Connect with us

Reseñas

Post Malone: Paranoia Letal

Ramón EME Gómez
Ramón Eme Gómez

Austin Richard Post, Posty, Post Malone o el joven rey del trap blanco y en inglés. Mucho se especuló sobre su temprana llegada a nuestro país, con tan solo dos álbumes bajo su manga: “Stoney” que presentaba deficiencias en su ejecución y su máxima y excelente forma de redimirse y mostrar su excelencia tanto vocal como musical “beerbongs & bentleys”. Estimado para cerrar el escenario Banco de Chile el día sábado, justo antes de los fuegos artificiales de Twenty One Pilots.

Su estimado tiempo para deleitarnos era de hora y media, sin embargo sin mayores explicaciones Posty se fue a la hora y diez, habiendo entregado una presentación excepcional con pequeños estallidos de fuegos artificiales y fuego de decoración. Su elegante entrada a los escenarios fue nada menos que con “Zach and Codeine” debutando este tema nada menos que en los escenarios de Lollapalooza, ya que es la primera vez que incluye esta canción en su setlist. Con un set camisa-pantalón rosado con ilustraciones de felinos plateados, Posty nos deleitó feroz y efervescente, tan solo él y su micrófono mientras los samples saturaban los bajos que vibraban hasta nuestras gargantas.

Luego de su antiguo hit de Stoney “Too Young” apareció nada menos que “Over Now”. Este tema destella entre estas infusiones de trap como un tema extremadamente refrescante y que encaja a la perfección con la narrativa que hasta el momento nos había demostrado en apenas un par de minutos de presentación. Con una guitarra casi en loop -instrumento principal de Austin- se adentra una voz suave y hasta herida que deja entrever un beat cortante que eventualmente se transforma en batería análoga, la cual sabemos está a cargo del baterista de Mötley Crüe Tommy Lee, instrumentos que sabemos estaban sampleados. Una voz completamente agresiva que deja a Post como un artista vulnerable y honesto, Over Now es sin duda uno de los temas más viscerales y esenciales de esta narrativa bohemia.

En esta presentación bastó Malone y su micrófono, unos beats que vibraban en frecuencias desquiciadas y deliciosas, ofreciéndonos una voz excepcional y una energía continua. Ver a Malone con guitarra quizás era uno de los momentos vulnerables más esperados de la noche, pero no fue eso lo que nos brindó. Ya casi al final del show, cuando su Fender electroacústica perfectamente afinada se dejaba en los escenarios para llenarnos con “Stay”, Malone decide en un acto muy rockstar, hacer pedazos el instrumento. Mientras fuego se esparcía y la atmósfera era completamente carmín ocurre el acto, guitarra estrellada contra el piso, mientras desde las primeras filas se podía apreciar cómo volaban astillas por doquier.

Ramón Eme Gómez

“Sugar Wraith”, “Candy Paint” y por sobre todo “Paranoid” golpearon como si Post ya hubiera pasado por estas tierras latinas antes, haciéndonos entender lo vinculados que están sus composiciones con esta posición geográfica. Si hay algo más que destacar de la efervescencia de Austin, es su singular voz. Si bien el auto-tune está más que presente para los prolongados altos, su desempeño vocal es coherente y excepcional, envolviéndonos con un sonido que perfectamente parecía de estudio.

Con un público en su mayoría adolescente, este joven de 23 años arrasó con todo lo que tuvo a su paso. No estábamos presentes solo a un fenómeno viral o a un “one hot wonder”. No. Post Malone demostró su voraz habilidad de componer y ejecutar música limpia y contingente. De esta forma también nos entregaba un discurso casi motivacional en donde nos hablaba de cómo a él lo catalogaban de mal músico y que fue exactamente su pasión y perseverancia en el trabajo lo que lo traen hoy por estos lados.

En comparación al resto de su gira promocional, la cual lleva al rededor de un año y su show el viernes en Argentina, solo nos quitó “Stay” del repertorio, ya que sin falta su setlist es de exactamente 18 temas. Aún así nos llevamos un gran debut de el estadounidense más jovial que hemos llegado a conocer este sábado en Lollapalooza. Con cigarros fumados, bebida en mano y un show ardiente, Austin Richard Post -fue así también cómo se presentó al público chileno- nos entregó la efervescencia y la paranoia letal que destella de su interior. Post Malone destella para jamás dejar de impresionar. Post Malone es quizás el futuro de una generación que jamás decaerá, un trap experimental e infestado de honestidad.

Setlist:

  1. Zack and Codeine
  2. Too Young
  3. Over Now
  4. Better Now
  5. No Option
  6. Sugar Wraith
  7. Candy Paint
  8. Wow.
  9. Psycho
  10. Paranoid
  11. I Fall Apart
  12. Up There
  13. Go Flex
  14. White Iverson
  15. Sunflower
  16. rockstar
  17. Congratulations
Isidora González
Written By

Artista Visual. Frenesí en código literario. Bowie es más grande que tu problema.

Most Popular

AM7: ¿Se viene un nuevo álbum de Arctic Monkeys?

Noticias

Pinta la calle con lo nuevo de Ángelo Pierattini: “Falsa Libertad”

Noticias

Damon Albarn se acerca al conejo malo: “He estado hablando con Bad Bunny, me encantaría trabajar con él”

Noticias

Blackpink – The Album (2020)

Reseñas

Advertisement
Advertisement
Connect