Conéctate con CanchaGeneral

El próximo 6 de septiembre Dread Mar-I vuelve a Chile con un show en solitario; uno donde en sus propias palabras “lo dejará todo” y repasará clásicos, temas nuevos y, “canciones olvidadas”. Sobre eso y diversos tópicos nos sentamos a hablar con el músico argentino cuyo verdadero nombre es Mariano Castro.

No oculta su fanatismo por Astro y la figura de Andrés Nusser; su respeto a Gondwana y; lo que es para el “la muerte de los géneros” a causa del indie. Pero Castro también repasó sus polémicos dichos sobre Gustavo Cerati a pocos días de su fallecimiento por causas que “son una mierda”. ¿Resultado? Medio país en contra suya al tildar que al ex Soda Stereo “lo mató su ego”. Puedes revisar todo esto y más a continuación:

Son ya varias visitas a nuestro país. ¿Cómo ves el desarrollo y panorama actual del reggae en nuestro país?

-Hace ya unos años que lo que veo en toda América Latina es que el reggae ha crecido mucho. Se ve que mi propuesta gusta, porque realmente tocamos en muchos lugares. Acá en Chile desde el comienzo, por tener un poco más de cultura que en otros lugares, te reciben mejor. La explosión de Gondwana en los 90/2000 acá en Chile fue muy grande y el movimiento de reggae creció muchísimo y la gente aprendió bastante. Entonces al momento de elegir tienen un criterio sobre qué escuchar y sabes que no puedes venir a vender algo que no es bueno. Eso es lo que me gustó de acá; aprendí de inmediato lo que pasaba en Chile.

En un momento era mucho más ortodoxo, sobre todo con el rastafarismo. Esa parte fue bastante cerrada. Cuando uno se mete en esos temas cree que su verdad es la única verdad. Esa impresión nos llevamos: muchos dreadlooks, mucho rasta y ellos se fijaban cómo estabas vestido, que comías, que fumabas. Hoy me parece que está todo más tranquilo y la gente elige música porque está buena y ya. Eso también pasó en mi país (Argentina) y está buenísimo. La energía que se vivía en ese momento era como… “nos miraban de otro lado”, no te elegían precisamente por tu música.

¿De todos los viajes acá, has conocido alguna banda chilena que se ha robado tu atención?

-Le presté más atención al indie que al reggae. Me gusta Astro y esas bandas más modernas/indies. Hoy la gente elige la “música” no importa tanto por el género, los que escuchan reggae pueden escuchar esa música como el pop. La música es música, no tiene por qué tener esa forma cerrada de “tener una cultura”, de que si no escuchas lo mismo que yo y no eres parte de esa cultura no hablo contigo. Eso no sirve.

En ese sentido puedo entender que disfrutaste bastante tu estadía en Lollapalooza 2013…

-Vi a todas las bandas que te puedas imaginar, además yo no estaba tan fuerte acá en Chile y fui a caminar por ahí, cosa que no puedo hacer en ningún lado-. Al otro día (domingo) como nos íbamos de noche me vine también al Parque a ver bandas. A mí me gusta la música en general; si elijo reggae es porque es lo que siento, lo que me sale y lo que me gusta al momento de componer. En Chile está habiendo esa apertura; no hay gente que te juzgue por lo que te estás haciendo.

Hace un tiempo hablé con Morodo, artista que sigue tu misma línea y me comentó lo entusiasmado que estaba de su colaboración con Movimiento Original. Por tu parte, ¿tienes a alguien en mente?

-No. La verdad es que con el cantante de Astro (Andrés Nusser) intercambiamos e-mails en Lollapalooza (2013), ya que a me gustaría invitarlo a hacer un disco porque su voz me parece súper particular. Después no se pudo porque está trabajando muchísimo y yo también. Por una cuestión de dinámica no se pudo.

Entonces puedo entender que no hay planes cercanos con Andrés…

-Eso es en cualquier momento. A mí lo que me interesa es que se fusionen las cosas, que el género no deje ser el género pero si yo te puedo invitar a cantar en mi base de reggae y tú me puedes invitar a cantar indie, entonces yo me adecúo para cantar indie. Quiero que él venga y cante reggae. Eso es lo lindo. Si él hace lo que siempre hace, ¿dónde está el secreto? La idea es que busque la vuelta para insertarte en ese género.

Sería bastante interesante ver su mezcla.  Quizás que sale ahí…

-A mi él me gusta más con una guitarra solo que con una banda detrás.

Hace un tiempo afirmaste que “En el Sendero”, nombre de tu último disco se debía a la tranquilidad y paz que habías encontrado. ¿Hoy en día sigue siendo así?

-Creo que sigo mejor, más consciente aún. Lo afirmo todos los días. Quiero seguir viviendo la vida de ahora en más. No tengo más ganas de volverme loco, que todo sea una locura, algo que no puedas controlar. Quiero trabajar un montón, disfrutar un montón y descansar un montón.

