Connect with us

Opinión

Molotov: con todo el power

Cuatro hombres que se dedican a hacer música en base a lo que ocurre a su alrededor. Pero destacando lo malo. La delincuencia, el narcotráfico, la corrupción, los políticos y su amado-odiado México

Agéndelo de inmediato: El 9 de diciembre estallará una de las bombas más populares del rock hispanohablante. Los mexicanos Molotov vuelven a Chile para presentarse en el Teatro Caupolicán. Bajo el brazo traen su último disco “Agua Maldita”, pero con un curriculum que incluye otros siete trabajos musicales, comenzando por “Dónde jugarán las niñas?” en 1997. Con la mayoría de edad cumplida, Molotov viene a fortalecer un nuevo Ciclo Charco. Música, contenidos contemporáneos y cultura se juntan para fortalecer talentos a través de encuentros musicales. Hasta ahora, Bomba Estéreo y Onda Vaga, entre otros, han formado parte de este magnífico encuentro. Los mexicanos han sido éxito rotundo en los escenarios del Lollapalooza de Argentina, Chile y Brasil, Cosquín Rock y Vive Latino. No cabe duda que la presentación de fin de año seguirá el mismo estilo.Su público, determinado y fiel, podrá también ver ese día a Chancho en Piedra y Weichafe, dos platos nacionales de gran nivel para hacer explotar el Caupolicán.

Molotov se ha caracterizado por ser una banda que en sus líricas, hacen una crítica social a la injusticia, la política, los derechos, incluso a las mujeres, entre otros. Siempre con un toque de agresividad y en muchas ocasiones, groseros. Pero es el sello de los mexicanos y la verdad es que, además de ser pegote, gusta. A través de sus discos nos damos cuenta del crecimiento como banda, a pesar de que el conjunto mantiene un sello característico. Es difícil encontrar diferencias de grandes magnitudes entre sus discos. Si bien el último, líricamente hablando, mantiene la línea que hace años escuchamos, hay niveles menores de agresividad. No es algo malo, al contrario, pero sí podemos escuchar temas más tranquilos y con arreglos musicales diferentes.

Agua Maldita” es una especie de diario de vida de México que comenzó a escribirse desde “¿Dónde jugarán las niñas?”, una parodia al disco de Maná llamado “¿Dónde jugarán los niños?”. Tito Fuentes, Micky Huidobro, Randy Ebright y Paco Ayala se han caracterizado a lo largo de su carrera musical por darle ese sello ácido e irónico a Molotov. Como banda, se dieron el permiso para simplemente hablar. Desde burlarse de lo que les parece burlesco y criticar lo que nos les parece justo. Así, cada canción tiene un mensaje que muchas veces ni los medios de comunicación se atreven a decir. Molotov es la banda que además, pareciera ser la voz única de los mexicanos, pues sus letras se centran en la queja de lo que ocurre mundialmente, pero con un interés notoriamente marcado con lo que ocurre en su México querido.

Por lo mismo, la bandaha tenido que enfrentar desde quejas de distintos sectores de la sociedad (fuera de México en su mayoría) hasta la censura. “Gimme the power” fue una de ellas. Muchas casas musicales se negaron a vender sus canciones por la fuerte crítica a los políticos y gobierno. Y con esta canción casi emblema de la banda que, prácticamente, los llevó a la fama, no fue la excepción. Cabe recordar que en el año 97, no existía la libertad de expresión que actualmente existe; como por ejemplo con las redes sociales. O sea, que una banda llegara a criticar la manera de llevar el poder no tan solo en México, sino en diversos países y por sobre todo la gran potencia Americana, era como enfrentar cara a cara a los poderosos sin saber cuáles podrían ser las consecuencias. Ante eso, era mejor que Molotov cantara solo.

En el mismo disco, “Que no te haga bobo Jacobo” nos trataba de abrir los ojos diciendo cómo los medios de comunicación manipulaban la información. Situación que, con el correr de los años, se ha hecho cada vez más evidente y obvia. El cuestionamiento a los diferentes medios es una temática que Molotov continua estudiando en sus temas hasta hoy. Con “Frijolero” o “Voto Latino”, estos cuatro mexicanos se enfrentaron directamente a quienes son su peor enemigo: los gringos. El racismo por parte de los norteamericanos hacia los habla hispana es un caso evidente que Molotov lo hizo canción. “Frijolero”, una especie de himno para el mexicano que quiere cruzar la frontera en busca de un futuro mejor y que se hizo música luego de que a Randy lo pararan en la división de ambos países para revisar el pañal de su hija por el simple hecho de tener rasgos mexicanos. Con “Voto Latino” la historia no es muy ajena al hablar de cómo la comunidad hispana en Estados Unidos ha tenido que sobrevivir (sobre todo en aquellos años) al racismo y la falta de oportunidades por el solo hecho de no ser locales. Así, podemos desglosar cada uno de los temas de Molotov y todos van a llegar al mismo objetivo: el descontento. Y en “Agua Maldita” es aún más específico al hablar directamente de México, como el tema “Ánimo delincuencia”, su protesta más reciente contra la sitación actual de su país.

Eso es Molotov. Cuatro hombres que se dedican a hacer música en base a lo que ocurre a su alrededor. Pero destacando lo malo. La delincuencia, el narcotráfico, la corrupción, los políticos y su amado-odiado México, pasan a ser el eje principal de sus canciones, que durante 18 años lo han consagrado como la banda emblema de habla hispana a la crítica social. Es imposible hablar de un Molotov renovado en cuanto a sus líricas. Cuando cambien las temáticas de sus canciones, simplemente dejarán de ser Molotov.

Por Carola Hidalgo.

Algunos dicen estar en la cancha, nosotros somos la cancha. #CanchaGeneral

Most Popular

System of a Down System of a Down

Protect us From Genocidal Humanoidz

Reseñas

Ratched: Misterio clásico del ayer y hoy

Séptima Cancha

El Mundo Será Verde o No Será, Raúl Sohr (2020)

Jerga literaria

Estoy Bien publica su primer EP: “Lo Que Intentamos Hacer”

Noticias

Advertisement
Connect

Respi ramos Música

La música que amas

Pronto comenzaremos ha enviarte lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón.