Connect with us
  • Entrevistas

    Denisse Malebrán y el oficio de hacer música en Chile

    Conversamos con Denisse Malebrán sobre el oficio de ser músico en un país donde no se visibiliza la importancia del desarrollo cultural.

    Denisse Malebran_ Oficio de hacer música en Chile

    Bajo este escenario pandémico, el cuál nadie imaginó ni en la peor de sus pesadillas, es que resulta difícil para todos sobrellevar una emergencia sanitaria de estas características, considerando las problemáticas propias existentes en el campo laboral, como también en el oficio de ser música. Sí, sobre esto Denisse nos cuenta que esta pandemia la sorprendió “como la mayoría, pero sin sueldo’, o sea, aún más terrible, jajajaja

    Es como desde el desamparo total no más, si finalmente los artistas en general somos trabajadores independientes, no sé porque nos cuesta tanto ponernos al nivel del resto, al igual que la señora que tiene un puesto en la feria, igual que el caballero que vende zapatos, igual que todos no más. Entonces, lo estamos pasando mal, estamos con una recesión total de nuestras funciones a nivel mundial, o sea, están todos los artistas del mundo parados. Entonces, es una cosa inédita, difícil de ver un camino lucrativo en este momento porque no sabes cómo. Yo creo que algo se nos va a ocurrir, pero en este momento es solamente esperar que esto pase porque no hay posibilidad de trabajar”.

    A su vez, la artista nos comenta que la cosa es un poco más compleja para los trabajadores que la música ya que “La mayoría de los músicos no tiene nada, o sea, pensando en los músicos profesionales que viven 100% de la música es difícil que alguien haya pensado o invertido en un seguro de cesantía creyendo que, en realidad, de un momento a otro ibas a dejar de tener pega. Yo no sé si alguien fue tan precavido para verlo de esa forma, pero creo que de ahí para abajo es aún más triste, porque nosotros no solo somos los músicos, detrás de nuestro trabajo hay equipos grandes de personas que dependen de que una se suba al escenario, no solamente están sin trabajo los músicos, están sin trabajo los sonidistas, los iluminadores, los monitoristas, los vestuaristas, los maquilladores, etc, etc, hay miles de personas que en estos momentos no tienen una fuente laboral porque dependían de que un nombre o un artista que tiene su equipo generaba trabajo, entonces, es de verdad súper dramático. Yo entiendo que a la gente le da lata ese lloriqueo de la gente cuando se queja, pero es importante recalcarlo para que nos vean como los que somos, somos todos trabajadores igual que cualquier otra pyme, y lamentablemente sin ningún tipo de reconocimiento, porque es muy difícil que los gobiernos -para no echarle la culpa a este-, te vean y te entiendan, como que hasta ahora ninguna de las medidas que se han dado van en apoyo a los artistas, ninguna

    Retomando esta premisa de precarización laboral, es que emerge una impronta que resulta clave al momento de poner en perspectiva la realidad de los músicos chilenos, en comparación a otros países desarrollados que ven a la industria musical desde el compromiso con desarrollo cultural, es que Denisse reflexiona respecto al poco compromiso estatal con la cultura en Chile planteando que en “los países desarrollados tienen un mecanismo para hacer frente a esta crisis, lo ves en Alemania ponte tú, un mecanismo para detectar cuantos artistas, como en mi caso y otros, suspendimos fechas, y frente a eso hacen una estadística de que es lo que yo boleteo ¿Cierto?, que es lo que yo hago acá en Chile, entonces [calculan] cuanto es lo que gana esta persona que suspendió, y te dieron esa plata para poder sortear ese tiempo pensando que en realidad tu vas a volver a generar eso, porque nosotros damos empleo, los artistas generamos trabajo. Y no solamente a nuestros equipos, por ejemplo, cuando yo voy a tocar a Arica, a Puerto Montt, a Talca, yo también genero empleo, porque hay gente que vende comida, hay gente que le arrienda el hotel a la persona que te lleva, se contratan transporte, entonces un artista es un agente cultural que genera empleo, entonces, yo no sé porque nadie logra verlo. En otros países lo entienden así, entonces existe el fondo, el reconocimiento de un trabajador que está paralizado y por tanto hay esa ayuda, pero real, no estimativa, así como ‘ya hay 2000 músicos, 5000 músicos y a todos igual”. No, es relacionado con lo que tu generas y lo que tu vales en el mercado”.

    Ante esta reflexión, es que emerge uno de los temas más polémicos a nivel de desarrollo social y cultural de la identidad nacional que es la famosa ley del 20%, y sobre esto nos plantea que “yo pienso que el 20% de música chilena obviamente premia a unos más que a otros, porque son los que alcanzar a tener mayor notoriedad, pero por supuesto que no es representativo del universo general”. Sobre esta misma arista, es que la artista desprende un tema muy propio de los medios y la difusión en el contexto radial actual, que es el privilegio, solapado, de la voz masculina en las radios chilenas, y sobre esto de forma crítica responde afirmando que “hoy en día las mujeres la llevan en la música, ¿Quién podría discutir eso?, si finalmente los números más importantes de los últimos años han sido mujeres, a Viña fueron casi puras mujeres, y los números más importantes chilenos fueron: la Mon, indudablemente, la Fran Valenzuela y la Denise Rosethal. O sea, eso ¿cuándo lo habíamos visto? ¡NUNCA!, y eso es parte de nuestra historia. Entonces yo creo que hay que empezar también a sacar cuentas que la Cami Gallardo y la Denise Rosenthal y la Mon han sido las únicas artistas en los últimos años que llenaron el Movistar Arena, y eso hay que reconocerlo, y no hay que cansarse de destacarlo para que el fondo vamos cambiando de a poquito de que son los hombres los que tienen la música exitosa o más masiva”.

    Ante esto, es que para Denisse la falta de espacios de difusión y divulgación musical, es que de forma sorora y también reivindicativa cree que “que es tan potente lo que está pasando con esta nueva generación de músicas chilenas, tan potente, que creo que es casi que innecesario defenderla, lo que pasa que uno solamente lo dice porque como que los medios muchas veces se olvidan, como de que esto sigue siendo como que ‘Hay que estar ganándose el espacio de a poquito’, pero es indudable. Yo pensaba en cuan bien le ha hecho la Denise Rosenthal a una generación más chica de música, pensando en mi hija de 16 años, otras menores, donde ella habla de cosas que antes jamás un artista se hubiese atrevido a hablar, habla de que el amor no te duele, que el amor no te tiene que doler, y yo lo comparaba en Viña: Un día estaba pimpinela y decía ‘Hay amores que matan, sentimientos que hieren’, y esa canción todo el mundo cantándola en viña y todos felices, todos normalizándolo. Al otro día, la Denise Rosenthal diciendo “El amor no te duele”, cómo no va a ser bacán, y la importancia que tiene la cultura finalmente, que le dan cero importancia desde siempre en el mundo de la educación, ver a una cabra que está arriba de un escenario cantándole hacia el mundo, y enseñándole a esas niñas y a esos niños que el amor no te puede doler, ¿cómo no va a ser importante?”.

    Karin Ramírez Raunigg

    Socióloga intoxicada en música.

    Most Popular

    10 rarezas del “Space Oddity” de David Bowie

    Reseñas

    Bob Dylan – “Shadows in the Night”

    Reseñas

    Hayley Williams – “Petals for Armor” (2020)

    Reseñas

    Thom Yorke compartió una increíble playlist de su nuevo programa radial

    Noticias

    Connect