Conéctate con CanchaGeneral

Sucesos

La piedra angular de Bowie corrió peligro

A principios de los 70s, poco antes de concretar la grabación del icónico ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars’, RCA, sello discográfico de David Bowie, dio el visto negativo para su grabación. ¿Argumento? La falta de un sencillo. El Duque Blanco se encargó de ello e ideó Starman en pocos días. “Así que salimos del estudio y aproximadamente en un mes escribió ‘Starman’ y volvimos al estudio en enero”, revela el baterista de Spiders From Mars, Woody Woodmansey.

Cualquier base de datos ante la consulta ‘mejores discos de todos los tiempos’ debería citarlo entre sus resultados. El ejercicio puede repetirse una y mil veces y siempre estará ahí: influenció a generaciones hasta el día de hoy, estableciendo el paradigma para romper paradigmas, representar la música en sí, coqueteando con otras realidades que escapan de nuestro burdo consciente. ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars’, es —y sigue siendo— la piedra angular en el universo musical de David Bowie. Un registro que presentó a este ser interplanetario conocido por ‘Ziggy’, que traía un mensaje de esperanza y sexualidad en código de glam rock. 45 exactos años se cumplen este 2017 desde su lanzamiento, uno que de mediar la voluntad de un sello discográfico, no se hubiera producido.

Así lo reveló Woody Woodmansey, emblemático baterista de las ‘arañas de Marte’, apuntado que RCA exigió un sencillo presente en él. ¿La respuesta de Bowie? La lógica indicaría un fuerte cierre de puertas pero no: se sentó a escribir en cosa de días Starman, obteniendo el visto positivo de la filia y consecuente edición del que sería su quinto álbum.

“Habíamos terminado de grabar el álbum ‘Ziggy Stardust’ en ese momento y pasó a la compañía discográfica. Ellos dijeron: ‘No podemos publicar esto. ¡No hay un single en él!”, explica en entrevista a The Quietus. “Así que salimos del estudio y aproximadamente en un mes escribió ‘Starman’ y volvimos al estudio en enero. ¡Era un single obvio! Creo que Mick y yo cogimos el coche después de que David lo tocase por primera vez, y ya la estábamos tarareando, habiéndola oído una sola vez”, agrega.

Woodmansey que por estos días promociona su autobiografía, participó activamente en otros cuatro registros del británico: ‘The Man Who Sold the World’ (1970), ‘Hunky Dory’ (1971), ‘Ziggy Stardust’ (1972) y Aladdin Sane (1973). Además, relata las inusuales instrucciones que recibían por parte del Duque Blanco en el estudio.

En noticias relacionadas a David Bowie, hace días se lleva a cabo una iniciativa que busca recaudar fondos para la construcción del rayo de Aladdin Sane en Brixton, el distrito de Londres donde el Duque nació.

“En una carrera de 50 años, abrió un sendero que trajo alegría a millones, cambiando vidas y abriendo mentes. Muchos de nosotros no seríamos los mismos si no fuera por Bowie”, se lee en el sitio de colectas. Actualmente, los aportes se encuentran en un periodo inicial, alcanzando tan sólo el 2% del total.

La obra —tentativamente llamada ZiggyZag— tendría un alto de 9 metros por 3,3 metros de ancho. Su localización está dispuesta a cinco calles de Stansfield Road, lugar donde nació, y al frente del conocido mural de Aladdin Sane obra de Jimmy C.

¿Premios por colaborar? Oscilan dependiendo del monto. Por ejemplo: si cooperas con €30, podrás acceder a un librillo con imágenes del mentor de Heroes; €50, múltiples afiches con el logo del famoso rayo; misma cantidad por una polera de similar diseño; €150 pinturas exclusivas en papel de afiche; finalmente si desembolsas la cantidad de €2000 y €10.000 obtendrás una copia de 15 y 50 cm respectivamente de la escultura. Puedes realizar aportes en este enlace.

Lo + leído

Revive “Bios: Charly García”

Tendencias

Ases Falsos: La magia del DVD

Conciertos

Psicodelia, muerte y experimentación: Mueran Humanos y Föllakzoid lideran una nueva fecha de Enter d’ Noise

Conciertos

Mark Ronson y el nuevo álbum de Tame Impala: “Es alucinante y grandioso”

Noticias

Redes Cancha