Connect with us

Reseñas

MGMT: Noches Hipnóticas

La oscuridad de la noche era la circunstancia perfecta para el espectáculo, y junto a ella, el empuje que el grupo necesitaba para demostrar el como lo bueno está solo por venir. Un duo de jóvenes brillantes con tanto potencial como sentido del humor. Lo suficientemente ácido como para llamar la atención, pero directo como para ser efectivo. Acompañados del manto del frío, encendieron el cielo con diversión y nostalgia. El recuerdo que todo tiempo oscuro, finalmente debe terminar.

Foto: Martina Gattoni

Después de años oscuros, MGMT encontró una de sus publicaciones más aclamadas en su último disco: “Little Dark Age”. Un álbum extraordinario de psicodelia pura y sonidos góticos ochenteros. Así es como se deslizaron por el escenario de Fauna con instrumentos en mano y un demoledor sonido en sus cajas musicales. Los carismáticos rostros de sus líderes Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser en ridículos disfraces dispuestos a entretener a un público expectante de jóvenes alternativos.

“Alien Days” es un corte clásico que la banda llevaba años interpretando antes de introducir en su tercer LP. Con él dieron paso a un listado de temas entre luces psicodélicas y enriquecedores ritmos de sintetizador. Durante toda la jornada no hubo un acto que sacara mejor provecho de la puesta en escena de luces y montajes. El duo estadounidense da sus primeros movimientos en un juego que tienen toda expectativa de ganar.

Himnos inmediatos del grupo tomaron posesión del momento. “Time to Pretend”, el primer gran éxito de la banda, se asomó con potencia sobre las cuerdas de la guitarra y la icónica melodía de sintetizador. Los músicos de apoyo brindaron un trabajo excepcional sobre sus respectivos segmentos. Sintetizadores ácidos y estridentes líneas de bajo con distorsión. Con el paso de la noche moldearon un sonido impactante, impregnado de una dulce esencia electrónica.

Desde el nuevo álbum varios cortes mostraron sus respectivas garras. El tema homónimo del cuarto LP del grupo brotó entre armonías góticas y oscuras. Con su voz juvenil, VanWyngarden raspó un rango limitado aunque efectivo, con su característico timbre de voz y un melancólico tono tras sus versos. Detrás la atmosférica presencia de guitarras, baterías eléctricas y decenas de efectos, todos envueltos bajo las pantallas de neón y adictivas visuales. “When You Die” pisó el acelerador a fondo en una travesía de éxtasis y psicodelia, con tenebrosas imágenes a espaldas de los músicos y la nostálgica melodía de su estribillo.

Foto: Martina Gattoni

Sin mucho desplante sobre el escenario, todos los seres sobre la plataforma ocupaban un lugar específico en el espectáculo que significaba mantener en pie cada canción. Desde hechiceros hasta hipsters ochenteros, el juego de colores y transiciones se volvió poco a poco en una parte esencial del show, al punto en que es difícil no verlos como dos aristas de la misma interpretación. “Siberian Breaks” se encontró con doce minutos de montajes psicodélicos. Un viaje que se resumió en pocos instantes, casi como recuerdos que avanzan rápidamente hasta que solo quedan almacenados en la memoria. Una jugada arriesgada en el contexto del festival, pero completamente fluida y orgánica en el lugar de la banda.

Otros cuántos éxitos captaron la atención del público masivo, convirtiendo el paso sobre los pies en una pista de baile. “Electric Feel” y “Kids” se llevaron lo mejor de la circunstancia, con estribillos demoledores y en sus manos dulces arreglos de sintetizador, conducidos por un astuto Goldwasser. Desde allí, “Me and Michael” brindó toda la esencia de una época más simple con una narrativa divertida y un pulso magnético e hipnotizante. La noche fluía incandescente, entre luces de neón y suaves ritmos nostálgicos.

MGMT suele ser mencionada como una banda que ha visto sus mejores años pasar bajo sus pies. Con un impecable debut bajo el brazo, y una discografía más que destacable, traen “Little Dark Age” a nuestras tierras para entregar un show que solo pudo verse limitado por los mismos rangos temporales que presentarse dentro de un festival implican.

La oscuridad de la noche era la circunstancia perfecta para el espectáculo, y junto a ella, el empuje que el grupo necesitaba para demostrar el como lo bueno está solo por venir. Un duo de jóvenes brillantes con tanto potencial como sentido del humor. Lo suficientemente ácido como para llamar la atención, pero directo como para ser efectivo. Acompañados del manto del frío, encendieron el cielo con diversión y nostalgia. El recuerdo que todo tiempo oscuro, finalmente debe terminar.

Setlist

  1. Alien Days
  2. Time to Pretend
  3. When You Die
  4. Little Dark Age
  5. Weekend Wars
  6. James
  7. Siberian Breaks
  8. Electric Feel
  9. Me and Michael
  10. Kids
  11. Of Moons, Birds & Monsters
  12. TSLAMP

Soundgarden – “Badmotorfinger” (1991)

Recomendados

Sé parte del equipo CanchaGeneral: llamado a colaboradores

Noticias

Fármacos para todas las edades en la Blondie

Noticias

Alterando el status quo con sintetizadores: Armisticio canta a los ídolos de turno en ‘Insecto de Sueño’

Noticias

Connect