Connect with us

Opinión

Zapatillas Social Blues: De Armónicas y Terremotos

Mirar a Iván entonando sus canciones al son de acordes simples pero
seductores, es mirar la fusión cultural. Es como si un Rey Guachaca hubiese
aprendido blues con Moddy Wathers o BB King.

Quinto Festival de Pucón Blues

Lo bello del Barrio Bellavista es que es un lugar de encuentro -y festejo descontrolado- que a la vez, brinda mucho de aquello bohemio que caracteriza a los boulevards del mundo. Más allá de los bares y la juventud en éxtasis, Bellavista guarda muchos exponentes del arte callejero o la escena under de un Santiago cada año más multi-facético en su espectro artístico- cultural.

Es allí donde puedes de ver uno de los mejores shows musicales que pueden encontrarse en la gran ciudad. Simple, pero lleno de energía; poco estrafalario, pero hipnotizante. Se trata del show del veterano Iván Torres y su amado conjunto Zapatilla Social Blues, nombre que nace través de una divertida e inteligente alusión a la legendaria agrupación cubana, Buena Vista Social Club.

Iván y los “Zapatilla” son el puñetazo en la cara perfecto para todo aquél que no quiera convencerse de que los conceptos de cultura, arte e identidad pueden mimetizarse y revolverse para dar vida a proyectos como ésta banda de blues chileno, que toma lo mejor del sonido “negro” gestado por los esclavos de Norteamérica y que sentó las bases de la música popular, para unirlo con líricas criollas, nostálgicas, jocosas, cotidianas y a veces, infinitamente profundas.
Mirar a Iván entonando sus canciones al son de acordes simples pero seductores, es mirar la fusión cultural. Es como si un Rey Guachaca hubiese aprendido blues con Moddy Wathers o BB King. Es como si Mick Jagger hubiese nacido en Independencia.

No se trata solo de tomar la escala pentatónica y ponerle chinelismos sobre ella, va más a allá de eso. El sonido es único. Zapatillas Social Blues provoca la sensación de creer que el blues se inventó en Chile, en alguna calle de Valparaíso o allá por Recoleta. Se trata de un ritmo que logra identificarte, un sonido callejero, sencillo y que te invita a vivir la bohemia desde los ojos de un veterano con alma de adolescente. Iván Torres expulsa pasión en cada canción que toca y hace reír a su público. El show es cercano, hogareño, bastante íntimo. Podrías escuchar a los Zapatillas en el bar más caro de la Capital o en una Peña Folclórica organizada por los vecinos y no
notarías la diferencia.

Caciones como “Yo los cago a todos”, “Ella es Mala” o “El discípulo y el maestro” son invitaciones a vivir, a reírse de los demás y de uno mismo, a tomarse un trago y sacar a bailar a la chica o chico de enfrente. “Hilo curao”, “Esas ganas locas de soñar” o “No es que quiera recordarte” muestran el otro extremo de un sonido tan maleable y universal como el blues. La melancolía, la pena, la rabia o esa sensación de caminar solo por las calles nocturnas dando bocanadas a la vida.

No es extraño que pocos conozcan a los Zapatilla. Con décadas de existencia, la banda siempre se ha debido a su público, que además de ser reducido es muy específico. A Chile no le gusta mucho el blues, pero en el fondo siempre ha estado ahí, entre nosotros.

En esta cruzada no está solo Iván, hay una variada y más que sorprendente cantidad de proyectos -unos más nuevos que otros y algunos que existen desde antes de que muchos de nosotros aprendiéramos a leer- que completan y complementan esta escena under.

El blues chileno, o blues criollo, se compone de una verdadera familia de músicos y seguidores del estilo, que encuentran su sede en donde sea que se respiren las 6 cuerdas y 12 celdillas. Sin embargo, cuentan con sus propias leyendas y mitos, como Vintage Blues, Mandrácula, Jano Letelier, Jhonny Blues, La Rata Blusera, El Cruce, Cristian Inostroza y otros estandartes del género que han sabido cuidar y mantener un núcleo potente e incombustible.

Sin embargo, por ahora nos quedamos con uno de los más grandes y menos reconocidos por los foráneos del club. Zapatillas Social Blues, son escuela y para cualquiera que disfrute más allá del virtuosismo técnico,o para aquellos saben reconocer cuando el alma está puesto en una canción, el conjunto de Iván y compañía son la receta perfecta para saciar lo más visceral de la música.

Periodista, rehabilitándose de la música día por medio.

Most Popular

Arctic Monkeys: Whatever PeopleSay I Am, That’s What I’m Not o cómo debutar a lo grande

Reseñas

Mario Gutiérrez, Los Ángeles Negros y un mundo de samples

Listas

Las fotos pérdidas de Janis Joplin en Río de Janeiro

Noticias

Kinética: electrónica, pop y danza contemporánea en “Live de fin de mundo”

Entrevistas

Advertisement
Connect

Respi ramos Música

La música que amas

Te enviaremos lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón