Connect with us

Listas

Los 60 Mejores Álbumes Internacionales del 2018

El 2018 ha sido un año efervescente y repleto de acontecimientos musicales notables. Desde Enero se han lanzado álbum tras álbum, regreso tras regreso, sucesores de álbumes geniales y reapariciones de bandas que habíamos dado por perdidas. Lo que no nos trajo este 2018 fue un nuevo álbum de Tool, claro, pero sí hay eventos discográficos a destacar. Pero en definitiva ¿qué es lo que hace de este año uno tan impregnante en su dimensión musical?

El 2018 ha sido un año efervescente y repleto de acontecimientos musicales notables. Desde Enero se han lanzado álbum tras álbum, regreso tras regreso, sucesores de álbumes geniales y reapariciones de bandas que habíamos dado por perdidas. Lo que no nos trajo este 2018 fue un nuevo álbum de Tool, claro, pero sí hay eventos discográficos a destacar. Pero en definitiva ¿qué es lo que hace de este año uno tan impregnante en su dimensión musical?

Su experimentación fortuita con artistas como JPEGMAFIA, Melody’s Echo Chamber, Death Grips y Twenty-One Pilots. La potencia de entregas como la de Mitski, Kali Uchis y MGMT. La ferocidad con la que los artistas en esta lista han luchado sonoramente, la intriga que dejan sus composiciones y la consistencia de su material actual. Hoy recogemos toda la efervescencia musical de este 2018 que se acaba para destacar artistas en sus producciones de larga duración que han dejado una huella en las aguas de CanchaGeneral. He aquí los 60 mejores álbumes de artistas internacionales que aterrizaron este año en nuestras sensibilidades:

60. Gorillaz – The Now Now

“The Now Now” encuentra su mejor rostro cuando se entrega completamente a la melancolía de su autor. La constante dicotomía entre los ritmos alegres y las líricas mordaces juegan un papel triste, pero efectivo. El sexto trabajo de la banda no es el proyecto sobre-humano que el cuarteto ha confeccionado anteriormente. Sin embargo, conoce las instrucciones y pone las herramientas en el orden correcto. Es un conjunto de temas alegremente tristes que bailan sobre latidos psicodélicos, y que de vez en cuando se acuestan desinteresadamente a cantar de forma sencilla. Y es que luego de una fiesta tan gigantesca, siempre hay un desorden que limpiar, y cuando armas una juerga del nivel de Gorillaz, créanme que hay mucho que poner en su lugar.

Aquí el review completo.

59. Robyn – Honey

Robin Miriam Carlsson, con casi 40 años de edad, da el gran salto. De pasar a ser una estrella musical solo en Europa, con ‘Honey’ la artista sueca abre sus puertas al estrellato con uno de los mejores discos synth-pop del año, con melodías perfectas para la pista de baile y una producción más que sobresaliente.

58. Serpentwithfeet -Soil

“Soil” es una declaración visionaria, una obra maestra potente y singular que expone las cámaras más profundas de un corazón que late ferozmente con una singular pureza de enfoque. Es un fascinante viaje de autorrealización en una era en la que la conexión constante lo hace aún más difícil. Desde relatos queer y transgresores, serpentwithfeet se acerca con un álbum desgarradoramente cálido, después del “Soil” el alcance de Wise parece infinito.

57. Death Cab for Cutie – Thank You for Today

Instrumentálemente, “Thank You for Today” no hace nada que sea completamente nuevo. Sin embargo, conjuga una serie de melodías de forma que logren ser entretenidos cortes pop. En lugar de ser un conjunto se sonido lanzados en varias direcciones distintas, representa un trabajo artístico más enfocado, y junto a ello, más entretenido. Si bien aún hay un camino por el cual avanzar, el desarrollo de este álbum representa un movimiento sólido en la carrera del grupo. Esta nueva pieza de trabajo representa un homenaje a la nostalgia tan puro, que logra sostener estamentos de melancolía sin depender de su propia historia. Death Cab for Cutie podrá estar lejos de hacer un nuevo “Transatlanticism”, pero con lo que tienen a mano, quizás en poco tiempo nos enfrentemos a una nueva era menos triste y más vivida arriba del taxi de la muerte.

Aquí el review completo.

56. Vince Staples – FM!

La personalidad de Vince Staples se traduce en sus rimas como una mezcla entre ironía y desfachatez. Puede contarnos desinteresadamente cómo es ser una estrella del rap de las formas menos convencionales mientras sus letras rebotan en un beat profundo mientras usa a sus invitados para componer texturas y nunca ceder el foco de atención. Staples continúa rapeando verdades incómodas y puntos de vista obtusos, eso sí, siempre con una cara y actitud impávida.

55. Iceage – Beyondless

Sin entregar aún su álbum definitivo, los daneses de Iceage parecen encontrar su sonido en este ‘Beyondless’, dejando de lado sus raíces crudas punk de sus primeros discos y cambiandolas por un post-punk y art-punk más ligado a lo que hacen maestros cómo Nick Cave. Sin duda, su cuarto disco podría ser el aperitivo para su mejor golpe.

54. Janelle Monae – Dirty Computer

La brillante actriz y compositora Janelle Monae no sólo será recordada en esta década por su increíble performance en Moonlight, sino por su versatilidad artística que engloba lo musical de una manera pregnante. “Dirty Computer” es un proyecto ambicioso, las canciones siguen un patrón que nos lleva a través de un viaje de autodescubrimiento, diversión, disfrutando de la simplicidad de la vida y, más específicamente, de ser una mujer afroamericana hoy. Mensajes simples dados a través de canciones optimistas, raps, rimas divertidas, todas concebidas por la brillante mente creativa de Janelle.

53. Denzel Curry – TA13OO

En su nuevo álbum, Denzel Curry se desprende de su categoría de rapero desvalorado y lanza quizá uno de los mejores álbumes de rap y trap del año. Versátil, cuidadosamente instrumentado y totalmente actual, ‘TA13OO’ se candidatea cómo la obra más importante en la corta pero abultada carrera del rapper que apenas tiene 23 años.

52. Judas Priest – Firepower

¿Quién se lo iba a esperar? Judas Priest, con 50 años de carrera casi ininterrumpida, y en su natural declive en su carrera por motivos lógicos de edad y desgaste, trae a la mesa uno de los mejores discos de heavy metal del año. Aquí, la voz de Rob Halford suena increíble, y las guitarras más afiladas que nunca en este ‘Firepower’, un golazo de media cancha en el ocaso de la carrera de unos incombustibles metal gods.

51. Snail Mail – Lush

Lindsey Jordan ofrece una visión fresca de cómo hacer indie rock siendo mujer, teniendo 19 años y abrazando su melancolía, pero al mismo tiempo estudiando como si fuera una criatura independiente. La dicotomía juventud / madurez pocas veces antes se había personificado como en Snail Mail.

50. Franz Ferdinand – Always Ascending

Desde el primer instante, la banda se presenta con un tono divergente al que sus producciones previas habían establecido. Aun cuando desde un principio Franz Ferdinand había manifestado que su deseo detrás de hacer música era “poner a las muchachas a bailar”, nunca antes se habían arriesgado con una serie de temas tan duramente danzables. El cadencioso ritmo de las guitarras post-punk de sus temas había sido remplazado por melodías sintéticas de progresiones delirantes. Puede ser que sea el producto de una banda sin una pieza fundamental entre sus filas, como el periodo de transición de un grupo que aún está buscando un nuevo y brillante sonido.

Aquí el review completo.

49. Rolo Tomassi – Time Will Die and Love Will Bury It

Metalcore, post-hardcore, post-rock, y alguno que otro guiño a la electrónica es lo que hace una mezcla consistente en este disco, que sin duda lo hace el más cohesivo y redondo que Rolo Tomassi ha lanzado en su carrera. ‘Time Will Die and Love Will Bury It’ retrata sin duda a los hermanos Spence y compañía en su mejor momento musical.

48. Noname – Room 25

Poeta y rapera. Fatimah Nyeema Warner, de nombre artístico Noname prueba su calidad con su álbum debut con un hip hop consciente, que además contiene notables influencias jazz en su instrumentación más una gran porción de neo-soul. Personal y más humano que nada, ‘Room 25’ es una excelente carta de presentación para Noname.

47. Unknown Mortal Orchestra – Sex & Food

El cuarto larga duración del proyecto ecléctico del neozelandés Ruban Nielson, data de muchas locaciones, entre ellas Islandia, México, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Vietnam. “Sex & Food” se convirtió en el cuarto álbum de su discografía y el álbum más ecléctico a la fecha. En las composiciones hay una resonancia entre rock-n-roll, garage, dance, lo-fi, y funk. Como resultado, escuchamos 12 composiciones melódicas con estados de ánimo psicodélicos, con una guitarra en el papel principal, perdida a través de la sentimentalidad de sus letras y cálidos recuerdos de ciudades distantes. En una entrevista Nielson asevera: “Espero que mi música le brinde a la gente la oportunidad de deshacerse del caos del mundo“. Y me parece que este objetivo está más que alcanzado.

