin fin de obras visuales confortantes en su más oscura intención. “Inland Empire” es un acontecimiento de 3 horas, en donde nuevamente pone a prueba los límites de la representación cinematográfica hablando del cine con el mismo cine. ¿El resumen? Laura Dern interpreta a Nikki, una actriz que se encuentra entre su esposo (Peter J. Lucas) y el director de la película (Jeremy Irons) que debe realizar, mientras el primero le exige a su co-estrella (Justin Theroux) que no interprete escenas amorosas con su esposa. Aquello es sólo un detalle de la real narrativa que propone Lynch. Con música en su mayoría compuesta por el mismo D.L., nos vemos absortos entre pesadillas y una realidad coartada por la misma realidad, siendo este un acontecimiento potente y desconcertador.

    Lady Blue Shanghai (2010)

    David Lynch es sinónimo de versatilidad artística, sin duda alguna. Y cuando es el encargado de realizar un cortometraje en forma de comercial para Dior, nos encontramos con otra encrucijada Lynchiana.  En 16 minutos atraviesa una narrativa con Marion Cotillard muy similar en esencia a lo que vemos en “Inland Empire“, mientras nuestro personaje principal vive distópicos encuentros con el eje central de este corto: Shanghai y el preciado objeto Dior. Con una actriz con un rostro atemporal vemos como nuevamente el director se adentra en la dirección comercial (que ya había realizado con Gucci y YSL) para jamás dejar de lado su propio lenguaje y narrativa.

    David Lynch: The Art Life (2017)

    The Art Life” es una recomendación clave cuando nos adentramos en sus procesos creativos y su biografía y cómo es que aquellos elementos han modelado la obra de David Lynch. “The Art Life” es un documental que nos muestra al artista en la comodidad de su hogar y su taller, mientras lo vemos producir pinturas, collages e instalaciones. Soltando su pincel para fumar y compartir con su pequeña hija, Lynch nos abre las puertas de su memoria y de su obra plástica, una que jamás lo ha dejado por completo. Este docu-film recorre la vida del artista, desde su infancia, sus estudios de pintura en la Universidad y cómo es que a partir de esta disciplina se adentra en la imagen en movimiento. Para adentrarnos en el universo de Lynch, su pintura es de importancia suprema.

    DumbLand (2002)

    “DumbLand” es otra miniserie lanzada a través de la página de Lynch, que encapsula aproximadamente 30 minutos en su totalidad. Esta serie animada fue hecha por el artista en su computador, dibujando la animación tan sólo con el mouse, añadiendo a la simplicidad y crudeza de esta obra. Digna de Adult Swin, esta historia nos cuenta de los bizarros encuentros de un hombre desconfiado y grotesco, con sus vecinos y con su propia familia en tan solo 8 episodios. Puedes revisar este crudo encuentro animado a través del siguiente link.

    Lost Highway (1997)

    La paranoia de la intimidad es la esencia de este film neo-noir de Lynch. Complejo y nuevamente tocando temas del voyerismo, David Lynch asegura su lenguaje tardío con una narrativa sencilla que pone en jaque la concepción de la realidad, o eso pareciera. Este culto, en pocas palabras, repasa la vida de un músico  y su esposa, mientras comienzan a llegarles extrañas cintas de vídeo que relatan su vida hogareña y él es acusado de asesinato. Mientras su vidas cambian, así como las representaciones de ellos mismo se empiezan a borrar, los elementos noir se comienzan a hacer pregnantes en este suceso cinematográfico alienado. Un interesante detalle es el soundtrack del film, el cual además de estar producido por Trent Reznor cuenta con las colaboraciones de Angelo Badalamenti y Barry Adamson, The Smshing Pumpkins, David Bowie, Marilyn Manson, Rammstein y NIN; el cual puedes escuchar aquí.

    Crazy Clown Time (2011)

    Crazy Clown Time” es el segundo álbum de David Lynch que fue acompañado tanto de un cortometraje del 2012 con el mismo título y una serie de vídeos musicales, el más notable: también titulado Crazy Clown Time. Tras “BlueBOB” el artista lanza en 2011 este acontecimiento compuesto, grabado y producido por él, que podría ser catalogado como modern blues, o tan sólo una respuesta sonora a su propuesta artística. Tenso y repetitivo, este álbum es narrado en partes por DL con la incitacipon especial de Karen O en dos temas; y encaja a la perfección, tanto conceptual como artísticamente en su catálogo. Puedes escuchar esta prepuesta sonora a través del siguiente link.

    Lynch on Lynch (2005)

    Finalmente, esta lista de recomendaciones personales termina con literatura. Como lo hicieron con David Bowie en “Bowie on Bowie“, este libro obviamente titulado “Lynch on Lynch“es una serie de entrevistas elaboradas y editadas por un cineasta llamado Chris Rodely. Este libro encapsula una serie de conversaciones de 1993 a 1996 en donde recorren los lenguajes de Lynch, sus decisiones, intereses respecto del cine y el arte, además de una inserción en cada propuesta conceptual del artista a la fecha. Una completa serie de coversaciones que aclaran ciertos cabos sueltos respecto de “Twin Peaks” y su clara visión hacia el balance de la oscuridad versus la luz. Una lectura intrínseca para ahondar en el universo y la persona que encarna David Lynch

    Isidora González
    Written By

    Artista Visual. Frenesí en código literario. Bowie es más grande que tu problema.

    Most Popular

    10 rarezas del “Space Oddity” de David Bowie

    Reseñas

    Bob Dylan – “Shadows in the Night”

    Reseñas

    Hayley Williams – “Petals for Armor” (2020)

    Reseñas

    Thom Yorke compartió una increíble playlist de su nuevo programa radial

    Noticias

    Connect