Connect with us
  • Reseñas

    Tame Impala – The Slow Rush (2020)

    Más enigmático y distante de la audiencia que abrazó Currents, el nuevo álbum de Tame Impala marca un grandioso regreso para Kevin Parker con una fascinante reflexión universal sobre el paso del tiempo

    Una parte clave de la experiencia humana es que el cambio toma tiempo. Por mucha anticipación que podamos poner, nada nos prepara para el impacto brutal que nos remueve de la vida que conocíamos. ¿Estamos a tiempo para encontrar una nueva dirección? ¿Tomamos las decisiones correctas? ¿Qué se puede hacer cuando no hay vuelta atrás con el pasado? Con una dosis de apropiada de calma y sabiduría, Kevin Parker aborda estas preguntas y más en The Slow Rush, el intrigante cuarto álbum de Tame Impala.

    Esta nueva etapa del proyecto musical australiano se concreta luego de un accidentado proceso, marcado por una grabación obsesiva, insatisfacción con los productos finalizados y un notable escepticismo en sectores de la prensa y la fanaticada. Es por ello, que los primeros segundos de la inmaculada apertura “One More Year” entran en el oído como un suspiro de alivio profundo. Tame Impala continúa evolucionando, sin perder ni un ápice de su puntillismo musical y cautivante energía en este set de 12 excelentes canciones.

    El estatus que Kevin Parker ha cultivado en los años desde el triunfal Currents (2015), entre las colaboraciones con artistas de alto perfil y las presentaciones conquistadoras en varios festivales grandes del mundo, ha conseguido elevarlo a un lugar en el que tiene los recursos necesarios para crear álbumes como declaraciones generacionales, o bien simplemente, desvíos estilísticos radicales. Resulta sorprendente entonces, que el concepto general de The Slow Rush sea una búsqueda existencial compartida por muchos, pero a la vez personal, sencilla y honesta, conjurando la intimidad y moderando la ambición.

    Esta premisa queda más que clara en la devastadora “Posthumous Forgiveness”, una examinación de la confusión y tristeza que Parker experimenta ante la relación distante con su difunto padre. La decepción evidente en el primer tramo de la composición da paso a un momento de reflexión, donde el músico reconoce también la lucha personal de su progenitor y el anhelo de un reencuentro que ya no podrá ocurrir. Es posible, que entre los varios momentos de vulnerabilidad, este sea el más crudo.

    “una búsqueda existencial”

    El intenso ejercicio introspectivo de The Slow Rush puede parecer agotador, pero la detallada exploración lírica de Parker brilla por no descender ni un solo segundo al territorio de clichés mal ejecutados. La conversación gira en torno a tópicos universales, tales como la nostalgia y las relaciones del pasado (“Lost In Yesterday”), enfrentar la ansiedad (“Breathe Deeper”), la importancia de movernos hacia adelante con nuestras vidas (“Tomorrow’s Dust”) y el peso de las acciones y sus consecuencias (“One More Hour”). Cada oyente que decida revisar las letras del disco podrá encontrar al menos un punto que los identifique.

    La tesis del mismo disco yace en el centro de “It Might Be Time”. Una pieza heredera de las sensibilidades melódicas de Supertramp, esta composición actúa como un clímax de confrontación. Parker se da cuenta que la gente en su vida se mueve a nuevos destinos, que la magia de un momento no puede extenderse por una vida completa, y que a menudo, los procesos de sanación no son definitivos (“¿Acaso saben ellos que nada dura para siempre?”). Es una bestia sonora, con sus sirenas de Kill Bill, tambores caóticos y explosivos, sirviendo casi como un sumario de todo lo que Tame Impala ha hecho a este punto y abriendo simultáneamente la puerta para el próximo destino.

    El más reciente esfuerzo del proyecto no se sostiene únicamente con la intención comunicativa de sus líricas. El híbrido de pop psicodélico, que ha sido diseñado con meticulosidad durante más de una década, continúa explorando las sensibilidades eufóricas del dance y la electrónica. Así mismo, el empleo de percusión en bongos y beats sugiere una relajación que ofrece una contraparte a la energía ansiosa del álbum, mientras las melodías conjuran una atmósfera emotiva, caleidoscópica, de una calidad eterna. De este material se hacen los grandes clásicos.

    “¿Acaso saben ellos que nada dura para siempre?”

    Es probable que esta elección de sonido continúe exacerbando la petulancia de fanáticos que acusan un abandono de las raíces de Innerspeaker y Lonerism, pero además, en un golpe maestro, Kevin Parker hace más confusas las expectativas que el público se imaginaría de alguien que profesa buscar convertirse en el próximo Max Martin del pop, demostrando una impecable ejecución de elementos musicales que desafían a las estructuras demandadas por el formato radial y la viralidad de la era del streaming.

    The Slow Rush es un álbum pesado, impenetrable al principio, pero nuevos significados florecen con cada repaso, puesto que es una pieza con un increíble valor de replay. En esta misión, Kevin Parker ha creado una obra artística que no sólo borra cualquier trazo de dudas sobre el futuro de Tame Impala, sino que también quiebra nuevas barreras en la búsqueda por crear algo de significados compartidos, donde la audiencia pueda sentirse identificada y establecer un lazo de crecimiento y sanación. Esperemos que no tengan que pasar otros cinco años para poder ver qué nuevo y emocionante camino tomará este emblemático acto musical.

    Tame Impala – The Slow Rush (2020)
    9 Promedio
    9 La Cancha (2 Votos)
    Nota Final9
    Qué opina la Cancha? Vota!
    Sort by:

    Be the first to leave a review.

    Verified

    Show more
    {{ pageNumber+1 }}
    Vota!

    Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

    Periodista. Colaborando desde la Cancha.

    Most Popular

    ABANDONADOS ABANDONADOS

    Sename: El programa de abandono integral de menores

    Jerga literaria

    ¿Por qué no nos debería extrañar que Bad Bunny gane un premio a Mejor Compositor?

    Opinión

    Zoé estrena nuevo adelanto de su próximo disco

    Noticias

    El visitante, Stephen King El visitante, Stephen King

    El Visitante, Stephen King (2020)

    Jerga literaria

    Advertisement
    Advertisement
    Connect