46. Twenty-One Pilots – Trench 

Twenty One Pilots ha estado peligrosamente cerca de caer en los clichés de su propio estilo, no obstante “Trench” llega para salvar el día. Dejando de lado los tutti-fruttis musicales, el álbum se decide por un movimiento fluido a través del rap alternativo, elevando sus propias letras en poéticas canciones de drama, amor, religión y fama. Lo más personal y sincero que ellos han expuesto a la fecha, y con el potencial de sobrepasar los prejuicios de sus propios críticos.

45. Tangled Hair – We Do What We Can

Desde las entrañas de la escena independiente, el esperado debut de Tangled Hair es una muestra de maestría instrumental y rítmica. En su limpio math-rock confecciona cortes independientes que, envueltos en una producción simple, ponen arriba de sí mismos todo el potencial que guardan entre sus cuerdas.

44. Interpol – Marauder

“Si no está roto, no lo arregles” es un dicho bastante popular en países de habla inglesa. Si se tiene un buen concepto bajo la manga ¿por qué cambiarlo? Un estilo de vida que ha sostenido de forma íntegra a la discografía de los norteamericanos Interpol. Cosechando un abrumador éxito con su debut “Turn On the Bright Lights” (2002) junto a un mordaz y melancólico indie rock, todo aquello que ha seguido en su movimiento musical ha sido una variación del estilo con el que dejaron su nombre sobre el pavimento. Y “Marauder” no viene para hacer una diferencia. Esta no es la clase de producciones con las que uno se introduzca a un género en particular. Muy por el contrario, se encuentra en una zona de conformidad en que tienes que estar sumergido a metros de la escena para disfrutarla a plenitud.

Aquí el review completo.

43. Sunflower Bean – Twentytwo in Blue

Entre sueños y lisergia, SunflowerBean se han desprendido de la escena DIY neoyorkina para florecer como un trio efervescente y colorido, navegando entre densas aguas que derivan de Black Sabbath hasta dulces hegemonías como las de Fleetwood Mac. Con su segunda producción larga duración apenas lanzada, “Twentytwo in Blue“, los veinteañeros se adentran en territorios desprovistos de aquella lisergia neo-psych de este siglo para cautivar con ágiles y directos pasajes que se insertan en la ávida atmósfera política de Estados Unidos. SB ha logrado completar una entrega que no solo se eleva desde su contenido lírico sino que también su intensidad musical y su expansión armoniosa. 11 temas que poseen una coherencia y cohesión absoluta, que desbordan pasión y desbordan frescura que te golpean con su toque de realidad, una segunda entrega desoladora y a la vez confortante. Excitante, potente, sentimental, crudo e increíblemente intenso, “Twentytwo in Blue” necesita un par de vueltas para ahogarse en su azul melancólico y abrasador.

Aquí el review completo.

42. Arctic Monkeys – Tranquility Base Hotel + Casino

Las canciones en “Tranquility Base Hotel + Casino”ofrecen de un hilo conductor –he ahí lo “conceptual” de sí-, que retratan esta suerte de película de ciencia ficción con Matt Helders como protagonista. Incluso, podríamos ir más allá y recordar que la banda mencionó como inspiración  El Mundo Conectado de Fassbinder, filme que  expone el tema de una simulación electrónica de la sociedad actual y futura del mundo, con las leyes físicas simuladas así como los personajes con supuesta conciencia e interrelaciones basadas en la lógica y sentimientos humanos. Confidentes pianos, potentes bajos, guitarras en código ‘soft’ repletan las 11 composiciones del LP. Muchos ya hablaban de la multiculturalidad de géneros en él presentes, pero lo cierto es que se tratan de canciones de los mismos Arctic Monkeys de siempre, re-diseñadas claro a su nueva faceta, una donde la experimentación no se detiene. 

Aquí el review completo.

41. Kanye West – ye

Kanye, uno de los hombres más polémicos de la música actual, lanzó una seguidilla de discos bajo su nombre y también fue partícipe en la producción de un par de otros más. Con ‘ye’ comenzó aquella senda, entregando 7 tracks sólidos, donde muestran a un Kanye en una faceta más personal, enfrentando también varias de sus controversias. No hay caso, el tipo sabe hacer buena música, y ‘ye’ es otra prueba contundente.

Aquí el review completo.

40. Albert Hammond Jr. – Francis Trouble

Francis Trouble explora un tema profundamente personal – la muerte de su mortinato hermano gemelo, Francis, y los efectos que ese evento dejó en su vida y música. En noviembre de 1979, la madre de Hammond Jr, Claudia, tuvo un aborto espontáneo. Aunque corrieron al hospital, Claudia y Albert HammondSr. fueron informados que el bebé había sido demasiado prematura para vivir. Albert continuó creciendo dentro de su madre sin ser detectado hasta que tenía seis meses de embarazo. Trabajando bajo esta mentalidad, Hammond Jr creó Francis Trouble, un homenaje a la muerte de su gemelo y a su propio nacimiento, así como a las complejidades de la identidad que surgen al respecto.

39. Kero Kero Bonito – Time N Place

Tierno, pero agresivo. Delicado, pero pesado. Es notable cómo Kero Kero Bonito sabe manejar emociones a través de su música, y ‘Time N Place’, su segundo elepé es indudablemente prueba de su ascenso en popularidad y calidad. Indie pop e influencia del Japón parece ser una mezcla irresistible, tanto así, que si escuchas este disco, te harás fan de la banda de inmediato.

38. Mitski – Be the Cowboy

Identidad. “Be the Cowboy” representa la búsqueda por una identidad que todos en algún momento anhelamos. Con madurez y emotividad, la asiática autora trae en su narrativa un disco que rompe esquemas líricos, mientras a su par, un dulce movimiento de indie pop engulle sus redes, más efectivo y directo a lo empleado en discos anteriores. Tanto amor y sinceridad puesto sobre un álbum que es difícil no caer bajo su hechizo.

37. Beak> – >>>

Lo suficientemente extraño y experimental como para ser interesante, “>>>” es un álbum digno de poner atención solo por su vanguardista belleza. Dentro de diversos estilos, mueven ritmos y melodías alternativas en acordes y pulsos que bien podrían pertenecer a una pesadilla de alucinógenos. Nada como una buena sacudida para despertar nuestros primitivos deseos de música y caos.

36. Julia Holter – Aviary

Inspirado en un cuento del poeta libanés Etel Adnan, “Aviary”ve a Julia Holter en la cima de su suave pop experimental. Holter siempre ha tomado el pop y lo ha llevado a su propia interpretación personal, así con este LP representa un sorprendente avance en su alcance y ambición. La claustrofobia de Loud City Song y las limitaciones estéticas autoimpuestas de Have You in My Wilderness han dado paso a un triunfo rotundo de exploración y celebración.

35. The 1975 – A Brief Inquiry Into Online Relationships

Una mirada hacia el futuro puesta en el presente. El tercer álbum de los británicos es teconológicamente pop, con uno de sus ritmos más fluidos y meticulosos, moviéndose hacia adelante y nunca perdiendo el rastro. Casi profético, se enfoca en conceptos distópicos puestos en lugares adolescentes y emocionales. Algo experimental para lo que el indie pop de radios está haciendo, aunque lo suficientemente convencional como para no dejar de ser melódico y divertido.

34. Yo la Tengo – There’s a Riot Going On

Los padrinos del indie rock poco tienen ya que demostrar con quince discos publicados y una influencia en la música que amamos imposible de medir. Este nuevo puñado de canciones constituyen el primer material original en media década, ahora apelando a construir atmósferas plácidas en medio de un alboroto que nosotros mismos tenemos que descubrir.

33. Black Foxxes – Reidi

Sin ser una obra maestra, ‘Reiði’ consigue su propósito: ser un muy buen disco de Rock alternativo. Y aunque tenga sus vicios y canciones de sobra, se les perdona, ya que es recién el segundo disco de una banda con un largo futuro más allá de sus narices. La música de guitarra aún puede ser atractiva en el año 2018, y Black Foxxes es prueba de aquella tesis.

32. J Balvin – Vibras

En Vibras, J Balvin logra romper las barreras del idioma para irrumpir en el mercado global, pero no lo hace sólo. Carla Morrison, Rosalía y veteranos reggaetón empujan este máquina que mezcla pop con sonidos latinos. La producción impecable y la entrega de José Álvaro Osorio Balvin hacen de este una excelente carta de presentación para los oídos anglosajones más allá de singles aislados y un buen recordatorio de que lo masivo puede ser de calidad.

31. Courtney Barnett – Tell Me How You Really Feel

Qué grande que fue el debut de la australiana. Por suerte para nosotros, en este segundo disco Barnett sigue igual de creativa en su habilidad para contar historias desde su punto de vista particular. Todo esto acompañada de guitarras mucho más áridas que difícilmente funcionarían sin la frescura que solo la prosa Barnettiana aporta. La tenemos en un pedestal, pero no nos decepciona.

30. Kurt Vile – Bottle It In

“Su pelo puede llegar hasta la mitad de su espalda, pero eso es lo más cercano que llegará Vile a ser un cliché de rockstar . Rápidamente notarás que es, simplemente, como tú, y como nosotros, y por eso su música se siente hecha para todos nosotros”- Bottle it in es una oda al reto de estacionarse en su natal Philadelphia, este album puede ser descrito como: “Vile en su punto más consolador y natural”.

29. Jeff Rosenstock – POST

En una época en que los canticos pop punk son cada vez más un patrimonio de la adolescencia y la inmadurez, “POST-“ entrega una serie de temas sostenidos en mensajes sensatos. En muchos sentidos el larga duración es un reflejo absoluto de la melancólica sociedad norteamericana de la nueva década. Tiempos difíciles para la libertad de expresión, pero maravillosos para la creatividad.

28. Let’s Eat Grandma – I’m All Ears

Quien habría de pensar que sería un par de adolescentes las que brindaría de madurez al pop sintético. Y a su paso definirían géneros, tanto musicales como humanos. Aún cuando existe un largo camino por recorrer, en su segunda publicación el duo británico establece los pilares que las llevarán por un brillante y exquisito futuro. La psicodélica y adictiva producción nos hace reconsiderar el como se componen estilos musicales.

27. Anderson Paak – Oxnard

Con su nuevo disco, la grandeza de Anderson .Paak no hace más que subir cómo la espuma: ‘Oxnard’, con sus invitados ilustres cómo Kendrick Lamar, Dr. Dre, Snoop Dogg y entre otros, más su pulcra instrumentación e interpretación misma de Anderson lo hacen quizá el mejor álbum de música negra del último tiempo. ‘Oxnard’ está hecho para ser admirado y bailar con él.

26. Rosalía – El Mal Querer

Rosalía no es sólo una chica que canta flamenco: es un agente de cambio en la música, es el rostro de una amalgama poco vista en la música actual. Si, porque ‘El Mal Querer’, flamante segundo disco de la sensación hispana del momento pudo mezclar el pop más mainstream con elementos del folclor español, con resultados más que notables. Éste es un disco conceptual con una historia atrapante, que seguramente será elogiado por muchos años y dictará cátedra de cómo innovar en la música.

25. Mount Eerie – Now Only

Como una secuela a su espectacular “A Crow Looked at Me”, Mount Eerie continúa explorando la muerte desde una visión tan frágil que podría quebrar el corazón de cualquier espectador. En su endeble poesía, nos encontramos con una narrativa poco convencional, que puede extenderse por decenas de minutos antes de perder el hilo. De esos álbumes que absorben la habitación y la llenan de un frío gélido y triste.

24. Greta Van Fleet – Anthem of The Peaceful Army

Si bien es cierto podría ser una banda de creatividad que está en el borde del precipicio, Greta Van Fleet, ha ayudado en el surgimiento de un interés creciente por el rock, el concepto de ‘salvarlo’ está bastante en desuso, hace años. Quizás, lo correcto sería desear volver ‘a su sonido original’, pero lo cierto es que el rock no está muerto: mutó. Y eso, los más puristas, no pueden ni quieren comprenderlo, ni lo entenderan, pero Anthem of The Peaceful Army es la evidencia que el rock está vivo y las guitarras nos volverán a volar la cabeza.


23. Screaming Females – All at Once

‘All at Once’ contiene diversión hecha con guitarras. 15 canciones que atestiguan lo bien que lo pasan Jarrett Dougherty en batería, King Mike en bajo y la esencial Marissa Paternoster haciendo lo que más les gustan hacer: Música tangiblemente honesta, instantánea y genuina. En resumen, un álbum de rock más que recomendable.

22. JPEGMAFIA – Veteran

“Veteran” estaba predispuesto a ser uno de los álbumes de rap más abrasivos, eclécticos y creativos de este año 2018. El gran Peggy ha destellado con una sonoridad oscura y agresiva, planteando un álbum que no se apresura en su paso, sino que le da tiempo a su propio tiempo. Con sarcasmos -quizás no tan sarcásticos- JPEGMAFIA dispara en todas direcciones con tracks densos y fogosos. Agresivo, político, maniático y surreal, Peggy nos entrega un abismo sonoro digno de ser una pieza esencial en la nueva escena del rap estadounidense.

21. MGMT – Little Dark Age

Después de años de producciones conflictivas, el cuarto LP del duo estadounidense es el trabajo que 2018 necesitaba para arrancar sus motores. MGMT desafía sus convenciones musicales en un trabajo atmosférico, hermosa, y sobre todo, muy divertido. Con un conjunto de hipnóticos cortes de pop gótico ochentero, mantienen una estética concisa y psicodélica, mientras cantan sobre depresión, amistad, y relaciones que se quiebran por no hacer suficiente ejercicio.

