Connect with us

Séptima Cancha

Emma: La redefinición de una comedia color pastel

“Emma Woodhouse, handsome, clever, and rich, with a comfortable home and happy disposition, seemed to unite some of the best blessings of existence; and had lived nearly twenty-one years in the world with very little to distress or vex her.” 

(“Emma Woodhouse, guapa, inteligente y rica, con un hogar confortable y una disposición feliz, parecía unir algunas de las mejores bendiciones de la existencia; y había vivido casi veintiún años en el mundo con muy poco para angustiarla o molestarla.”)

Así comienza Emma, tanto la novela de Jane Austen que data de 1816, como la más reciente adaptación cinematográfica de Autumn de Wilde del mismo nombre. Han sido dos siglos en los que la literatura ferviente de Austen ha transformado nuestro alrededor en una secuencia de ávidos momentos poéticos poniendo así sus novelas en el centro de la literatura clásica del siglo XIX. Inevitablemente entonces, hemos atravesado una infinidad de adaptaciones a la pantalla grande, materializando celestiales personajes en formas cercanas. Autumn de Wilde ha tomado la difícil misión de traer a Emma una vez más a la vida, esta vez con una visión que simplemente redefinió esta comedia de la clase aristocrática: con olores que salen desde los más suaves pasteles, Emma es ya un clásico contemporáneo burbujeante y lujoso.

Emma fue la última novela de Jane Austen publicada en vida, narrando en esta ávida historia el acontecer de familias nobles que residían en la ficticia villa rural de Highbury en donde atravesamos: Hartfield, la casa de los Woodhouse; Randalls, el hogar de los Weston y Donwell Abbey, la residencia de Mr. Knightley. En los pasajes de esta magnífica aparición literaria, atravesamos las decisiones y rutinas de nuestra heroína en colores pasteles, Emma Woodhouse, quien se rehúsa al matrimonio al mismo tiempo que se divierte en emparejar a sus conocidos. A grandes rasgos, esta narración se adentra en la juventud aristocrática vanidosa y superficial como también en los malentendidos románticos, dejando un amplio escenario para el desarrollo de esta comedia de costumbres.

Es importante mencionar el género al que se abstiene esta novela, ya que es la cúspide tanto para la escritura de Austen como para la literatura inglesa del siglo XIX. La comedia de costumbres (comedy of manners) también conocida como comedia anti-sentimental, es un estilo literario que tiende a satirizar los modales y prácticas de las sociedades contemporáneas – en este caso la Inglaterra rural georgiana – y cuestionar los estándares sociales. Para ello la autora se nutre de personajes fuertemente ligados a los estereotipos de clase  para hablar de problemas como el matrimonio, el sexo, la edad y el estatus social. En este sentido, podemos ver como Emma Woodhouse representa a una vanidosa joven de alta alcurnia, Harriet una joven estudiante sin conexiones, Mr. Woodhouse un padre extremadamente preocupado e hipocondríaco, Miss Bates a una adulta soltera y a cuidados de su madre; satirizando y exagerando de esta forma, el actuar de esta reducida sociedad rural.

La adaptación más conocida, y quizás hasta aclamada de esta comedia, es precisamente la de 1996 protagonizada por Gwyneth Paltrow; la cual si bien es muy apreciada por los lectores de Austen tiende a sobre ridiculizar la trama y los personajes. A pesar de ser comedia, esto no necesariamente infiere una ridiculización de Emma en su esencia. Autumn de Wilde se acerca a esta novela con una visión que viene desde su propia profesión: la fotografía. De Wilde es una fotógrafa y directora estadounidense que tiende a la fotografía musical, comercial y editorial, así como la dirección de vídeos musicales, habiendo trabajado con The White Stripes, Beck, Florence Welch, Elliott Smith y Rodarte de las hermanas Muellavy, sólo por nombrar algunos. Con este trabajo editorial, ha sido capaz de formar una visión de mundo particular, creando una meticulosa fotografía destacada por su pulcra ejecución e implacable composición.

Con 49 años se adentra al fascinante mundo de Jane Austen para hacer su debut en dirección de un feature film; así es, su debut. El universo que crea en Emma es único, La paleta de colores pasteles es una jamás vista para materializar una obra de la autora en cuestión; sus tomas y planos visuales difieren del estereotipo cinematográfico de época, y se aleja sobre todo, de la adaptación del 96. Siendo una de las novelas más famosas – en el mundo –  en estar protagonizada y a la vez escrita por una autora mujer, su adaptación de 2020 continúa con el crecimiento de esta anomalía, ya que es la primera adaptación de Jane Austen que cuenta con un equipo artístico completamente femenino: Autumn de Wilde (directora), Eleanor Catton (guionista), Kave Quinn (diseñadora de set) y Alexandra Byrne (diseñadora de vestuario).

Lanzada el 14 de Febrero en UK, este film cuenta con Anya Taylor-Joy como Miss Woodhouse en un rol estratégico y particular, ya que los modales de la protagonista son particularmente vanidosos y pretenciosos, dejando a la interpretación de Paltrow como una Emma bastante suave y lejana. Es importante mencionar que la misma autora pretendía confeccionar un personaje peculiar y hasta odiado, ya que en una entrevista aclaró: voy a hacer una heroína que nadie más que yo querrá. Emma es mimada, fuerte de carácter e independiente, y su predilección meticulosa va hacia Harriet Smith (Mia Goth), a lo que de Wilde caracterizó a Emma como un personaje que pensaba que todos a su alrededor eran tan sólo muñecas con las que jugar. Lo anterior permite entender esta nueva representación de nuestra heroína, y llegar a la conclusión de que este severo retrato de Miss Woodhouse es el acertado respecto de la perspectiva de Asuten.

Si nos volvemos a referir a la comedia de costumbres por la que esta novela es caracterizada, podríamos sostener que la versión actual posee una veracidad fidedigna de los particulares que componen este género. Su propósito no es sobre ridiculizar, sino que mantener la fidelidad del estereotipo de cada personaje para, desde aquellas cualidades satíricas, evidenciar la ironía y agudeza que los representa. Aquí cada individuo está perfectamente estudiado en sus maneras rutinarias, haciendo de los detalles que lo componen particulares y con una clara visión de dirección cinematográfica. Este film posee un propósito claro.

Otro aspecto importante de la representación en este film es la vida cotidiana retratada y la expresión de género. Primero, esta rutina de los sujetos que viven en el mundo de Austen es puesta en escena a través de la vestimenta, particularmente en cómo los nobles se desvisten. Aquella es una arista no explorada en esta novela, por lo que las decisiones de la directora apuntan a una práctica habitual, el desvestirse, como una forma de mostrar a los personajes solitarios y sumidos en la compleja praxis noble. Tanto Emma como Mr. Knightley presentan escenas de desnudez, completa o parcial, que justamente son jugadas audaces  respecto de la encarnación de la época y la forma en la que se muestran los personajes; mostrar su desnudez solitaria es una manera de evidenciar aquello de lo que no se habla en la literatura del siglo XIX.

En este sentido, el personaje de Mr. Knightley es otra anomalía. Johnny Flynn interpreta a la contraparte de nuestra heroína, una interpretación que se desvincula de lo concebido como “masculino” en la época y se atreve con una versión contemporánea del sujeto en cuestión. George Knightley, si bien un personaje aparentemente rígido y riguroso, aquí lo vemos en su potencial más sensible y hasta expresivo, sin dejar de lado el correcto retrato de su personalidad. Éste llora dos veces en la adaptación, tanto cuando confiesa sus sentimientos como cuando se ve en el altar, una libertad que tampoco está detallada en el libro, pero es una huella de cómo es que de Wilde se enfrenta a la masculinidad y la expresión de género de Knightley. Su actuar comienza a derivar hacia lo “femenino”, sin ser irreal para la época machista que está inserta esta historia, y son en detalles en los que la directora se da la libertad de materializarlo en una representación un poco más acorde al siglo XXI.

Elgendered space” también una particularidad de Austen respecto de Emma: las mujeres están asociadas y vistas siempre en interior (drawing rooms, comedores, salones de baile), mientras que los hombres están dispuestos en el exterior. La disposición del set y las decisiones artísticas apuntan a una fusión de esta manera de narrar e interactuar, ya que el set completamente deriva hacia colores suaves y pasteles: rosados, verdes y celestes. De esta manera cualquier lugar representado se ve orientado a esta paleta cromática pastel, tanto en interiores como exteriores.

Estas decisiones están estrechamente relacionadas al diseño de set, y cómo esa orientación en menos binaria en esta película. Kave Quinn (la diseñadora de set) y Stella Fox (decoradora de set) colaboraron para una visión pastel y desaturada en color, para presentar una saturación conceptual de diseño. La clara dirección hacia el rosado y verde tiene que ver con la intención de transformar el mundo de Emma en una casa de muñecas georgiana, las cuales estaban casi estrictamente decoradas en esa paleta específica: desde los acentos en muebles dorados hasta los papeles murales con intricados patrones florales (profundamente inspirados en las fotografías de Cecil Beaton). Las referencias para esta decisión, no sólo deriva de lo conceptual, sino también de películas como The Grand Budapest Hotel y Marie Antoinette, en donde lo cromático también se remite a los pasteles ornamentados y cautelosamente distribuidos. En las palabras de Quinn, el objeto de tal decisión visual era  contraer “una paleta que fuera descrita como la aristocracia rural sumergida en una capa de colores dulces“.

A la izquierda una escena de “Emma” (2020), y a la derecha una recreación de una casa de muñecas georgiana.

Lo que aparentemente son inclinaciones meramente visuales, son en realidad resoluciones conceptuales que ayudan a narrar la historia desde una perspectiva particular y apropiada; una adaptación fresca y contemporánea en su ejecución y selección del casting. De esta manera, los actores nos ayudan no sólo a retratar a cada personaje y su estereotipo de clase, sino que además aportan sus propios cuotas de contemporaneidad que les ha atribuido la directora. Un claro ejemplo de la perfecta ejecución de aquello es Mr. Woodhouse y su obsesión con las ventiscas heladas que se producían dentro de su hogar, tomando de esta cualidad verídica en el libro una cuota de humor sutil y finalmente un guiño para aquellos lectores ávidos de Jane Austen.

Esta adaptación actual juega como una importante pantalla hacia temas muy cercanos a la escritora, como lo es la fuerte caracterización femenina en los personajes; líderes independientes e individuales, tanto romántica como financieramente. Emma, que podemos ver como una versión refinada y vanidosa de Elizabeth Bennet, también reprocha el matrimonio, siendo este ideal uno fuertemente impulsado por su padre, viendo así que la confecciones de personajes de J.A. jamás son estrechas. De Wilde toma estas pulsiones latentes en los indicios de la autora para redefinir la “virilidad” y la “masculinidad” apropiadas para la época; como ya hemos mencionado los colores pasteles juega una importante rol en la disolución de éste binarismo de género. Autumn de Wilde ocupa la interseccionalidad de lo masculino para hablar de cómo percibimos hoy esos roles predominantes como sin sentido.

Emma del 2020 impulsa aquellas iniciativas y les da su propio vuelco, se apropia de esta historia sin pasar a llevar su esencia y crea finalmente una adecuada representación del período georgiano del siglo XIX, ocupando con meticulosidad la herencia inglesa desde los más ínfimos detalles. Toda esta ornamentación recorre a un paso perfecto la narración, siendo cada corte de escena esencial para poder acceder a la linealidad de la historia. Esta Emma, como la podemos ver a través de la perspectiva de los colores pasteles, es sin duda, un acierto tanto cinematográfico como narrativo, haciendo justicia a la comedia más aguda de Jane Austen. Este film redefine las adaptaciones de la aclamada escritora georgiana para proponer una visión de mundo irónica y satírica, pero con una sensibilidad a flor de piel y una perspicacia notable e infinitamente burbujeante.

Written By

Artista Visual. Frenesí en código literario. Bowie es más grande que tu problema.

Most Popular

System of a Down System of a Down

Protect us From Genocidal Humanoidz

Reseñas

Ratched: Misterio clásico del ayer y hoy

Séptima Cancha

El Mundo Será Verde o No Será, Raúl Sohr (2020)

Jerga literaria

Estoy Bien publica su primer EP: “Lo Que Intentamos Hacer”

Noticias

Advertisement
Connect

Respi ramos Música

La música que amas

Pronto comenzaremos ha enviarte lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón.