Connect with us
  • En el mundo real y en el de Internet existe un odio colectivo hacia la banda canadiense Nickelback. Hace un par de años la revista Q entregó una lista con las peores bandas de todos los tiempos y la aludida agrupación lideraba el conteo; desde aquel día, Nickelback se volvió la peor banda de todas.

    Pero el “odio” hacia la agrupación va más allá de lo pensado. Como olvidar cuando el año pasado se creó una campaña para que la banda canadiense nunca más volviera a tocar en el Reino Unido. Finalmente aquella “broma” terminó recaudando grandes sumas de dinero y con ello la satisfacción de quienes la crearon.

    Sin embargo, ahora una nueva campaña salió a la luz. Se trata de una cruzada que emprendió Jesse Carey , la cual busca escuchar durante una semana sólo a Nickelback una y otra vez. Imaginen la cantidad de veces que se puede repetir el catálogo completo.

    Pero claro, esta idea no nace por gusto, sino para recaudar fondos destinados a caridad. El objetivo inicial eran 10,000 dólares, pero como era de esperarse, el acto de coraje que Carey está llevando acabo es tan grande que ya recaudó más de 18,000 dólares.

    Si quieren darle un poco de su dinero a este mártir moderno, pueden hacerlo entrando aquí. Esta especie de contrato termina el próximo domingo.

    Written By

    Este último tiempo he vivido entre los segundos finales de The Meeting Place y el comienzo de Time Has Come Again. Sigo sin entender el Rock ★ ★ ★

    Most Popular

    St. Vincent adelanta su nuevo álbum “Daddy’s Home”

    Noticias

    Se comienza a gestar la biopic de Jeff Buckley: Everybody Here Wants You

    Noticias

    Ojos de Videotape: Estos son los mejores videoclips de enero y febrero

    Listas

    Ahora podrás coleccionar música como si fueran tazos: La revolución de los NFT

    Noticias

    Advertisement
    Connect

    Respi ramos Música

    La música que amas

    Te enviaremos lo mejor de la música que amas, esa que compartimos como una expresión de arte y que nos hace vibrar el corazón