Connect with us

Séptima Cancha

Portrait of a Lady on Fire: Un retrato profundo de resistencia a la heteronomía patriarcal

El análisis feminista interseccional es, para esta instancia, de extrema relevancia para comprender cómo la cultura, el arte y la cinematografía nos ayudan a extender este problemática. Cada propuesta musical y/o visual debe, al menos, comprender una representación igualitaria y empática, expandiendo así la crítica y creación hacia un retrato justo de interseccionalidad. Para este objetivo hemos dispuesto el film francés Portrait of a Lady on Fire al Test de Bechdel. Éste test es un método para evaluar si un guión de una serie, película, cómic u otros, cumple con estándares mínimos para evitar la brecha de género; es decir si posee una representación igualitaria respecto del género femenino, el cual ha sido relegado históricamente en las Artes. Para realizar este test se deben responder positivamente tres preguntas básicas, con las cuales se evaluará la representación femenina, las cuales responderemos a continuación.

Primero que nada, se pregunta si es que aparecen al menos dos personajes femeninos en la película: “Portrait of a Lady on Fire” se compone casi en su mayoría de personajes de género femenino; Marianne y Héloïse cumplen los roles principales, mientras Sophie y The Countess son los roles secundarios. Cabe destacar que éstos son los personajes activos que se ven representados en el film. Los hombres en la película cumplen roles pasajeros, son representados de dos formas: como una figura dominante que no se ve materializada, es decir sólo es nombrado y jamás visto en persona; o bien son roles “de fondo”, actuando como extras o ayudantes sólo al principio y al final del film.

Esta película sigue la relación entre Marianne y Héloïse, mientras nuestra primera heroína es una pintora encargada de retratar a la segunda. En esta situación, se desarrolla una interesante propuesta de deseo y erotismo entre los personajes principales, mientras son dejadas en la mansión sólo con la criada, Sophie, cuando The Countess debe dejar la isla. En estas circunstancias se estrecha la relación entre estos tres personajes, a medida que los secretos se descubren y deben proceder a hacer un aborto natural a Sophie. Las tres heroínas se ven insertas en una sororidad que encapsula a las mujeres de la isla, comprendiendo una comunidad empática y de estrechos lazos hacia el cuidado de aquellos agentes femeninos.

La segunda pregunta a responder es si estos dos personajes femeninos tienen nombres en el film. La respuesta nuevamente es positiva, ya que adelantamos que Marianne y Héloïse en roles principales poseen nombres claros y protagonistas. La interacción que emerge desde las protagonistas es un tipo de relación que nace desde una especie de imposición por parte de la Condesa, puesto que al verse sumergida en la necesidad de retratar a su hija menor, contrata a esta talentosa pintora para que pudiese inmortalizar la imagen de su sucesora y presentarla al “futuro marido”. Bajo esta premisa es que, la relación de estas personajes va en un constante desarrollo de confianza, la que se estrecha cada vez que al mar se dirigen, como un tipo de jugada clave hacia libertad. 

Siguiendo en ésta línea, y también relacionado a la interacción entre los personajes femeninos, es que para dar respuesta a la tercera pregunta que trata sobre si ambos personajes se hablan la una a la otra en algún momento, y esta conversación tratase de algo distinto a un hombre, respondemos con un rotundo sí. Puesto que, al ser el matrimonio una de las premisas iniciales que motiva el ingreso de Marianne a la familia de la Condesa, no es este el principal tema de conversación entre las mujeres que dan vida a este film, sino que también existe esa figura de la hermana fallecida de Heloïse, quién toma esta decisión motivada por la imposición de matrimonio por parte de su madre, en favor de mantener el status y nombre de la familia. 

Otro de los temas que también desarrollan como tópico de conversación entre las mujeres son los progresivos sentimientos de atracción que emergen desde lo más profundo de las personajes, un tipo de amor que quiebra ese manto heteronormado que ha naturalizado las relaciones de pareja únicamente desde amor romántico, estas personajes nos presentan una especie de amor dulce, respetuoso, empático, con la capacidad de entrega y también de libertad. 

A su vez, entre otro de los temas que dan sentido a este film son las referencias a la pintura, específicamente del retrato como disciplina, el aborto, el convento como aproximación al imaginario de libertad e igualdad en contexto socio-cultural pre-industrial, el amor y el deseo. Sobre estos temas, es preciso desprender que todos estos asuntos al ser abordados por las personajes, no tocan por ningún momento el tópico masculino, muy por el contrario, de forma implícita las conversaciones apuntan a una especie de reivindicación del género femenino, el que presenta por consecuencia que las relaciones de interacción entre las mujeres está fundada en la nobleza, bondad y empatía. 

Si aplicamos el test a la inversa, es decir a los personajes masculinos nos encontramos con tres respuestas negativas. La representación masculina es prácticamente nula, reducida a las conversaciones sobre el futuro esposo de Héloïse, quien se presenta como un fantasma presente en la película; un secreto a voces que jamás vemos. Aquello lo vemos no como una intención de borrar al género masculino de la representación, sino como una propuesta. No poner a este género en la pantalla (exceptuando al principio y al final) es una forma de hablar de la experiencia femenina relegada, que aquí se materializa como el centro del film.

El “female gaze o la mirada femenina es muy importante cuando hablamos de “Portrait of a Lady on Fire“. John Berger propuso que “the gaze” o la mirada, es una perspectiva que pone al ojo como el centro del mundo visible; siendo entonces este largometraje uno que eleva tanto el cine francés como la representación queer en la pantalla. El poder de la mirada en este sentido, es liberador para nuestras personajes principales: mientras Héloïse parte siendo la observada y Marianne la observadora en una relación asimétrica, esta dinámica comienza a difuminarse. En el desarrollo tanto del film como de la relación, ya no es claro quién observa a quién, y esta relación asimétrica entre pintora y sujeta retratada, se transforma en una simetría alimentada por el amor y respeto que han fundado ambas. 

Para Satre, el “gaze” tendría que ver con ser conscientemente mirado, observado por alguien más, también ser objetificado por ese alguien. Héloïse, en este sentido es vista como un objeto para los hombres y el matrimonio, siendo así que ella se rehúsa a ser mirada, se rehúsa a ser un objeto de admiración. Una de las ideas centrales de este film es representar esta transición de asimetría a simetría del poder: pasar de ser el objeto a ser el tema de un retrato. 

En este sentido, “Portrait of a Lady on Fire” es una clara representación de la mujer en el trabajo y cómo el arte – y la experiencia de la observación – son una labor de amor que puede ser proyectada como una dinámica de poder sin dominación. Aquí no hay género dominante, y es claro en la narrativa, cómo ambas mujeres proponen una coreografía de deseo sin objetivo de dominación. El primer retrato que pinta Marianne – y luego lo deshace – representa esta mirada masculina sobre su modelo, en cambio, a medida que el acto de pintar es un acto en donde ambas participan, el segundo retrato nace desde el “female gaze como una colaboración asimétrica; haciendo también del erotismo una colaboración y no una dominación. 

Otro de los tópicos que se plantean de forma crítica es la instrumentalización del matrimonio, ya que al ser este el dilema moral que da sentido a las relaciones dentro del film, la instrumentalización de este responde a una estructura inquebrantable en la que prevalecen las relaciones de dominación y subyugación, en palabras de Emma Goldman El matrimonio y el amor no tienen nada en común. Esta premisa se evidencia en la película a través de la necesidad de la Condesa en retratar a Heloïse, incluso sin su voluntad en favor de consumar un matrimonio, el que viene con un arreglo económico y geográfico que es muy apetecido por la matriarca de la familia.

