Conéctate con CanchaGeneral

Editorial

Woodstaco 2019: Quién es quién en Enjambre

Cumbia chichadélica, reggae, folclore, pop, fusión, jazz, mezclas. Sonidos para mente y alma que incitarán una conexión única con Parral. Esta es la oferta latinoamericana de el escenario Enjambre de Woodstaco.

“Es la república independiente”, dice Mauricio (28). En su mano izquierda un melón con vino, en la derecha una cerveza. El sol lo golpea con fuerza mientras metros más allá se disputa un improvisado partido de fútbol, pero él permanece inmute, mirando de frente al escenario. “Me volaron la cabeza” repite una y otra vez, pero no haciendo alusión a algún estupefaciente de turno, no: a las propuestas musicales que desfilan en Enjambre. En solo unas horas se puede bailar al ritmo de sonidos latinos, encandilarse con las vibras del reggae, o saltar y brindar con una cumbia bien ‘pachangera’. “Me quedo acá no más. Soy parte de la nación”, exclama con una sonrisa cerca del atardecer. La luna muestra su lado oscuro con delicadeza cuando las cuerdas psicodélicas hipnotizan a todos; jazz, fusión, variantes ácidas. Es una verdadera fiesta. El manifiesto de la vitrina se vive en directo.

Pocos días restan para que la experiencia se vuelva a repetir, y ya tenemos las bandas confirmadas que pasarán por Enjambre. La tónica se mantiene: variedad de sonidos, riqueza en la ejecución.  Serán tres días en los que la música se encargará de hablar en este tan destacado escenario del festival.

Viernes femenino

A eso de las 21:00 hrs, y luego que el montaje de carpas de los asistentes se haya completado, comenzarán los primeros sonidos de la vitrina. Una primera noche intensa, y que destaca por la participación de las exponentes femeninas.

La maestra de ceremonia, Latina Sativa, será la primera en subir. Rimas de sus vivencias personales con toques de psicomagia. Educadora diferencial de profesión, cuenta con dos trabajos editados: el primero de ellos un EP de nombre ‘Más Allá de la Locura’, que precisamente narra una difícil época de su vida y consecuente resurgimiento “Sale una frase ahí que dice ‘Uno se vuelve sabio solo en la medida en que atraviesa su propia locura’. Eso resume todo lo que me pasó en ese tiempo”, explica; su álbum debut en tanto, cosecha un sonido de similar índole -rap urbano, con relatos de vivencias personales-. De momento, se concentra en su tercer LP, mismo que mostrará una faceta de mayor madurez, toques de guitarras, piano, baterías y una mezcla de rap con bosanova, salsa y varios otros estilos. Fuego y disciplina.

Le sigue en turno Carmen Lienqueo, conocida cantante de Makina Kandela que ahora apuesta también en solitario. Llega con los ‘Cholos del Futuro’ como banda de apoyo. Lienqueo, autodidacta de origen mapuche ha participado como cantante, intérprete y compositora en diversos proyectos de raíz folclórica, música popular y experimental; el factor clave es la diversidad que ofrece, pasando rápidamente por variantes electrónicas, cumbieras, folkpop tropical de Los Andes en definitiva.

Más tarde -a eso de las 23:00 hrs- aparece el que es quizás, el proyecto de mayor vanguardia a presentarse el día viernes: Madam. La “tropa selecta”, encabezada por Fran Ri (voz de Newen Afrobeat y fundadora del proyecto) se aferra del término para ponerlo en juego por medio de expresiones sonoras vinculadas al black music y cargadas de texturas minimalistas, ofreciendo la amalgama perfecta entre elegancia y groove. Un diálogo en lenguaje jazz, idóneo para contemplar el cosmos de las tierras de Parral.

Las ‘vibras’ del reggae continúan en el cartel con Vibración Eleva, para luego dar paso a Combo Chabela a las 01:00, banda de cumbia de origen valdiviano con uno de los sonidos de su género de mayor solidez, ofreciendo un concepto que enlaza el baile con lo andino; siempre con un mensaje social. Dos discos figuran en su haber cosechando ritmos de cumbia, reggae, ska y rock, entre otras influencias latinoamericanas. Una vuelta para verlos es obligada -aún más si a esas horas lo que quiere es saltar, bailar y gritar-. Imperdible.

El escenario cierra con el misticismo propio de la naturaleza que envuelve a Woodstaco: Paz Quintana & Chamán. En este proyecto de la voz de Tizana, ofrece un reencuentro con la tierra, aquél lugar donde todos volvemos en nuestra muerte. Carnaval de historias, de reencuentros.

La esencia latinoamericana del sábado

Cuando las manillas del reloj indiquen que son las 16:30, AlgoBueno (Pal’ Corazón) recibirá los primeros visitantes de Enjambre con psicodelia y reggae. La apuesta sube una hora más tarde con Afronautas, uno de los proyectos de mayor reconocimiento reciente en Chile, que con una técnica perfecta unifica elementos del jazz, Hip Hop y de la raíz Latinoamericana. Un lenguaje de libertad musical, que tiene como hilo conductor el jazz moderno. Llegarán además con su EP debut-homónimo- recién estrenado. Banda imperdible.

Momento de detenernos: una apuesta que se identificada de forma prácticamente idónea con el concepto ‘Woodstaco’; aún más, un sonido: la cumbia ‘chicha’. De origen peruano, este movimiento nos remonta a los años sesenta en la jungla peruana, con bandas como Juaneco y su Combo, Los Mirlos, Los Hijos del Sol, entre tantas otras. Baile selvático, chichadélico, con guitarra eléctrica y órganos como protagonistas. Bailar y volar, que Por Aquí Pasan Aviones -que adecuado el nombre- nos ofrecerá con su actuación (18:30).

El combo latino no se detiene, con dos grandes exponentes que actuarán inmediatamente después: JuanaFé e Insultanes. Los primeros con un amplio recorrido que inicia musicalmente en 2005 de la mano de ‘Con los pies en el barrio’, y se extiende hasta 2016 con ‘Maleducao’. Cumbia de población. Insultanes en tanto, son unos conocidos en el festival: en 2018 actuaron desatando un gran fervor cuando la noche imperaba en la Montaña de Teno; oferta balcánica, latina y urbana en una amalgama explosiva; fusionando el colorido clamor carnavalero con la sombría resilencia de los suburbios.

21:30. Fran Ri se sube una vez más a la vitrina, pero esta vez de la mano de Newen Afrobeat. Banda fuerte para los entendidos: orquesta de afrobeat de raíces tribales, funk, reggae y jazz. Su origen se remonta a la inspiración de Fela Kuti, precursor y punto de partida de esta corriente que desde los años ’70 definió parte de una nueva música afro, tal como consigna Musicapopular. Escucha obligada: sonidos para alma y mente.

60 minutos exactos después, es turno de uno de los créditos internacionales del festival: Francisco el Hombre -nombre que rinde culto al icónico compositor de folclore colombiano-. Este proyecto formado en 2013 cuenta con dos EPs y un largaduración de título SOLTASBRUXA (2016). La revista Rolling Stone los calificó como una mezcla entre Manu Chao y Nação Zumbi; lo objetivo es que al igual que la tónica del escenario, proponen un sonido de influencias latinoamericanas, idóneo para un baile reflexivo y jovial entre la naturaleza. Sus letras versan sobre críticas sociales, política, e historias urbanas.

Desde las 23:30 hasta pasadas la 01:30 am la fiesta se enciende. Primero con la cumbia ‘estricta’ de Olguita Marina, que ofrece un viaje por rock, ragamuffin -subgénero del dancehall- y otros. “Nos gusta decir que hacemos una cumbia estricta, porque es algo certero, convencido, que va con todo hacia adelante y con mucha actitud y eso lo agradece mucho la gente”, apunta a SoftcloudRadio, Sebastián, bajista del proyecto. “El Síndrome” (2015) es su disco debut; en la actualidad, se encuentran en plena gestación de su sucesor.

Carlomarco es quien sigue en el cronograma. Fiesta y experiencias ayahuásticas; en formato dj set se presentará el músico. Trance astral, con beats sofisticados e intensos. Momento de la noche para liberar nuestra mente, y adentrarnos en el espíritu mismo de Parral.

A 10 minutos que sean las 03:00, la intensidad baja considerablemente: Camila y Silvio; y Vicente Cifuentes cierran la jornada. Los primeros con un interesante registro homónimo a cuestas (2015), que mezcla en lenguaje folclore canciones del repertorio criollo tradicional desde la intensidad y simpleza de los paisajes de raíz. Guitarra, charango y bombos, custodiados en todo momentos por sus dos voces. Una invitación a vincularse con territorio. Cifuentes en tanto, suma decibelios con una bachata de inspiración criolla.

¡Adiós amigos!

Entre cuerpos cansados llenos de barro, y gente tratando de evadir congestiones saliendo raudos del evento, se congregan los últimos créditos: primero (13:00) Esteban Pavéz, quien a través del canto quiere impulsar una Latinoamerica unida, afectiva y consciente de sus fortalezas; Cómo Talar un Alerce continúa: “música hecha de imágenes”, con múltiples condimentos en su oferta. Los sonidos perfectos para adentrarse en el río, disfrutar del sol y ser acariciado por una fría brisa.

Dos mujeres cierran en definitiva Enjambre: Delia Valdebenito, congrega en su lenguaje pop elementos del folclor chileno, sureño y andino, ritmos de 6/8 y aires naturales de la cueca y el huayno para depurar una propuesta personal con banda eléctrica, tal como consigna Músicapopular; y Evelyn Cornejo, una de las grandes compositoras criollas de los últimos años. Dos discos a cuestas -homónimo (2011) y La chusma inconsciente (2017)-, revitalizando el legado de Violeta Parra. Intensidad y emoción de la música de raíz nacional y latinoamericana, con toques de pop; con un mensaje social directo.

En la oportunidad, mostrará parte de un repertorio marcado por la influencia de la música popular chilena —desde Violeta Parra hasta Los Prisioneros—, el rock, el pop, el folclor que oyó y aprendió durante su infancia, en la región del Maule; y diversas sonoridades latinoamericanas, como el bolero, el joropo, la bossa nova y la cumbia.

Lo + leído

Woodstaco 2019: Quién es Quién en Escenario Rock

Editorial

new order muller new order muller

New Order: “Oda a la juventud”

Editorial

afronautas afronautas

Afronautas: “Somos latinos y buscamos ser fieles a nuestra identidad cultural en un mundo globalizado”

Entrevistas

The Killers y su dura crítica contra Trump en ‘Land of the Free’

Estrenos

Redes Cancha