Aquí el review completo.

20. American Pleasure Club – A Whole Fucking Lifetime of This

Mientras que diversos medios trataban de anunciar al trap cómo inevitable futuro del género musical emo,  ‘A Fucking Lifetime of This’ logra llevar aquella etiqueta más allá, exponiendo una vanguardista y novedosa. Además, este disco quizá nos pueda volver a sumergir a nuestros años de adolescencia, a aquella angustia y felicidad extrema por la que alguna vez pasamos. En términos generales, American Pleasure Club logra un álbum dinámico, sentimental y fácil de escuchar.

19. Parquet Courts – Wide Awake!

Todo lo que conforma Parquet Courts es oficio y dedicación. El cuarteto liderado por Austin Savage ha cimentado una carrera sólida que se ha materializado seis álbumes, el último siendo lanzado a comienzos de año, con instinto de rebeldía, de música punk y garage. Esto se llama ‘Wide Awake!’, un manifiesto lirico y sónico de los tiempos que corren, basándose en la política y sociedad actual. El sexto álbum de Parquet Courts contiene todo lo que necesita un disco para lograr impacto mediático y social. Austin Savage y compañía consiguen sacarle una foto a los tiempos políticos y sociales de los tiempos actuales. No sorprendería que en un par de décadas se hablara de este ‘Wide Awake!’ como si fuera un clásico.

Aquí el review completo.

18. Stone Temple Pilots – Stone Temple Pilots

Enfrentados a una encrucijada luego de la muerte de sus dos famosos cantantes principales (Scott Weiland y Chester Bennington), los hermanos DeLeo y el baterista Eric Kretz optan por perdurar, reclutando al ex finalista de X-Factor Jeff Gutt para una colección de nuevo material que intenta para honrar el legado de rock duro de la banda al mismo tiempo que apunta hacia un nuevo comienzo. Y la verdad es que podrían encontrarlo, algo así se puede presencia en este homónimo que sorprende si uno le pone un buen oído.

17. SOPHIE – Oil of Every Pearl’s Un-insides

Sophie, artista transgénero de 32 años y proveniente de Glasgow, Escocia, viene a revolucionar el pop como lo conocemos con su álbum debut ‘Oil of Every Pearl’s Un-Insides’. Un punto de vista totalmente abstracto a lo que producción musical refiere, llevando a sonidos electrónicos, pop e industriales a un nivel nunca antes visto. Con este primer paso, Sophie se gana las credenciales de la más destacada artista musical transgénero del momento, como así también en un elemento de vanguardia para varias corrientes musicales, volviéndose a su vez como una pionera en un espacio escasamente frecuentado en la música actual. ‘Oil of Every Pearl’s Un-Insides’ puede ser la ventana para conocer un mundo que muchos desconocen o suelen ignorar.

Aquí el review completo.

16. Idles – Joy as an act of Rebellion

Un solo batacazo no saciaría la ambición musical del frontman Joe Talbot y compañía, ya que un año y tres meses después de su debut, saldría a la luz el segundo elepé de Idles, que lleva por nombre ‘Joy as an Act on Resistance’, con 12 canciones más, para que los británicos sigan en boca de todos los melómanos y seguidores de la música punk. Amarse a si mismo, evitar los cánones de belleza y aceptar a los demás parecen ser consignas marcadas en el ADN de Idles, una banda fundamental en los tiempos que corren, que suma y sigue en la carrera por ser la banda del momento, competición que no tiene suficientes contrincantes que igualen al quinteto inglés.

Aquí el review completo.

15. Yves Tumor – Safe in the Hands of Love

Junto a un post-industrial sucio y críptico, Yves apuesta por una pesadilla de sonidos vanguardistas, montados sobre progresiones disco y divertidas melodías de música pesada. “Safe in the Hands of Love” es un llamado de auxilio que agota sus pulmones con tanta pasión, que es fácil perderse en lo cinemático y narrativo de su estructura. El amor como un arma de doble filo.

14. Miles Kane – Coup De Grace

La verdad de las cosas es que la crítica especializada no le ha dado buenos comentarios al nuevo larga duración de Miles Kane, pero pareciera ser que las críticas se están centrando en comparar su papel creativo con el de las múltiples colaboraciones que Kane a tenido, incluyendo dentro de ellas a la del frontman de los Arctic Monkeys, y no es que esto últimos – solo por nombrar un ejemplo – este en una liga distinta a la de Miles Kane, el fondo de l asunto es que el comparar lleva a la expectativa. Coup de Grace es una muestra del poder creativo que tiene Miles, hoy en día es díficil encontrar toques de guitarras distintivos, pero este mitad de The Last Shadow Puppets tiene algo que decir y tienen que escucharlo.


13 Car Seat Headrest – Twin Fantasy

Siendo un disco largo-71 minutos-y de tener la mayoría de sus 10 canciones superando los 5 minutos de duración, Twin Fantasy no deja de cautivar y entregar consistencia en cada uno de sus tracks. Claramente, los de Virginia deciden jugar todas sus cartas a una obra construida a base de historias adolescentes y guitarras que atraerán indudablemente a más auditores.

Aquí el review completo.

12. Melody’s Echo Chamber – Bon Voyage

Bon Voyage muestra que la Melody’s Echo Chamber está lejos de ser solo una creación de Kevin Parker. La visión de Prochet es propia y lo suficientemente fuerte como para volar libre de todas las restricciones.  Líricamente, Bon Voyage busca la curación y algo así como una nueva iluminación, y la química que Prochet encontró con Swahn y Fiske parece ser densa y acertada en este nuevo LP. Melody navega desde el progresivo al autotune, desde referencias japonesas a la neo psicodelia, navega por aguas tan certeras y lejanas que logra hacer de este álbum una adicción inmediata y efervescente.

11. BROCKHAMPTON – iridescence

La mejor boyband ha vuelto. Luego de una polémica decisión de eliminar a uno de sus miembros, BROCKHAMPTON vuelve más fuerte que nunca. “iridescence” se enmarca como su cuarto LP y el primero bajo un gran sello – RCA- y nos muestra la versatilidad de este rap con intensos beats. Con ahora 11 miembros activos que incluyen productores, músicos y cantantes-raperos, estos genios de San Marcos nos envuelven en un ecléctico viaje sonoro, destellando desde la rabia y la sensibilidad, conjugan un álbum esencial. 15 temas grabados tanto en su propio estudio como en Abbey Road, este gran colectivo de rap despierta para atacar de principio a fin. Una pieza imprescindible.

10. Saba – Care for Me

“Care for Me” es una travesía melancólica y deprimente, encerrada en la mente de un autor que se esconde bajo el manto de los under solo para producir armonías que bien podrían hacer explotar estadios. Su trabajo es tan adictivamente emocional, que transmite una poesía deliciosa mediante sus enriquecedores versos, y apuesta por álbum que con un poco de suerte se adentrará en tus entrañas y consumirá tus emociones.

9. Beach House – 7

Abandonando muchos de sus propios clichés, el dúo de Baltimore regresa con un álbum potente y agresivo. Envuelto en una de las producciones más íntimas y profesionales que hayan confeccionado y entregando dulces melodías para acompañar el frío solitario de la noche, mientras las estrellas se mueven cual viajero por el espacio. Si con “Teen Dream” habían dado vuelta la mesa respecto a lo que el dream pop podía llegar a hacer, con “7” se coronan reyes del género mientras continúan extendiendo los lugares a los que una guitarra y un piano puede alcanzar.

8. St. Vincent – MassEducation

A tan solo un año de habernos entregado un álbum colorido y cargado de potencia “MASSEDUCTION”, uno de los Top 10 del año pasado, St. Vincent nos remece con aún otra producción impecable. Si bien éstas no son composiciones nuevas, “MassEducation” es una reinterpretación de su LP anterior, siendo esta una aproximación a modo dueto: tan solo piano y voz. Lo interesante de este larga duración es que precisamente se integra como otro álbum, uno que plantea un ánimo completamente diferente a su antecesor y que nos propone una suavidad que “MASSEDUCTION” no contenía. Este LP entonces desnuda a Annie Clark de sus eléctricos deseos y nos deja con sus sensibilidades más visceral. Belleza quizás es poco.

7. Kali Uchis – Isolation

Karly Marina Loaiza​ más conocida como Kali Uchis, finalmente nos trae su álbum debut, uno infestado de las raíces colombianas que la acompañan de nacimiento. Desde unos sabrosos beats y una voz que irradia una potencia extrema, Kali despliega todo su arsenal de sensualidad en composiciones que denotan una extensa paleta de color. Desde Tyler The Creator a Damon Albarn, Kali se adentra en un álbum debut efervescente e incitante.

6. Kids See Ghosts – Kids See Ghosts

Kids See Ghosts es el mejor puñado de canciones hechas en el año más raro, hasta ahora, de Kanye West. Junto a Kid Cudi, se adentran en los rincones más oscuros de su conciencia para construir un relato que mezcla lamentos con la resignación de algo/alguien que ya no está más. Al mismo tiempo es un estudio personal sobre la lucha contra problemas de salud mental que afectan a ambos de la forma más cálida y sobrecogedora en sus carreras. Un material que brilla por su honestidad y que más allá de las personalidades que lo protagonizan, sirve como testimonio que la fragilidad masculina hasta en los contextos más exitistas.

5. Death Grips – Year of the Snitch

Death Grips, el grandioso trio de rap experimental originario de Sacramento nos iluminó con su sexto álbum de estudio, uno que explora las aristas más viscerales de su discografía. Desde colaboraciones que incluyen a Justin Chancellor, el ilustre bajista de Tool, y Andrew Adamson el director de Shrek, Death Grips explota con un LP que destella locura y beats frenéticos. En “Year of the Snitch” continúan rompiendo los límites que ellos mismos se han impuesto, saturando una cohesiva muestra de experimentación y destellos de una deep web traducida a lo musical.

4. Daughters – You Will Never Get What You Want 

Después de ocho años de inactividad discográfica y tres años de receso, Daughters se pasó desde el año 2015 gestando lo que sería uno de los discos más destacados de este año. Sin embargo, para llegar a materializar el nuevo álbum se necesitaba equipo, práctica y unión entre cuatro personas que ya no estaban acostumbradas a estar en una banda.Si ‘You Won’t Get What You Want’ fuera una película de terror, probablemente estaría dentro de las mejores películas de terror hechas, de esas que quieres ver muchas veces: el tipo de película que te causa siempre las mismas emociones. Daughters se matricula con un disco irrepetible, complejo y terroríficamente real.

Aquí el review completo.

3. U.S. Girls – In a Poem Unlimited

U.S Girls (o Meg Remy) es una mujer que claramente gasta mucho tiempo en su departamento con sus ojos pintados, conectada a un puñado de cajas de ritmo, efectos de pedal, una mezcladora y un Walkman…”. Esa es la descripción de la página de Bandcamp de Meghan Remy, una inquieta música, cantante y compositora que lanzó una buena cantidad de elepés y epés antes de firmar el 2015 por la compañía discográfica 4AD. Aunque se desee ver mejor explotada la faceta trip-hop a futuro,  U.S Girls logra un disco marcado por un crossover de estilos bien novedoso y convincente, más canciones que logran atrapar al auditor en una máquina del tiempo 50 años atrás en el tiempo. ‘In a Poem Unlimited’ logra ser un conjunto diverso de sonidos que logran complementarse de singular manera.

Aquí el review completo.

2. Jack White – Boarding House Reach

Este álbum se gestó utilizando la tecnología de los años 70, dando todo un contexto único al mismo. Y esa apunta a ser la gracia de Boarding House Reach; una pieza que plasma en perfecto orden la esquizofrenia –conocida- del músico de actuales 42 años, que nos ofrece una biopic de sí, acostumbrado a experimentar géneros que se creían olvidados, con tácticas obsoletas, en una proyección futurista. Alguna vez el mismo guitarrista dijo “el rock necesita una inyección de sangre nueva y joven. Algo está a punto de explotar de nuevo”. Es un LP que se disfruta en un loop de al menos 4 ocasiones ahogados en la humeante soledad, sin ideas previa del mismo o de los géneros presentes. Puede sonar cliché, pero debemos olvidar por al menos unas horas que estamos ante Jack White, aquél que vestía de rojo y creaba himnos de estadios. Estamos ante un músico que nos ofrece un panorama de todo su desorden mental, que bordea la locura y por ende la genialidad.

Aquí el review completo.

1. Father John Misty – God’s Favorite Customer

Hace un año Father John Misty advertía sobre un futuro cómico, aunque oscuro. En la actualidad el compositor deja de mirar hacia adelante y en su lugar mantiene una constante conversación consigo mismo. “God’s Favorite Customer” es un melancólico relato sobre desesperanza, amor, fama y religión. Todas las aristas que de una u otra forma componen al artista detrás de la voz principal. Bajando las revoluciones, cada corte es simple aunque efectivo, rememorante de los primeros años del estadounidense, aunque con toda la madurez y sabiduría de los años encima. La travesía de un hombre descubriendo su propio dolor y abriéndose de la forma más emocional que un padre puede hacerlo.

Aquí el review completo.

Iconos a Cielo Abierto: Cerati

Noticias

Metallica llega al Cine junto a la Sinfónica de San Francisco

Noticias

Metallica llegará a Chile en abril 2020… ¡junto a GVF!

Noticias

Rubio estrena video para Pájaro Azul

Noticias

Connect