Connect with us

Editorial

Cuatro bandas inglesas que debes añadir a tu playlist

Desde los Beatles a los Rolling Stones, de Oasis a Blur, de Coldplay a los Arctic Monkeys, son cientos de exitosas y legendarias bandas que las tierras de la Reina Isabel nos han entregado para nuestro deleite, para acompañarnos en el diario vivir y como compañeros en muchos de nuestros más importantes o cotidianos recuerdos y actividades. Pero así como tenemos nuestra selección personal de agrupaciones o artistas ingleses que hemos adoptado como nuestros, siempre hay espacio para incorporar más amigos a la pandilla, y con esa premisa, desde la cancha les recomendamos estos cuatro nombres que podrían ser tu próxima banda favorita:

You Me At Six:

Formados en 2004 en Surrey, Inglaterra, pero amigos desde el colegio, estos cinco niños de los suburbios soñaron por años en convertirse en algo grande como las bandas que escuchaban en su adolescencia.  Y dentro de la apología de los movimientos Emo/Scene de la segunda mitad de la década de los 2000’s, es que lograron abrirse paso tocando en pequeños escenarios y durmiendo en los pisos de los mismos en muchas oportunidades. En 2008 lanzan su primer trabajo titulado “Take off your Colors” el cual podría camuflarse bajo el alero de decenas de otras bandas que comenzaban en esos años, pero junto a las canciones de desenfreno juvenil como “Gossip” o “Kiss and Tell”, para el quinteto liderado por la particular voz de Josh Franceschi también existían las canciones de amor, “Always Attract” es uno de sus temas más recordados hasta hoy y si tanto sentimiento podía emergen de niños de 18 años, el resto solo podía ser historia.

Actualmente You me at Six posee seis discos, donde el ultimo titulado, valga la redundancia, “VI” fue lanzado este 2019, con un sonido mucho más maduro, pero que a la vez nos recuerda la energía que estos muchachos siempre han tenido. Respecto a ellos, el eclecticismo es clave, “Hold me Down” está 100% dedicado al amar intensamente y al desamor que viene adjunto cuando te rompen el corazón, a encontrar a ese alguien especial y no saber cómo reaccionar al perderlo, “Sinners Never Sleep” es la apología a la energía y la rabia que viene adjunta a quienes nos han fallado o no nos han entendido, y con colaboraciones como “Bite my Tongue” junto a Oliver Sykes de Bring me the Horizon, este álbum es uno de los más exitosos que poseen a la fecha, el cual culminaron con un show en vivo ante miles de personas en el Wembley Arena. Luego de esto, los siguientes discos “Cavalier Youth” y “Night People” tienen letras y sonidos más inclinados a la liberación de las ideas, de los sentimientos y las emociones. Para un momento de la vida del individuo, hay una canción de los ingleses.

Un dato interesante sobre la banda es que estuvo confirmada para pisar tierras chilenas en 2012, lo que nunca se concretó, pero la oportunidad de verlos en Chile ha estado cercana en muchas otras ocasiones. Esperamos una visita pronta a tierras nacionales para deleitarnos con la energía y calidad vocal y musical que los caracteriza en sus presentaciones en vivo.

Don Broco:

Este cuarteto de Bedford comenzó su carrera en 2008 teloneando a varias bandas de la escena musical como Enter Shikari o Four Year Strong, despegando con luces propias ya a comienzos del 2012, luego que los integrantes terminaran la universidad para retomar un viejo proyecto de la adolescencia que pasó por varios nombres como “Club Sex”, pero que terminó bajo uno mucho más impredecible y que para muchos suena como el pseudónimo de otro rapero lanzando su más reciente mixtape; es para muchos críticos la consolidación del “¿por qué concentrarnos en un género? ¿Por qué ser solo una banda de rock, si lo podemos ser todo?”. Con influencias que van desde el metal o el funk, hasta guiños a la música electrónica en sus más recientes trabajos, esta agrupación pone nuevos sonidos, nuevas líricas (que van desde el amor romántico al fraternal y desde los pensamientos más profundos del cerebro humano hasta el apocalipsis y el por qué la gente está obsesionada con postear fotos en el gimnasio en sus cuentas de Instagram), nuevas experiencias en presentaciones en vivo, y armonías que toman la categoría de inigualables entre la voz profunda de Rob Damiani y los agudos tonos de Matt Donelly, el que a su vez toca la batería con una calidad que se destaca del montón, todo esto acompañado de la fuerza de Si Delaney en la guitarra y la presencia imponente de Tom Doyle en el bajo en cada una de sus canciones.