Algo que me llamó profundamente la atención, es el motivo por el cual se sentaron a hacer un nuevo disco: según tus propias palabras el agobio, aburrimiento de tocar las mismas canciones y que en definitiva les pasó la cuenta.

-Es lo que pasa en cualquier ámbito de trabajo. Cuando te enfocas sólo en eso te agobias. Y eso es lo que nos pasó; estuvimos tres años tocando más de 100 shows al año. Era una locura, no sabíamos dónde estábamos, qué aeropuerto pisábamos. No quiero vivir eso; quiero ir un día antes al lugar y recorrerlo. Tomarme las cosas con más calma es la forma en que quiero trabajar. Ahí es cuando surgen ideas, se crean espacios.

Bajo esa perspectiva puedo entender que te gusta bastante ser independiente…

-Sí claro, exactamente eso es lo que me gusta.

En ese sentido, ¿que opinas de la afirmación de varios representantes del indie que señalan que dicho concepto está muriendo?

-Lo que está muriendo es el género de música. Está muriendo lo que es rock y llamarlo rock, lo que es indie y llamarlo indie. Están empezando a haber bandas/artistas que hacen un tipo de música; la gente normal no sabe que es lo que le estás hablando, no sabe que lo que tú escuchas es indie. No es que muera un género, están muriendo los géneros de música. A la gente no le interesa ver “si el hip hop es hip hop”  o “el pop es pop”. La mayoría escucha una banda por que le gusta y no le importa qué clase de música hace. No están llevando mucho la bandera. En un momento solo había esa bandera; si eras de rock de rock y el pop por allá. Viceversa con el pop y rock. Hoy ya no pasa eso, un artista de rock puede hacer pop/hip hop y mezclarlo con indie y pop. Eso es lo que hizo el indie “hacer una forma libre de hacer música”, independiente del género. En ese sentido el indie no creo que muera.

¿Responsabilidad compartida entonces?

-Los músicos están más abiertos. Yo escucho lo que escucho y hago la música que hago y es así, todo lo volvemos más deporte. El arte no es como eso; no hay nada que competir o llegar a una meta. Se vive todo el tiempo, todo el día.

¿Qué paso con el tema Cerati cuando dijiste que “lo mató su ego”?

-Para mí estaba aportando un mensaje a la gente que se dé cuenta de eso. ¿Estás seguro que tus amigos son tus amigos y te cuidan? Ya aprendí; me equivoqué una vez en hablar algo que pensaba y sentía y no lo vuelvo a hacer. Hablo de lo que hago, no de mi vida privada.

¿Se sacaron de foco tus declaraciones?

-Todo el mundo estaba pendiente de quien decía algo de Gustavo en esa época. Había pasado una tragedia terrible: perdimos a uno de los mejores de todos los tiempos por causas que son una mierda. Yo hablé con un amigo, me expresé porque tenía ganas, y fui yo el culpable. Fui el hombro de todos los que tenían ganas de llorarlo. Me lo banqué y le hice llegar a su familia de que yo el respeto lo tengo por ellos. Esas son las cosas de porque no me gusta tanto la prensa, no me gusta el amarillismo. Yo no escucho radio, no miro el noticiero, no sé lo que pasa en mi país. No me interesa porque creo que eso te quema la cabeza, a la gente específicamente. Yo diría que 60% de la información es mentira y es inflada para crear algo en la gente, un morbo. Yo no alabo esa situación.

Volvamos al tema más musical. ¿En qué quedaron tus ganas de ir a grabar un álbum a Jamaica?

-Las ganas siempre están. Hay que organizarse un poco para ir; Jamaica no es un país que lo conozca tan bien. Las experiencias que tuve yendo a grabar fueron increíbles pero fui a grabar una canción. Mis discos tienen muchos temas, no pretendo grabar pocos. Me gustaría conseguir a varios productores que formen un álbum, cosa que no he hecho nunca. Es difícil, de hecho los artistas que más me gustan de Jamaica tienen varios productores.

Para ir cerrando, ¿qué podemos esperar de tu show en el Caupolicán?

-Venimos a festejar son 10 años de mi carrera. Vamos a tocar la primera vez esa especie de show acá, habrá más integrantes en la banda (cosa inédita). El concierto va a durar más de dos horas. El setlist tiene como 35 canciones. Tendrán todos los hits, temas nuevos y temas viejos que la gente nunca escuchó en vivo.

Imperdible entonces.

-Voy a dejar todo.

Las entradas están a la venta por sistema Ticketek siendo galería ($18.000) la única localidad disponible.

Lo + leído

Ases Falsos: La magia del DVD

Conciertos

La lectura de Gepe de “Amor Violento”

Tendencias

Morrissey le pide al director de Junaeb incluir un menú vegano en su oferta

Tendencias

La Florería: el ‘carnaval de la vida’, que nace en Bellavista y apuesta por la música chilena toda

Editorial

Redes Cancha