La negativa de consumar este matrimonio por parte de Heloïse se evidencia en no dejarse retratar, siendo esta una forma de resistencia a la institución del matrimonio, las relaciones de poder y el ordenamiento heteropatriarcal. Sin embargo, Heloïse finalmente decide ser retratada por Marianne, en una especie de reivindicación ante un sistema, puesto que el contexto en el cual se desarrolla este retrato, emerge desde la confianza, el amor, la complicidad y deseo, por ende, la realización de este retrato deja en segundo plano el objetivo principal de la realización de este, tensionando las relaciones sexo-afectivas entre géneros.

La utilización del recurso del aborto es planteado como premisa indisociable de la visibilización de las bases que rondan al feminismo, es decir, la libertad en la decisión sobre nuestros cuerpos. Sobre este tema es preciso desprender que desde el momento en que aparece el aborto como una posibilidad tangible, jamás se consulta sobre “el padre”, centrando únicamente la atención en “¿quieres tenerlo?”. Seguido de esto, la consumación del proceso abortivo comienza claramente con “las amigas y en la casa”, en donde las protagonistas que dan sentido a este film, se concentran únicamente en apoyar sin vacilaciones a Sophie, ser el sostén emocional, psicológico y presencial.

El personaje de la madre de Heloïse viene a representar de forma certera la interiorización de las normativas socioculturales patriarcales, tal como es la necesidad de estratificación social, lo cual se ve referenciado por lo impositiva del matrimonio como mantención del estatus de la familia, el orden y la simbolización explícita de los roles perfectamente estructurados como una forma tácita de diferenciación y arribismo. Sumado a esto, lo representacional trasciende lo interpretativo, ya que al no existir una presencia masculina en la línea argumental de la película y ser encarnada por la madre de la familia, nos invita a reflexionar que la mantención del patriarcado también nos pertenece, y que debemos hacernos parte en esta incansable lucha por equidad, paridad y respeto. 

Tal como se señaló en el párrafo anterior, la invitación a reflexionar sobre la perpetuación del patriarcado como ordenamiento social emerge del viaje realizado por la Condesa, ya que, al prescindir de su personaje en el film, la relación entre las protagonistas se afianza, la confianza es desbordante, la relación de igualdad se transforma en dinámicas interaccionales horizontales, donde todas hacen todo, donde todas se escuchan y todas las opiniones son válidas, el debate es una forma de interactuar, y el silencio ya deja de representar relaciones jerárquicas. Es por esto que la realización del aborto compromete un tipo de relación de confianza y amor pleno, ese amor que no se dice, pero que se practica, un amor que pone en jaque a esa heteronomía patriarcal y que es reducida por la sororidad como herramienta política y de superación.

Portrait of a Lady on Fire” es, sin duda alguna, una obra cinematográfica que aborda y ahonda en la representación femenina detallada y veraz, que se propone desde la experiencia y la mirada femenina. La perspectiva de este film eleva una narrativa relegada y transforma la relación entre el erotismo hacia la colaboración simétrica, también considera el consenso como articulación poética entre la intimidad, el respeto y amor, como un acto de resistencia frente a la heteronomía machista que ronda en las relaciones sexo-afectivas, y la constante interpelación a las, los, les auditores respecto de las responsabilidades en la perpetuación de este sistema de dominación jerárquico y excluyente.

Portrait of a Lady on Fire: Un retrato profundo de resistencia a la heteronomía patriarcal
10 Promedio
10 La Cancha (6 Votos)
Nota Final10
Qué opina la Cancha? Vota!
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Vota!

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

BloFem
Written By

Nolite te Bastardes Carborundorum.

Most Popular

Fernando Milagros: “Para que la revolución sea efectiva tenemos que cambiar nosotros primero”

Entrevistas

Pinta la calle con lo nuevo de Ángelo Pierattini: “Falsa Libertad”

Noticias

Damon Albarn se acerca al conejo malo: “He estado hablando con Bad Bunny, me encantaría trabajar con él”

Noticias

Entropica_Entrevista-Formas Entropica_Entrevista-Formas

Entrópica: De la reflexión a la práctica política en código pop

Entrevistas

Advertisement
Advertisement
Connect