Connect with us

Entrevistas

black midi o cómo quebrar el post-punk y rehacer el futuro

Conversamos con Cameron Picton de black midi, quien nos permite dar un vistazo al atrayente vórtice de su creatividad e intereses.

black midi 2021

¿Cómo definir a black midi? Hasta hace algunos meses podríamos haber escrito algún artículo de cómo el joven conjunto empujaba los límites del post-punk, pero a vísperas de “Cavalcade”, su último álbum de estudio, nos encontramos con una nueva e inesperada dirección sonora mucho más compleja. Jazz-rock envuelto en alma progresiva y emocionantes baladas. El nuevo sabor de black midi inquieta y se despoja de las etiquetas con las que se envolvió en su explosivo “Schlagenheim”. Motivo de este próximo lanzamiento, nos hemos reunido en entrevista con el conjunto, para conocer en detalle su proceso y aficiones. 

Nos topamos con el percusionista Morgan Simpson vía zoom, quien de forma breve y alegre nos da su saludo y despedida: su turno acabó. Para nosotros, el embajador no fue otro que Cameron Picton, voz de “Slow” y dueño del poderoso Rickenbacker que sacude los graves del conjunto. Luego de un primer saludo cordial, Cam nos cuenta que tanto él como su familia gozan de buena salud: “Todo parece bien de momento en Inglaterra, estamos en los niveles más bajos del total de la pandemia”. 

Al iniciar la ronda de preguntas, le consultamos por las distintas circunstancias en las que se grabaron sus álbumes, su debut del 2019 y “Cavalcade” trabajado en contexto de pandemia. “‘Schlagenheim’ fue producido por solo una persona, y aunque fue creado en un amplio periodo de tiempo, grabamos la gran mayoría en una semana. Grabamos la primera canción alrededor de marzo del 2018, luego grabamos algo más en agosto, y terminamos el resto en noviembre”. Respecto al proceso de crear un álbum en pandemia, nos cuentan que a pesar de los inconvenientes tuvieron “mucha más confianza en el estudio, donde la restricción más compleja fue la imposibilidad de grabar en Estados Unidos, pues por la pandemia tuvimos que buscar en Reino Unido e Irlanda”.

Al mencionar Inglaterra, despierta la curiosidad por cómo el contexto –y con mayor precisión, lugares como el Windmill y la escuela que les formó– ha afectado en su desarrollo. Todos los miembros se conocieron en el BRIT School, “la única escuela gratuita de arte performático en el Reino Unido. Allí teníamos muchísimo tiempo de ensayo, lo cual es invaluable considerando que las salas de ensayo en Londres son difíciles de conseguir, y por lo demás bastante caras. Cuando tienes 16 o 17 no tienes realmente el dinero para gastar en cuatro horas ensayando un par de veces a la semana si tienes suerte”. Y luego de esta etapa formativa, el acceso directo que ofrece Londres a la Industria Musical les fue, a lo menos, “útil, pues si fuéramos de Manchester u otra parte del norte, podría haber tomado más tiempo que nos notaran”.

En esto, el Windmill ha cumplido un rol esencial para el desarrollo del conjunto, venue que definen como un lugar muy “valioso porque estás aprendiendo de todos, y si consigues un buen grupo de colegas y luego de otras bandas, puede haber un impulso mutuo. Y cuando ves a alguien presentando dices ‘vaya, eso es muy bueno, no habría pensado en hacer algo así’ y luego te dices ‘debería hacer algo así y mejorarlo’. No como una competencia, sino que todos nos damos apoyo para hacer la mejor música posible”.

Es allí donde se han creado interesantes instancias, como lo ha sido la intrépida colaboración de “Black Midi, New Road”, en largos y explosivos jams que tuvieron ocasión durante el 2020. Un interés mutuo entre dos bandas acogidas por este venue, espacio en el que “hay un conjunto de personas, donde supongo que uno de los más prominentes es Black Country, New Road; pero hay un montón de otras cosas. Y es que hay muchísimas bandas que han pasado por el Windmill en los últimos, digamos, 15 años, por lo que no es algo específico a estos años recientes”.

Y en lo que esta colaboración respecta, hay una sencilla premisa que le abre el paso: “básicamente es divertido tocar música con tus amigos, eso es todo. Estar en una banda, o al menos cuando recién comienzas una, es porque quieres hacer música con tus amigos”. Cameron evidencia la positiva cualidad de estos encuentros, y que es “bueno para nosotros y para ellos que a ambos nos esté yendo bien. Es bueno también que ellos sean un grupo de amigos, porque tienes dos bandas que vienen de la misma escena — bueno, no escena, más bien del mismo lugar, de la misma época, y sería un desperdicio que hubiera rivalidad. En realidad es bueno que seamos amigos”.

La nueva era de “Cavalcade

Retomando a black midi, el conjunto se ha armado de una demencial línea visual gracias a sus últimos videoclips, “John L” y “Slow”, dirigidos respectivamente por Nina McNeely y Gustaf Holtenäs. “Creo que sabemos lo que nos gusta. No le dijimos a Gustaf o a Nina que queríamos que los videos lucirán de una u otra forma”, señala Cameron respecto a su rol en los clips. Optan por dejar fluir la libertad expresiva de cada artista, al “confiar en su buen gusto, que harán las cosas bien, y los dejamos ejecutarlo. Obviamente a veces tendrás observaciones por un motivo u otro, pero ninguno de nosotros es un artista visual o editor de videos; no tenemos experiencia en eso, no somos coreógrafos o animadores.” 

Es este tipo de dinámica que también remite al trabajo con músicos colaboradores, pues independiente de sus virtudes musicales, asumen que “ninguno de nosotros puede tocar bien el saxofón, así que por qué arriesgaríamos eso. Conseguimos a nuestro amigo, que es uno de los mejores saxofonistas que conocemos y dejemos a él hacerlo. Lo mismo en el teclado: Geordie puede tocar muy bien, pero Seth [Evans] es mejor que cualquiera de nosotros en él, y sabe cosas que ninguno de nosotros sabe. Es eso, confiar en otras personas para hacer un buen trabajo y no tratar de microgestionar todo”. 

La nueva era de “Cavalcade” parece generar un gran contraste con el trabajo previo del conjunto, donde poco a poco sueltan el caótico descontrol que les caracterizó, abrazando ahora un tipo de composición mucho más organizada y meticulosa. Al respecto, nos cuentan que “Schlagenheim” fue “mucho más innato para nosotros, gran parte fue improvisada y luego tuvimos que ensamblarlo; como un patchwork o una escultura, donde fuimos pegando parte por parte para que encajaran”. Y en su último trabajo de estudio, el proceso ha sido similar en algunos de los tracks, aunque “la mayoría fueron compuestos o ensamblados y mucho más pensados. Esta vez nos preocupamos mucho más de la estructura, de las armonías”.

Lo anterior es parte de lo que define a “Cavalcade”, un álbum donde buscan un sonido mucho más “dinámico, en que los altos fueran más altos, los graves más graves, y los silencios más silenciosos. Además de una masiva profundidad emotiva, lo que creo que conseguimos”. Una nueva era que ofrece un agitado y oscuro paisaje surreal; los peaks abundan, y es difícil decidirse por momentos favoritos. A pesar de lo último, Cameron se ofrece a escoger sus tracks preferidos, y posterior a un largo silencio, responde que es “probablemente ‘Dethroned’. Es difícil porque me gustan todas: ‘Ascending Forth’, ‘Slow’, ‘Diamond Stuff’ son todas a mi parecer muy buenas canciones”.

“Claro, íbamos a tocar en Santiago, estaba realmente emocionado de poder ir”.

Los shows en vivo también emergen como un inevitable tópico, producto de una Inglaterra que paulatinamente ha dado el visto bueno a presentaciones masivas. La banda ya programó fechas para este año, con USA, Europa y Reino Unido a la vista, gira que esperan poder llevar a cabo aunque saben que necesitan “estar vacunados antes de eso. En Reino Unido tenemos este show en mayo, y si los casos de COVID se mantienen bajos, deberíamos poder hacerlo”. Un black midi que quiere devorar el mundo e “ir de gira a todos lados, no solo Europa, Norteamérica o Inglaterra”. En esto aparece la cancelada gira sudamericana que programaron para el 2020: “Claro, íbamos a tocar en Santiago, estaba realmente emocionado de poder ir”.

Antes de liberar al entrevistado y entregarle los agradecimientos correspondientes, disparamos una rápida pregunta: ¿Meme favorito?, interrogante que hace vacilar a Cameron por un momento, para luego asumir que “hay tantos que no sabría. Todo lo viral es ahora un meme, se hizo difícil reconocerlos. Elegiría a uno de los originales, los clásicos del 2011”. Le preguntamos si se refiere a los pioneros; “exactamente, memes-retro, nada de esta mierda nueva”.

Al terminar, quedan las reflexiones y anécdotas de un conjunto que, aunque humilde y modesto, muestra una inmensa ambición. Quieren aprovechar su lugar en la historia mientras desbordan energía a chorros. Sin lanzar aún su segundo LP, ya están en proceso de finalizar el tercero. Mientras tanto, recordar que “Cavalcade” debuta el próximo 28 de mayo, arrastrando un hype que incrementa día a día. Promete ser un momento clave no solo del 2021, sino también en la historia de la banda: un sophomore album que debe estar a la altura de su aclamado debut. Esperamos a un black midi que trae de todo, entre energía joven, rabia cruda y una llamativa inclinación por retorcer las definiciones de su sonido. 

Written By

Artista visual. Expandiendo los gustos de la Cancha General.

Most Popular

The Black Keys de fiesta: se anuncia reedición de El Camino

Noticias

Magdalena Bay, el dúo que debes conocer: escucha “You Lose!”

Noticias

“In the Gloaming”, la gema pulsante de Trentemøller

Noticias

Stereo Génesis: Nación en Vivo, los Registros de la Música Chilena

Noticias

Connect

Respi ramos Música

La música que amas

Te enviaremos lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón