Connect with us

Club de Lectura

Oro de Rey: Larga vida al Rey

El Sol de México. Una de las figuras más explosivas e intrigantes del continente americano. Luis Miguel Gallego Basteri. La joven promesa que irrumpió en las listas de éxitos con meros doce años a principios de los 80s. Una vida ensamblada como reloj. Hecha para brindar el afilado color de su voz en las dinámicas más productivas a disposición. La historia de un hombre enfrentando el caos de la fama antes de conocer el significado de la palabra “pubertad”. Un muchacho que lideró con éxitos tales como “Ahora Te Puedes Marchar” sin siquiera cumplir la mayoría de edad. Su vida fue —y sigue siendo— fruto de argumentos, historias, libros, e incluso una serie de televisión.

“Oro de Rey: Luis Miguel, la Biografía” es tan solo la tercera obra que el autor Javier León Herrera, ahora junto a Juan Manuel Navarro Salinas, escriben sobre la vida del Sol. Ya en 1997 León Herrera publicaba “Luis Mi Rey: La apasionante historia de Luis Miguel” que a los 27 años de vida del interprete se adentraba en los secretos e interrogantes que ya se envolvían sobre su figura. Dicho libro serviría de material para la adaptación de “Luis Miguel, la Serie”, con Diego Bonetta en los zapatos de Micky. Posteriormente, a finales de la década pasada, en 2018, volvería a retomar la vida y obra de Luismi con “Luis Miguel: La historia”. Solo para un par de años después, en motivo de celebrar los 50 giros al sol del cantante puertorriqueño, entregar al mundo “Oro de Rey”. Sin mencionar el resto de las decenas de obras artísticas que se han dedicado a la edificación del Sol.

Luis Miguel es una celebridad enigmática. Con una introducción en la escena artística tan temprana, los conflictos han sido una pieza de desayuno que solo sube y baja a medidas que los años descienden en su espalda. Discusiones familiares, disputas con sus cercanos, malas decisiones financieras, ataques de celos y engaños; son solo un segmento de la historia detrás de los ojos verdes del intérprete de La Incondicional. Y, por lo mismo, una pieza tentadora sobre la que leer, escribir y estudiar.

Considerando todas las aristas que son de dominio público, Oro de Rey ofrece una atrayente premisa sobre la que presentarse al lector. Sus capítulos describen en buen pulso los hechos más trascendentales sobre la vida del Sol. Hacen absorbente énfasis en los puntos de más tracción general en la conversación popular: detalles sobre la tormentosa relación con su padre, y la misteriosa desaparición de su madre. Además de los tensos hilos entre su árbol familiar que tristemente descienden hasta los hermanos del interprete. Frecuentemente el libro divergirá en excusas facilistas para evitar comentar los detalles más sabrosos sobre la vida del cantante. Ya sea porque es material que el autor ya ha explorado en previas entregas biográficas, como porque el escritor decide que es contenido demasiado personal como para divulgar al consumo popular.

De todas formas, en medida general ofrece una sólida ventana a la vida del cantante de La Chica del Bikini Azul“, y mejor aún, hace virtuosa justificación al porqué la música de Micky está en su respectiva altura. La biografía toma afable medida en qué es lo que ha brillado en las múltiples producciones bajo su brazo, y da una vuelta a producciones con textura, capas y una tonelada de talentosas mentes intelectuales. La obra de múltiples artistas que acompañaron, influenció y guiaron al Sol. En sus numerosos detalles, es complejo no vivir una nueva afección por el arte detrás de cada interpretación, composición y decisión estética. La maquinaria detrás del cantante se eleva en tantos pilares que ofrece una revaloración madura por sobre los volúmenes de cada corte y concierto en vivo.

Junto a ella, hay una decente descripción de cada evento que ha marcado el historial de Luismi. Una enumeración de sus parejas, junto a capítulos introspectivos sobre su relación con figuras tales como Mariah Carey y Daisy Fuentes. Hacia el final comenta sobre la labor del interprete como padre, y no teme entrar en terreno crítico al mencionar el notorio abandono y desapego que Luis Miguel ha dejado sobre sus descendientes. Lamentablemente, será común leer burdas apologías a las malas decisiones que habrán marcado la vida del músico, asimismo que sus cercanos. Una terrible línea justifica los ofensivos chistes de los amigos del Sol sobre Mariah Carey explicando que “no había ninguna connotación racista en la broma ni muchos menos”. El comentario iba a que Micky hizo bien al romper con la cantante estadounidense porque de otra forma “la genética le habría traído un hijo con pelo afro y morenito”.

Es decepcionante leer cómo la escritura toma un ángulo gravemente sesgado al momento de dividir culpas entre los conflicto más relevantes de la vida del puertorriqueño. Un hecho que es particularmente desastroso cuando se comenta por sobre sus pasadas relaciones. La obra comentará sobre el carácter celoso del interprete, pero comúnmente en poca gravedad en comparación al trato hacia el mismo Luis Miguel. Es posible —y quizá comprensible— que la obra de su vida no quiera regañar al músico en aspectos tan sensibles. No obstante, múltiples capítulos apiedran las malas decisiones del intérprete, por lo que parece ser una decisión deliberada sobre ciertos eventos, o posiblemente la perspectiva social de los mismos autores permeando sobre la vida del músico.

Aun así, el libro levanta frecuentemente el eterno dolor del interprete de “Amarte Es un Placer” sobre la desaparición de su madre. La falta materna es uno de los cimientos más frágiles en la vida de Micky. Y bien es posible apreciar cómo aquello penetró en tanto su carrera artística, como sus relaciones personales y familiares. Hay diversos párrafos sobre los lejanos enlaces de sangre que es de controversial comentario, y la tesis que la narrativa levanta al trazar la personalidad del músico le da interés al comentario. “Oro de Rey” posee un ritmo sencillo de seguir, aun cuando en algunas ocasiones caiga en frases tribulantes y complejas de entender dada su enrevesada escritura.

Otra gran decepción entre los párrafos de la biografía es la asidua dependencia de otras obras. En lugar de inmersarse en detalle sobre múltiples caras de esta historia, se deshace en excusas del tipo: “esto ya lo revisamos en otro libro”, dejando al lector con lagunas sobre la historia que solo podrán conocerse si se deriva a leer dichas referencias. De esa forma, entra en un territorio complicado, al no ser ni una actualización de la historia del Sol, ya que requiere de leer las previas versiones; ni un nuevo segmento en esta obra, al repetir información entre volúmenes.

A pesar de los problemas, es un decente retrato de la imagen de uno de los ídolos más íconos de América Latina. Luis Miguel es una figura de temprana maduración. Con una perspectiva rimbombante alejada del común denominador del público. Sin embargo, Micky sigue siendo un ser humano. Y como tal, han enfrentado crisis y heridas que solo la verdad misma sabrá cómo seguirá desenvolviéndose con el paso de los próximos años. Hacia el final describe los años más terrible de la carrera profesional de la estrella latinoamericana. Manifiesta un punto ágil al ilustrar como la vida le ha dado una nueva oportunidad al músico, y espera con nostalgia y empatía que podemos leer con optimismo sobre sus nuevas apariciones, en lugar de lástima y decepción.

La biografía de Luis Miguel, como concepto, es una idea a la que nos encontraremos en repetidas ocasiones, y si bien “Oro de Rey” puede no ser su versión definitiva, es una sólida puerta de entrada a conocer las entrañas del interprete. El rey puede haber pasado por tiempos turbulentos, pero sigue siendo el rey.

Cinéfilo enchufado a la tornamesa.

Most Popular

“Solar Power”: Lorde está de vuelta

Noticias

Connect

Respi ramos Música

La música que amas

Te enviaremos lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón