Connect with us
  • Entrevistas

    Cigarbox Man: “Sentirse parte del mal menor es no hacer nada para ayudar”

    Felipe Úbeda es un músico con una misión clara y definida. El cabecilla del conjunto en ascenso nos comenta un poco sobre el nuevo sencillo, sus primeras experiencias en vivo, su otro proyecto personal y la importancia de cambiar nuestra relación con el medio ambiente.

    Foto: Prensa

    Tal como le pasó ya a varios músicos en el mundo entero, a Felipe Úbeda se le complicaron algunos planes producto de la pandemia del COVID-19. Pero el compositor, cerebro detrás del grupo Cigarbox Man, no se preocupa, sino que se ocupa. Luego de un positivo 2019 que vio la publicación de su primer EP, Solomon, su debut en el Acer Stage de Lollapalooza y varias otras presentaciones en vivo, la banda está comenzando a desechar las pieles del rock psicodélico y reescribir los cimientos de su música.

    A poco más de un año de su lanzamiento, Felipe ve a Solomon como “la última pieza del rompecabezas”, luego de un proceso extenso en el que el guitarrista expandió su proyecto solitario a un conjunto de músicos e intentar consolidar una identidad propia. “Solomon fue básicamente armar la banda, crear química entre todos, poner todo el esfuerzo en salir en el medio chileno, que como sabemos no es fácil”, resume al respecto.

    Felipe comenta que ha continuado escuchando estas canciones desde que salieron, “y estando muy feliz y conforme del trabajo que hicimos con los muchachos”. Dicho eso, él también reconoce que su intención musical en el momento ha cambiado desde entonces. “Yo partí influyendo mucho el camino de la banda con el blues. Entonces era algo medio extraño, porque ninguno de nosotros era exactamente un blusero de nacimiento”. Solomon, por lo tanto, vendría siendo un punto final para esta incursión inicial.

    En la actualidad, Cigarbox Man comprende al guitarrista Paolo Murillo (ex Julia Smith), Nicolás Ferrada en los teclados, el ex bajista de Los Bunkers, Gonzalo López, y a Eduardo Quiroz, colaborador de Pedropiedra y Pillanes, tras la batería. Este es el conjunto que ahora mismo promueve “Mal menor”, una declaración de principios que marca una movida hacia el campo del pop rock y una intención clara de agenda social.

    Vas a estallar

    Dos años atrás, Felipe Úbeda, entonces el Cigarrito original, tocaba sus canciones en el Metro, como parte de la iniciativa Música a un Metro. Más tarde sería condecorado como el mejor músico del Metro, y accedería a un contrato por la grabación de un sencillo con el sello Universal. De sus experiencias en el Metro, Felipe tiene “recuerdos maravillosos, porque en esa época, iba derechito a ser un ingeniero comercial amargado, y las ventanas de clases en el Metro con mi Cigarbox me salvaron de lo que nunca quise ser”.

    Es precisamente en una anécdota ocurrida el Metro donde se origina el concepto de “Mal menor”, el nuevo sencillo del quinteto. “Estaba volviendo a mi casa, y me encuentro a un abuelo que venía con su nieto. Pasa que el caballero tenía un celular, y el niño se lo pedía a cada rato, se lo quitaba, insistía y se ponía a gritar y llorar. El tipo venía hecho mierda, se notaba que había estado trabajando todo el día”, recuerda el músico. “Me dejó pensando en que estamos influenciando de tal manera, que hasta los niños pierden el norte. Si la persona más genuina y feliz con su simpleza está dependiendo de la tecnología y las cosas materiales, teniendo esa ambición por volver a usarlas, es porque la sociedad está tomando un camino equivocado”.

    En el estudio, la canción cobra vida propia luego de varios meses de sesiones frustrantes. “Habíamos tratado de sacar unas dos o tres canciones durante unos meses y nadie le gustaban. Estábamos chatísimos. Y un día, Paolo se pone a tocar un riff y yo empiezo a seguirlo, y empezamos a sentir una vibra medio funky que nos encantó”, explica sobre la composición musical. “En cosa de semanas teníamos la canción armada entera. Todos los cigarritos son muy buenos en la improvisación. Aunque más que improvisación, es un origen orgánico, natural, que es como se vivieron las cosas.”

    También en un momento, el compositor resalta la contribución de Álvaro López, el vocalista de Los Bunkers, quién apoya en vocales durante la canción. “Creo que hubo una conexión importante con él, y su voz quedó súper conectada”, comenta Felipe con gratitud. “Fue un honor trabajar con él y con todo el equipo. Finalmente aprender de alguien como él fue algo súper bacán”.

    El lanzamiento de “Mal menor” se vio postergado en varias ocasiones, siendo afectado también por el estallido social y el brote de coronavirus. Este último impactó directamente a la grabación del vídeo. Pero en el espíritu optimista del sencillo, una satisfactoria solución se presentó en el camino. “Estábamos a días de grabar cuando se decretó la primera cuarentena. Decidimos cortar nuestra idea con la productora y hubo que reformular el vídeo”.

    Camila Urban, directora del clip final, presentó a Felipe y los cigarritos unas muestras de rotoscopía que finalmente formarían parte del video. “Al principio me habían gustado mucho”, cuenta, “pero no era lo que buscaba. Pero en marzo pasado, la Cami me enseña cómo había evolucionado su técnica, y quedé asombrado. Ella inmediatamente se puso a trabajar, en conjunto con otros audiovisuales en Punta Arenas, Las Condes y Puente Alto. En un tiempo récord lograron pintar alrededor de 3000 cuadros a mano, sin nada digital. Eso crea esta sensación análoga medio setentera”.

    Cigarbox-Man_Alvaro-Lopez

    “Mi segundo regalón”

    Todos los aprendizajes que Felipe ha encontrado en su camino lo han llevado a comenzar a posicionarse como un referente de la cigar box guitar en la escena chilena. Pero lejos de ser una primicia momentánea, el joven artista, empeñado en usarla como un canal de conexión, ha emprendido un curioso y motivador proyecto paralelo a su carrera musical.

    La Cigarbox School, una iniciativa que busca entrelazar tecnología, música y sustentabilidad, se ha llevado a cabo en tres instancias, en colegios de Maipú y Colina, luego desembocando en un taller para niños realizado en la Ecoferia de La Reina. A través de esta instancia, el músico invita a los chicos que se interesen a crear sus propias cigar box guitar con objetos reciclables.

    “Los niños quedan pero sorprendidos con el resultado. Ellos probablemente piensan, ‘pero, ¿una guitarra con una lata de bebida, un palo de escoba y una abrazadera de manguera, más encima de una cuerda? ¡Va a sonar pésimo!’”, relata el cantautor. “Pero cuando se dan cuenta de que sí suena, que es un sonido que nunca antes han escuchado y que es muy fácil de tocar, hay una motivación intrínseca e importante. Estoy súper con las experiencias que hemos tenido”.

    En un principio, el proyecto comprendió una alianza con el FabLab de la Universidad Católica, donde también se incorpora la impresión en 3D de piezas para la guitarra, hechas con filamentos de plástico reciclado. “Diseñamos la guitarra en 3D, imprimimos en vivo las piezas con los niños, y a través de ítems súper icónicos del reciclaje que ellos traigan de la casa, los acoplamos a estas piezas, y todo esto le da vida a la cigar box guitar”, explica. “Cuando los niños se conectan con estas experiencias, se motivan a reciclar. Es una experiencia que los marca”.

    Obviamente, la cuarentena establecida impide la realización del taller por ahora, pero eso no detiene a Felipe para pensar en formas de expandir esta iniciativa. “Con la banda hemos pensando en hacer una gira que combinara limpiezas de playa y de bosque con armados de guitarra y shows en vivo. Ese es nuestro objetivo, que la sustentabilidad sea igual o más importante que nuestra música, y finalmente, asumir la responsabilidad que tenemos como personajes públicos de acercar a la gente a algo que es sumamente necesario.”

    Lo que es claro, es que el proyecto sigue en marcha. “Estoy muy motivado para que cuando acabe la cuarentena, podamos seguir con este proyecto”, cuenta. “Es mi segundo regalón, por decirle de alguna forma”.

    Conciencia Cigarbox

    Uno de los valores centrales en la ética de Cigarbox Man es el compromiso con el reciclaje y el cuidado del medio ambiente, punto que ha atraído la atención de tanto la prensa como la creciente audiencia del grupo. Felipe cultivo estas prácticas luego de su experiencia residiendo entre Nueva Zelanda y Australia en 2015, aprendiendo del estilo de vida sustentable que descubrió allá. Un encuentro transformativo con el músico local Juzzie Smith fue clave en el descubrimiento de su instrumento insignia, la cigar box guitar.

    El líder de los Cigarritos mira con preocupación lo que considera como “una crisis en donde no tenemos los suficientes brazos para combatir”. Con las autoridades nacionales enfocadas en la crisis de salud, se dificulta el accionar para enfrentar al cambio climático y sus consecuencias. “Pero yo creo que en el futuro, en uno a corto plazo, nos vamos a dar cuenta de cómo empiezan a cambiar las estadísticas respecto a los números medioambientales y nos vamos a empezar a preocupar de manera exagerada de nuestros hábitos como sociedad”, añade sin embargo.

    “Soy súper positivo al respecto, porque la genialidad humana que hemos visto en tiempos de cuarentena, para poder salir adelante con soluciones creativas sin precedentes, es lo mismo que vamos tener que aplicar en nuestros hábitos respecto a la sustentabilidad. Va a haber un tiempo de reflexión importante en esta pandemia. Creo que hay muchas personas jugándosela por crear un Chile mejor en términos ambientales, y cada vez van siendo más, a medida que nos damos cuenta de la cagada que teníamos antes.”

    El optimismo que el músico transmite tiene también su ojo crítico. “Nosotros tenemos que ser parte del cambio, porque en el peor de los casos, si esta realidad pasa desapercibida, es nuestro fin como sociedad, sentencia con severidad. “Significa que ni siquiera con una crisis de este nivel pudimos darnos cuenta de algo tan palpitante, como lo es este respiro que necesitaba nuestro mundo, ni lo mal que lo estábamos haciendo en ese sentido”.

    Felipe espera que el cuestionamiento de “Mal menor” aterrice en quiénes la escuchen, y que sea tomado en serio. “Sentirse parte de un mal menor es no estar haciendo nada para ayudar. El mundo está enfermo. En cómo nos estábamos comportando con el medio ambiente, lo estábamos haciendo pésimo. No mal, pésimo”. Es por ello, que Cigarbox Man toma su plataforma para invitar al cambio personal y comunitario. “Tiene que ser un cambio radical y verdadero. No puede ser algo a corto plazo.”

     

    Periodista. Colaborando desde la Cancha.

    Most Popular

    Mujeres Guerreras_ Bloque Feminista Mujeres Guerreras_ Bloque Feminista

    Músicas que le declararon la guerra al estereotipo de la mujer perfecta

    Opinión

    ABANDONADOS ABANDONADOS

    Sename: El programa de abandono integral de menores

    Jerga literaria

    Los mejores discos del 2020 (hasta ahora)

    Listas

    Björk sube su extensa discografía a Bandcamp

    Noticias

    Advertisement
    Connect