Conéctate con CanchaGeneral

Reseñas

Superchunk – What a Time to be Alive (2018)

Uniendo dos mundos diferentes desde 1989, Superchunk, banda que alterna su sonido entre el punk rock y el rock alternativo lanza su álbum número once llamado ‘What a Time to be Alive’ una verdadera dosis de energía atemporal para un momento en el que la música basada en punk no ha tenido suficientes momentos de lucidez, o lanzamientos que realmente destaquen en la corriente musical del 2018.

La canción que abre el disco y que lleva mismo nombre que éste tiene un sonido similar a como sonaban los Foo Fighters en sus primeros discos, con la diferencia que el tono de voz del vocalista y también guitarrista Mac McCaughan es totalmente diferente, con varias similitudes a la de Perry Farrell de Jane’s Addiction. En términos generales, la canción es un agradable aperitivo por lo que está por venir más adelante.

La primera dosis punk del álbum la trae ‘Lost My Brain’. Una breve pero cruda declaración de principios, tal como recordamos las mejores canciones punk que alguna vez se hayan escrito. La siguiente ‘Break the Glass’ se centra bastante en las guitarras, que mayormente hacen todo lo posible para atraer la atención del auditor, lográndolo con creces a través dinámicos riffs y solos entregados por las seis cuerdas. Junto con ésta, va de la mano ‘Bad Choices’ esta vez con partes de guitarra más prudentes pero con destacables percusiones.

Ya en la mitad del largaduración, ‘Dead Photographers’ es una puesta a prueba para los mismos Superchunk para crear una canción melódica y veloz que sea efectiva, cumpliendo a cabalidad con aquellos términos mediante desequilibrantes solos de guitarras y la adición de guitarras acústicas como base. A seguir, ‘Erasure’ consigue un lugar seguro entre los mejores coros y melodías entregados en el disco, coreando el nombre de aquel grupo ochentero liderado por el carismático Andy Bell. Otra buena sección de riffs y percusiones se lo lleva la más centrada en el rock alternativo ‘I Got Cut’.

La rapidez punk continúa con dos tracks: primero con la muy influenciada por los Ramones ‘Reagan Youth’ y luego ‘Cloud of Hate’, que podría encajar fácilmente en los discos ochenteros de Bad Religion debido a su explosiva  y visceral instrumentación. Ya acercándonos al final, llega ‘All for You’, siendo quizá el tema más completo del disco en términos instrumentales y melódicos. Como punto final, ‘Black Thread’ cierra de manera serena y más cargada a lo acústico, con un coro también memorable.

Tras cinco años de silencio, el cuarteto de Carolina del Norte logra un disco atemporal, breve, visceral y necesario. ‘What a Time to be Alive’ es un momentum musical que hace recordar al auditor cuán importante es el punk rock en nuestra propia paleta musical, o básicamente en lo que escuchamos día a día. Sin dudas, un álbum que podría contentar y unir tanto a los amantes del punk de vieja escuela como a los seguidores del rock alternativo de los 90s.

Lo + leído

La lectura de Gepe de “Amor Violento”

Tendencias

Morrissey le pide al director de Junaeb incluir un menú vegano en su oferta

Tendencias

‘ReMastered: Masacre en el estadio’, ya tiene fecha

Tendencias

Las 20 canciones que cambiarán nuestras vidas, por Liam Gallagher

Noticias

Redes Cancha