Desde 2011 a la fecha Don Broco posee un EP (“Big Fat Smile”, del cual recomendamos “Beautiful Morning” como su punto más alto) y tres discos de estudio, los cuales fluctúan desde el pop rock más puro con “Priorities” (2012) donde tuvieron sus primeros éxitos masivos con la canción del mismo nombre, además de “Whole Truth”, y el recomendado desde la cancha: “Actors”, una manera energética y furiosa de terminar el disco, que te deja preguntando ¿qué es lo que viene después?

Luego de ese tan ansiado debut, y con fama ya ganada en Inglaterra, Don Broco grabó sus dos siguientes álbumes en Estados Unidos bajo dos distintas firmas norteamericanas (Epic y luego Sharptone Records), donde “Automatic” (2015) se caracteriza por una vibra mucho más funk, más pulida, calmada y que incluye las primera gran balada de la banda, “Nerve” que se destaca hasta el día de hoy como uno de sus singles más exitosos y como uno de los puntos más altos de aquel trabajo, donde también resaltan “Money Power Fame” y “Automatic”, pero nunca perdiendo su estampa de las guitarras y los bajos siempre presentes e imponentes.

Ya para 2018, y con un Don Broco consolidados dentro de Europa y Norte América, conquistando los principales escenarios y festivales nacionales, estos lanzan “Technology”, un disco mucho más volcado al rock más pesado, con tintes de metal, con un mensaje claro a la sociedad actual, a lo que somos gracias a los avances tecnológicos, a lo que hacemos y dejamos de hacer, a como la fama te da, pero también suele quitarte. En este trabajo se destaca más que nunca la voz de Damiani y el registro que abarca dentro de él, además de la estética futurista y a veces un poco absurda con la cual se abarcan las visuales vinculadas a este álbum. Los puntos altos de este se concentran “T-Shirt Song”, un himno de estadio que ya se quisieran para ellos cualquier banda mundialmente conocida, “Everybody” y el epitome de la crítica y en mensaje que el cuarteto quiere transmitir en “Technology”, su canción con el mismo nombre.

Actualmente Don Broco se encuentra entre giras pactadas hasta finales de este año, y una expansión hacia Sudamérica no les vendría nada de mal, justificando la calidad que los tiene ya consolidados en otros rincones del mundo.

Lower Than Atlantis:

Este cuarteto de Watford, Hertforshire, liderado por el vocalista Mike Duce, tal como las bandas anteriormente mencionadas, tiene sus cimientos como una banda universitaria cualquiera, con constantes cambios (como todos somos cuando estamos en aquella etapa de nuestras vidas), tanto de formación como en sonido. Lower than Atlantis comenzó como una agrupación más orientada al punk o al hardcore, pero con cada álbum que decidieron lanzar, desde su primer EP llamado “Bretton” en el año 2007, fueron introduciendo más melodías a sus canciones y, por ende, dieron a su música más accesibilidad a más grandes audiencias, lo que les valió con el tiempo poder formar una base de fans mucho más sólida en el Reino Unido. Si bien esta banda posee 5 discos publicados desde el año 2010, son los últimos dos publicados por la agrupación en los que se concentra la cancha a la hora de recomendar que hagan un viaje más abajo de la Atlántida:

El homónimo “Lower than Atlantis”, el cual nació desde su contrato firmado con Sony Records, y que fue lanzado a finales del año 2014, marca un antes y un después en la historia de Duce y compañía, siendo su trabajo más exitoso a la fecha gracias a su single “Here We Go”; el cual fue aclamado por la crítica gracias a su balance de madurez y desarrollo de sus letras y melodías manteniendo el espíritu de un rock más pesado que los caracterizaba en el pasado. Este disco habla de amor, odio, de viajes, amigos y traiciones, un disco desde un grupo de veinteañeros para veinteañeros (o quienes aún se sientes así) que combina energía y nostalgia, guitarras eléctricas y acústicas, y que posee uno de sus puntos más altos en canciones como “Ain’t No friend”, “Criminal” y el encargado de cerrar el ciclo, “Number One”.

Por otro lado, y en el año 2017, los ingleses lanzan su último disco a la fecha titulado “Safe In Sound”, el cual les llevó a hacer su más grande tour alrededor del Reino Unido, y que lleno de letras directas, con rabia y determinación, junto a guitarras y baterías prominentes, es considerado como el mejor trabajo de la autoría de la banda en general, a pesar de su simpleza en términos de producción, portada y videografía; dentro del cual recomendamos canciones como “Had Enough”, Dumb (una de las mejores canciones de su discografía según la crítica) y “Work for it”. Si la pregunta fuera ¿por qué disco de Lower Than Atlantis comenzar para conocer todo el potencial que pueden entregar a su audiencia? Este es el indicado.

¿Un dato inesperado? Lower Than Atlantis ya no existe (por lo menos como banda consolidada). Hace un par de meses dieron su último show en Reino Unido, luego de anunciar su separación en 2018 para continuar caminos y proyectos separados cada uno de los integrantes. Si bien su fama no logró trascender más allá de las tierras de la Reina Isabel, el legado que han dejado es suficiente para darles una oportunidad de unirlos a tu lista diaria de reproducción.

Mallory Knox:

Hermana en estilo musical (y muchas veces también en audiencia) de las agrupaciones ya recomendadas, Mallory Knox se forma en Cambrigde el año 2009 por el guitarrista Joe Savins y el baterista Dave Rawling, para luego unirse quien fuera su vocalista hasta 2018, Mikey Chapman, quien siempre sobresalió por su cautivante registro vocal, dando un sello especial e inigualable a la banda, luego de esto se unieron el bajista Sam Douglas y el guitarrista rítmico James Gillett, todos estos previamente pertenecieron a otras bandas de la escena local, pero que con este proyecto lograron el reconocimiento al que aspiraron durante sus años de juventud.

Luego de mantenerse durante sus primeros años como una agrupación más ligada al underground de la escena alternativa británica, en 2013 lanzan su primer álbum titulado “Signals”, el cual, entremedio de decenas de bandas que buscaban abrirse paso en el ambiente, se sentía fresco, diferente. En canciones como “Beggars” (su gran primer éxito como banda, y que hasta hoy e considera uno de sus mejores temas), “Lighthouse” y “Death Rattle” Mallory Knox dijo con una voz melancólica, nostálgica pero con una fuerza que sale desde lo más profundo de las emociones humanas “Aquí estamos”, y ya desde la creación de este trabajo logran poner su nombre en los mapas y ganar una fanaticada que los acompaña hasta estos días, los cuales en muchos casos fueron ganados en las presentaciones en vivo alrededor del circuito de festivales en el Reino Unido (Reading & Leeds, Slam Dunk, entre otros) y como soporte de una de sus más cercana bandas compañeras de principios de la década del 2010, Don Broco.

No mucho tiempo después de su primer gran éxito, a mediados de 2014, lanzan su segundo disco “Asymmetry”, que sigue una similar línea respecto a líricas y melódicas, pero que se siente más adulto, más desarrollado, donde supieron volcar sus ganas de hablar de dolor, desamor y pasión hacia un plano más calmado, haciendo una transición que se siente más coherente de lo que podría pensarse desde un núcleo más rockero y predominante en su primer trabajo (lo que se ve claramente representado en canciones como “She Took Him to the Lake”), y donde la voz de Mikey Chapman toma un rol de primera línea, que lleva a este trabajo a ser el más exitoso de la banda hasta la fecha, el cual los llevó a presentarse durante la gira completa del Van’s Warped Tour en Estados Unidos en 2015 y en el que se destacan los singles “Ghost in the Mirror”, “Shout at the Moon” y “Getaway”.

Para 2017, Mallory Knox tomó un vuelco más punk en su línea musical, sacando más partido a las back vocals de Sam Douglas y con un nuevo sentido de empoderamiento con su tercer disco “Wired”, en el cual se destacan canciones de gran calidad como “Giving it up” “Better off without you” y “Saviour”, pero que no logró el éxito de sus primeros dos LPs. Llegando a principios de 2018, y por razones principalmente personales, Chapman decide dejar la banda, dejando en la incertidumbre a su fanática en cuanto al futuro del ahora cuarteto; Sin embargo, Douglas decide tomar la vocalía de los nativos del este de Inglaterra y continuar este proyecto.

La calidad de los Knox en se puede ver en cada uno de sus álbumes a través de su carrera, por lo que la invitación está abierta a darles una oportunidad de ser tu nuevo compañero de viajes a la universidad, colegio o trabajo, sobre todo a una agrupación que ha decidido estar junta a través de altas y bajas.

Vida Quiero tus Muertes: La introspección de Angelo Pierattini

Noticias

Iconos a Cielo Abierto: Cerati

Noticias

Metallica llegará a Chile en abril 2020… ¡junto a GVF!

Noticias

Mamma Soul anuncia nuevo disco y lanza cover feminista de Los Prisioneros

Noticias

Connect